No se ocurre otro tema más importante. Dijo Ángela Merkel, la primera ministra alemana, que está de acuerdo con Emmanuel Macron, el presidente francés, en que debe crearse un ejército europeo. Cuando eso suceda, habrá terminado, realmente, el siglo XX y el mundo de la posguerra.

Macron y Merkel desconfían de la firmeza de Donald Trump. Tienen razón para ello. Al presidente norteamericano le incomoda el artículo quinto del tratado de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Ese que obliga a todos los miembros de la alianza a defender, incluso con las armas, a algún miembro de la alianza que haya sido atacado por otra nación.

El abono del pago de los gastos de la OTAN, que Trump reclama con energía a los países atrasados —un 2% del PIB de las naciones que la integran— parece ser una coartada del presidente norteamericano. Realmente le gustaría salirse de una alianza en la que no cree, como buen y genuino nacionalista "antiglobalización".

El problema se hizo evidente tras el ingreso de la República de Montenegro en la OTAN. Montenegro es un pequeño país de los Balcanes, la antigua Yugoslavia, con apenas 630 mil habitantes, carente de cualquier clase de interés, salvo que allí nació Milovan Djilas, el autor de La nueva clase. Se integró recientemente a la OTAN para librarse de un zarpazo de Rusia.

El periodista Tucker Carlson, de Fox News, le hizo la pregunta clave a Trump: "¿Por qué nuestros hijos tendrían que pelear o morir por defender a Montenegro?". Trump dijo que él se cuestionaba lo mismo, calificó de muy agresivos a los montenegrinos, y los asoció a una hipotética tercera guerra mundial.

Fueron estos truenos los que despertaron a Macron. Aunque el artículo quinto del tratado solo ha sido invocado una vez, y fue por George W. Bush, tras el ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre del 2001, los líderes de Europa saben que es cuestión de tiempo que la alianza con Estados Unidos se debilite hasta, primero, la insignificancia y, luego, la extinción.

Esto dejaría a Europa al alcance de Rusia o China, salvo que exista un elemento disuasorio creíble: un ejército lo suficientemente poderoso que tendría dos consecuencias fundamentales, por una punta, impediría que Rusia o China se atrevieran a atacar o extorsionar a los europeos, y, por la otra, mantendría a los militares ocupados y sin tentaciones de ocupar las casas de gobierno.

Esto último es muy importante. Ortega y Gasset dijo y repitió: "España es el problema y Europa, la solución". Especialmente cuando las dos cabezas, Francia y Alemania, se unen para defender un común propósito: impedir la guerra y preservar el sistema de la democracia liberal que tan buen resultado le ha dejado al continente.

No debe olvidarse que en Europa radica no solo el origen de las libertades, los derechos humanos y la revolución industrial. Las querellas más sangrientas de la historia se han librado en suelo europeo. La devastadora Guerra de los Treinta Años (1618-1648) se riñó allí y costó ocho millones de muertos que se entremataron en nombre de Dios con cuchillos, lanzas y precarias armas de fuego. La de Sucesión (1701-1714), por el trono de España, anduvo por los casi dos millones. Ambas guerras fueron mundiales, con diversos contendientes y ramificaciones internacionales.

¿Para qué seguir? Son innumerables los conflictos bélicos que han encharcado a Europa. Entre otros, la Guerra de los Nueve Años, la de los Siete —remoto punto de partida de Estados Unidos, aunque entonces nadie pareció advertirlo—, las napoleónicas, hasta llegar a los mataderos de la Primera y la Segunda Guerras Mundiales.

Fue esta certeza histórica, unida a los horrores de la Segunda Guerra Mundial, lo que llevaron a Roosevelt-Truman a abandonar el tradicional aislacionismo norteamericano (recomendado nada menos que por George Washington), y a decidirse a encabezar al "mundo libre", resolución que se tradujo en los acuerdos de Bretton Woods, la OTAN, el Plan Marshall, la CIA, la OEA y el resto de los mecanismos que hoy languidecen tras varias décadas de eficacia decreciente.

Desde luego, la tarea de crear ese ejército europeo será muy difícil, pese a que Francia domina el arma nuclear y Alemania, junto al resto de la Unión Europea, poseen el músculo económico para llevarlo a buen puerto. Ojalá se consiga, pese a todo. La frase de Ortega y Gasset pudiera extenderse a todos los países del Viejo Continente. El problema es cada uno de ellos. Europa es la paz y la solución. Trump es el síntoma de unos vínculos políticos que se debilitan. Lo mejor es admitirlo, como han hecho Merkel y Macron. Era mucho más fácil y barato sobrevivir bajo la tutela americana, pero parece que eso pronto no será posible. Otra era llama a las puertas.

El autor es escritor y periodista nacido en Cuba.