Seguramente muchos anotaron este deseo en la lista para este 2020, y de repente aquí estamos, a día 62 de una cuarentena, o distanciamiento social obligatorio, en medio de una pandemia mundial.

Si bien comenzamos a vislumbrar como algunos pocos sectores empiezan a reabrirse y adaptarse a esta “nueva realidad”, es un hecho que estamos en un momento de plena incertidumbre. No es novedad la crisis económica que nos acompaña a nivel global.

Desde el día 1 venimos viendo noticias acerca de crisis de industrias, desempleo, suspensiones, recortes de salario, entre varias otras. La Organización Mundial del Trabajo (OIT) anunció que la actual crisis podría llevar al desempleo a más de 25 millones de personas en todo el mundo.

La realidad es que la incertidumbre nos acompaña en todos los ámbitos. ¿Encontraré trabajo o ese cambio que tanto buscaba?

Por supuesto que no es igual buscar un empleo que buscar el cambio. Así y todo, esto genera una gran frustración, podemos dedicar muchas horas y trabajo a nuestra búsqueda y, así y todo, no tener resultados.

Hoy, encontrar este trabajo que tanto buscamos, no es una tarea fácil, y claro está, no podemos dejar al margen el contexto de crisis que nos acompaña. Por eso resulta clave poder establecer un plan para llevar adelante nuestra búsqueda.

Si bien cada uno encontrara su mejor opción, recomendamos establecer de antemano cuánto tiempo dedicaremos a diario para esta búsqueda, ya sea ampliando nuestra red de contactos, mejorando nuestro CV, o aplicando a posiciones en portales de empleo.

Establecer este plan nos ayudará a disminuir la ansiedad que surgirá en el camino y también poder visualizar todo el trabajo que ya hemos realizado.

Para los que están en búsqueda de ese cambio, surge la duda ¿hoy, es una buena idea cambiar de trabajo?

Primero y principal debemos preguntarnos qué nos motiva a este cambio, es importante identificarlo ya que será determinante a la hora de decidir cuál es la mejor opción. ¿Busco una mejora económica? ¿Un desafío profesional? ¿Me interesa aprender una actividad nueva o especializarme en alguna otra?

El decidir comenzar la búsqueda no implica que en el mientras tanto podamos encontrar estos motivantes en nuestro empleo actual. Si buscamos un nuevo desafío, hasta encontrar el empleo “soñado” puedo proponer tomar nuevos retos, nuevas ideas, aprender alguna nueva tarea o buscar una nueva manera de llevarla adelante.

A la hora de decidir el cambio, aparece el mayor temor: frente a una reducción de personal verse como los mas afectados o expuestos a un despido, ¿vale la pena poner en juego mi estabilidad en este contexto? Se suman, además, el temor de comenzar “a distancia”, como se toman los nuevos procesos, la integración al nuevo equipo y la nueva cultura.

La realidad es que, si bien estamos atravesando un contexto de crisis, no por eso, podemos obtener la propuesta que tanto buscamos. Es importante evaluar nuevos factores como por ejemplo qué estabilidad tiene la compañía, que rubro o sector implica y cuáles son sus proyecciones.

¿Se puede encontrar o cambiar de trabajo en tiempo de pandemia? Sí claro que se puede, tiene unos condimentos extra, pero se puede. Lo importante es no desesperar, establecer agendas, prioridades, ampliar nuestra red de contactos, armar y rearmar nuestro CV, pedir consejos, y seguir capacitándonos para ser “mejores candidatos”. Hoy el mundo del trabajo nos pide paciencia, aunque eso no significa que esta podría convertirse en la oportunidad que tanto buscamos.

LinkedIn: Ayelen Kalenok