En la región de los Montes Apalaches de Pensilvania, en el noreste de Estados Unidos, se halla una pequeña población, que un día fue una próspera comunidad minera y terminó convertida en un pueblo fantasma
VIDEOS
COLUMNISTAS
DESTACADAS
VIDEOS