Tiene 47 años y obliga a su marido, de 35, a que se someta al detector de mentiras cada vez que regresa a casa. Revisa sus mails, sus cuentas bancarias y le prohíbe ver fotos de mujeres
VIDEOS
COLUMNISTAS
DESTACADAS
VIDEOS