Colima en alerta por marea roja; estos son los daños a la salud tras comer moluscos con toxinas

Estos organismos dañinos encontrados en la Bahía de Manzanillo paralizan a los mariscos, y pueden ser dañinos para los humanos en caso de consumirse

Guardar

Nuevo

La bahía de Manzanillo, en Colima, permanece en vigilancia debido a la aparición de algas tóxicas para la vida marina y para los humanos, fenómeno conocido como marea roja. (Gobierno del estado de Colima).
La bahía de Manzanillo, en Colima, permanece en vigilancia debido a la aparición de algas tóxicas para la vida marina y para los humanos, fenómeno conocido como marea roja. (Gobierno del estado de Colima).

La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), de Colima, en colaboración con el Sistema Federal Sanitario, ha impuesto un cierre de precaución en las Bahías de Manzanillo donde se recolectan los moluscos bivalvos debido a una alerta por marea roja. Esta medida responde a la detección de especímenes que producen toxinas paralizantes.

Esta acción preventiva se ha tomado tras confirmarse que una alga nociva tiene altas concentraciones de Gymnodinium catenatum y D. caudata, organismos cuyos niveles superan los límites aceptados por la normativa sanitaria actual. Cuando entran en contacto con jaibas, ostiones, y otros mariscos de concha doble expuestos a estas algas, pueden generar toxinas que, al ser consumidas, resultan en enfermedades paralizantes. Aunque las zonas de almacenaje y cosecha se han mantenido fuera de peligro, las autoridades han decidido proceder con cautela para salvaguardar la salud pública.

Manzanillo permanece bajo vigilancia

Además, la Coespris ha informado que a pesar de las complicaciones que presenta el mar de fondo, fenómeno caracterizado por un oleaje largo y continuo debido a tormentas marítimas, se mantiene una vigilancia rigurosa en la región desde Manzanillo hasta los límites con Jalisco. Esta supervisión constante tiene como objetivo adaptar las medidas de precaución necesarias basándose en los análisis obtenidos. Para fortalecer las estrategias de información y prevención, se está trabajando de manera conjunta con el Instituto Oceanográfico del Pacífico y el Centro Regional de Investigaciones Acuícolas y Pesqueras.

La marea roja en Colima provoca parálisis en los moluscos, y podría tener  los mismos resultados en los humanos si se consumen alimentos con estas toxinas. (Douglas R. Clifford/Tampa Bay Times vía AP)
La marea roja en Colima provoca parálisis en los moluscos, y podría tener los mismos resultados en los humanos si se consumen alimentos con estas toxinas. (Douglas R. Clifford/Tampa Bay Times vía AP)

Se ha hecho un llamado a la comunidad y a los profesionales del sector para que sigan de cerca las recomendaciones emitidas por las autoridades sanitarias, enfatizando la importancia de adquirir productos del mar en establecimientos de confianza y manejarlos siguiendo las normas de higiene recomendadas. Este conjunto de medidas busca prevenir impactos negativos en la salud de la población ante la presencia de toxinas marinas.

Efectos en la salud de la marea roja

La ingesta de moluscos contaminados puede resultar en graves intoxicaciones humanas. Algunos síntomas tras consumirlos son adormecimiento y problemas respiratorios, dolor de cabeza, diarrea, vómito, cólicos abdominales, lo que podría llevar a la muerte por paro respiratorio en un lapso de 2 a 12 horas tras comer estos alimentos, de acuerdo con la Secretaría de Salud. Este fenómeno se debe a la acumulación de dinoflagelados tóxicos como Gonyaulax catenella en los tejidos de estos animales marinos. A pesar de la procesación a altas temperaturas, estudios demuestran que las toxinas, específicamente la saxitoxina, pueden retener hasta el 50% de su capacidad tóxica incluso después de ser cocidas a 116°C.

Los síntomas de la marea roja (SENASA)
(Gentileza SENASA)
Los síntomas de la marea roja (SENASA) (Gentileza SENASA)

La exposición a biotoxinas marinas surge del fenómeno conocido como marea roja, cuando comienza la proliferación de algas nocivas, que incrementa el riesgo de intoxicación en aquellos que consumen mariscos crudos o insuficientemente cocidos. Los mariscos bivalvos, que incluyen variedades populares como almejas y ostras, son susceptibles a almacenar estas toxinas debido a sus hábitos alimenticios basados en filtrar material suspendido en el agua. En respuesta al problema para la salud pública, se insta a la implementación de medidas preventivas para proteger a la población, enfatizando la importancia de la información y educación acerca de los riesgos asociados al consumo de estos productos marinos en áreas afectadas por algas tóxicas.

Guardar

Nuevo