Quiénes son los García Corrales, operadores de Los Chapitos que producen fentanilo desde Oaxaca

Los hijos del “Chapo” Guzmán son una de las facciones del Cártel de Sinaloa más investigadas por autoridades de EEUU

Compartir
Compartir articulo
Los hermanos García Corrales fueron identificados como objetivos prioritarios para el gobierno de EEUU. (Infobae México/Jovani Pérez)
Los hermanos García Corrales fueron identificados como objetivos prioritarios para el gobierno de EEUU. (Infobae México/Jovani Pérez)

En un nuevo intento por debilitar la estructura criminal de Los Chapitos, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones en contra de nueve de sus miembros y un colaborador colombiano.

Un jefe de sicarios, operadores financieros dedicados al blanqueo de activos, distribuidores de droga y especialistas en procesos químicos son algunos de los perfiles contemplados por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC).

De la lista destacan los hermanos Martín y Leobardo García Corrales, a quienes el gobierno estadounidense identifica como personajes de alta relevancia por su cercanía con Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada.

Entre los aspectos por los que los hermanos García Corrales son un objetivo prioritario para EEUU está su posición como productores de fentanilo y metanfetamina a gran escala en Sinaloa. Además, según las investigaciones, también serían los responsables de llevar la producción de fentanilo al estado de Oaxaca.

Ambos hermanos son buscados por autoridades estadounidenses. (Departamento de Estado de Estados Unidos)
Ambos hermanos son buscados por autoridades estadounidenses. (Departamento de Estado de Estados Unidos)

Una acusación emitida por la Corte del Distrito Sur de Nueva York el 14 de abril de 2023, a la cual Infobae México tuvo acceso, establece que en una reunión celebrada el 19 de septiembre de 2022 en un restaurante de la Ciudad de México, Leobardo García Corrales, alias “Leo” de 53 años, advirtió que se llevaría sus laboratorios de fentanilo a Oaxaca.

Dichas instalaciones, aseguró el colaborador del Cártel de Sinaloa, serían capaces de producir cerca de una tonelada de fentanilo a partir de los precursores químicos recibidos desde China.

Además, presumió que uno de los más grandes laboratorios que se hayan asegurado en Guatemala le pertenecía a él y a su “buen amigo”, “El Chapo”.

Por otro lado, Martín García Corrales, alias “Tano”, estaría mayormente involucrado en actividades como el tráfico de armas.

Martín García Corrales negoció la compra de cientos de armas a cambio de fentanilo. (Corte del Distrito Sur de Nueva York)
Martín García Corrales negoció la compra de cientos de armas a cambio de fentanilo. (Corte del Distrito Sur de Nueva York)

Las investigaciones de EEUU refieren que el 14 de noviembre de 2022 “Tano” se reunió con Humberto Beltrán Cuen, alias “Don Chino”, en un restaurante de Mazatlán, en donde acordaron que García Corrales le compraría cientos de rifles automáticos, fusiles calibre .50 y granadas a cambio de fentanilo.

El arsenal solicitado por “Tano” incluyó 500 rifles AR-15 (la mitad de ellos equipados con lanzagranadas), 20 granadas propulsadas por cohetes, 500 chalecos antibalas y 500 pistolas de mano.

A manera de pago parcial, en febrero de 2023 subalternos de Martín García Corrales entregaron un total de 33 kilogramos de fentanilo en distintos domicilios de Los Ángeles, California. El narcótico usado en la negociación provenía de los laboratorios de su hermano Leobardo.

Por información que lleve a la captura de cada uno de los hermanos García Corrales, el Departamento de Estado y la Administración de Control de Drogas (DEA) ofrecen una recompensa de hasta cuatro millones de dólares.

Los cargos que se les imputan son conspiración para importar fentanilo a EEUU y posesión de armas de fuego y artefactos destructivos. Por estos delitos, la justicia de aquel país podría penarlos con una condena mínima de 40 años de prisión, o bien, con cadena perpetua.