Lydia Cacho y su periodismo feminista y rebelde llegan al Hay Festival 2023

La periodista mexicana es una de las invitadas al evento cultural que se llevará a cabo en Cartagena de Indias durante los últimos días del mes de enero.

Lydia Cacho, periodista mexicana, es una de las invitadas al Hay Festival de Cartagena de Indias en 2023. (Archivo, Hay Festival).
Lydia Cacho, periodista mexicana, es una de las invitadas al Hay Festival de Cartagena de Indias en 2023. (Archivo, Hay Festival).

Hace unos años, Lydia Cacho tuvo que salir de México a la fuerza y terminó exiliándose en España, luego de haber sido secuestrada y torturada por miembros del cuerpo policial de Puebla, bajo las órdenes del gobernador de turno, por sus revelaciones sobre la mafia de la pederastia en el país y la explotación comercial del sexo con menores, con la anuencia de la clase política y varios personajes públicos.

Producto de sus investigaciones, la periodista consiguió destapar a toda una red de tráfico de pornografía infantil y, a raíz de ello, recibió una denuncia penal en su contra, por el supuesto delito de difamación contra el empresario libanés Kamel Nacif Borge, en el estado de Puebla, y haber propiciado el escándalo político que implicó a Mario Plutarco Marín Torres, quien era el gobernador del momento, por el Partido Revolucionario Institucional.

Todo lo que aconteció fue registrado por la periodista en el libro “Los demonios del Edén”, que se publicó en 2005. Cuando salió a la luz, Cacho ya tenía encima un año de amenazas por su trabajo, intentando desenmascarar a todos los implicados. Sabía los nombres de los senadores relacionados y uno de ellos habría sido presidente de México si ella no hubiese sacado el libro.

Portada del libro "Los demonios del Edén", de Lydia Cacho, en su edición DeBolsillo (Penguin Random House).
Portada del libro "Los demonios del Edén", de Lydia Cacho, en su edición DeBolsillo (Penguin Random House).

Hubo quienes se opusieron a su publicación e intentaron asustarla para que no continuara con la investigación. Sin embargo, aunque era consciente de que querían asesinarla para evitar que su trabajo fuera revelado, ella continuó adelante. No podía quedarse callada.

A raíz de su labor, hoy es considerada como una de las grandes periodistas de investigación en su país y su trabajo es referente en toda Hispanoamérica.

La suya ha sido una carrera excepcional. Ha publicado alrededor de catorce títulos y recibido varios premios nacionales e internacionales, pero para llegar hasta aquí, ha tenido que pasar por mucho, y en la mayoría de las ocasiones, los obstáculos se le han presentado por el simple hecho de ser mujer.

“Podría haber sido directora de por lo menos tres medios de comunicación, pero ya sé a cambio de qué”, señaló alguna vez en una entrevista. “A las mujeres intentan desacreditarnos por ser mujeres y por nuestra vida privada”.

Su labor en el periodismo ha girado en torno a los infortunios. Por suerte, se ha librado de todos, o casi todos, con gran tino. Su experiencia es una muestra del pundonor que el periodista de hoy puede llegar a demostrar en medio de un oficio que lleva en crisis más años de los que se pueden contar.

Le puede interesar: La escritora española Dolores Redondo prepara maletas para participar en la próxima edición del Hay Festival en Cartagena de Indias con su novela “Esperando al diluvio”

Cacho ha señalado anteriormente que consiguió convertirse en periodista a los 23 años, cuando escribió un reportaje sobre mujeres mayas. “Mi editor lo acabó publicando porque no tenía faltas de ortografía”, dijo en su momento, reconociendo que fue con ellas que aprendió a escuchar y por ello su oficio ha tomado el curso que hoy tiene.

En un momento en el que Cacho cree que las mujeres jóvenes sienten mucha presión por “justificar su presencia en el mundo”, una etapa en la que ella misma se ha encargado de realizar una “arqueología” de su propia vida, los asistentes al Hay Festival de este año, en Cartagena de Indias, podrán escucharla hablar acerca de su recorrido en el periodismo y su publicación más reciente: “Cartas de amor y rebeldía”.

Portada del libro "Cartas de amor y de rebeldía", de Lydia Cacho. (Penguin Random House).
Portada del libro "Cartas de amor y de rebeldía", de Lydia Cacho. (Penguin Random House).

Al interior de estas páginas, la autora reconstruye cuarenta y seis años de diarios, fotografías, intercambios epistolares y memorabilia que ha guardado como, reza la contraportada, si intuyera que terminaría convirtiéndose en una de las pioneras del periodismo feminista mexicano.

Le puede interesar: “La luz revelada”, de Serge Haroche, el libro del Premio Nobel de Física de 2012 que explora los misterios del fenómeno lumínico

En “Cartas de amor y rebeldía”, Lydia Cacho retrata de manera nítida la vida de quien se ha entregado por completo a la búsqueda existencial, al romance, a la pasión, a la poesía y la indignación de vivir en un mundo con injusticias.

La trama es más o menos esta... Son las seis de la tarde de un día de 1975, cuando Lydia Cacho se esconde en un rincón de la habitación que comparte con sus dos hermanas, toma la pequeña libreta que le ha obsequiado su madre y escribe su primer encuentro con la muerte en forma de carta para su amigo Carlos.

Con letra manuscrita, su primer diario revela un México gobernado por el PRI, la descripción de las desapariciones de estudiantes, los policías revisando mochilas a niñas y niños a las afueras del Colegio Madrid. Las contradicciones y rarezas de un país que poco a poco se acostumbra a la violencia y la mentira son narradas desde la pluma de una niña rebelde de clase media que escapa de su hogar porque se niega a aceptar el destino manifiesto decretado por el machismo.

“Antes de sentarme a escribir este libro pasé por un angustioso periplo por Nueva York, California y España. Había pagado una gran cantidad de dinero a un abogado de migración estadounidense para que me consiguiera una visa de trabajo, que fue preaprobada, y dos semanas después Trump ordenó la cancelación de nuevas visas de trabajo para periodistas y escritoras mexicanas. Pasé en silencio incesantes noches de angustia, llantos nocturnos bebidos en soledad en las habitaciones de diez viviendas diferentes. Mientras tanto, sonreía débilmente ante mis amistades y familiares para evitar angustiarlos más. Durante las noches me observaba rumiar la ansiedad alejando ráfagas de pensamientos suicidas frente al espejo, diciéndome cada día: “Lydia, también esto habrá de pasar”(...)” - (Fragmento).

El libro, apunta la editorial, más íntimo y revelador de la periodista mexicana. Una pieza valiente y conmovedora, escrita por esta mujer que ha terminado convertida en símbolo de la lucha por los derechos humanos.

Seguir leyendo: