José Asunción Silva: siglo y medio de un genio de la poesía que terminó con su vida de un disparo con solo 30 años

Cada 27 de noviembre se conmemora un año más del natalicio de una de las voces más importantes de la literatura colombiana en toda su historia; Silva murió de un disparo acosado por la pobreza y el sentimiento de no encajar en el mundo que le tocó vivir

En 2022 se cumplen 157 años del natalicio de José Asunción Silva, uno de los poetas más importantes de la literatura colombiana.
En 2022 se cumplen 157 años del natalicio de José Asunción Silva, uno de los poetas más importantes de la literatura colombiana.

Cada 27 de noviembre se conmemora el natalicio de uno de los poetas más importantes y enigmáticos de la literatura colombiana. José Asunción Silva nació en 1865 y en menos de 30 años consiguió gestar una de las obras más originales de la poesía latinoamericana del siglo XIX.

Si bien su obra conocida es breve, pues mucho de lo que escribió se perdió con el tiempo, tras su muerte adquirió una relevancia capital para las letras colombianas, así como su figura de “poeta maldito” que terminó, incluso, en la memoria colectiva de los bogotanos con leyendas sobre su suicidio y teorías de la conspiración alrededor de un posible asesinato e intentos de terceros por destruir su imagen, mientras aún estaba vivo.

Son alrededor de 150 poemas los que se han registrado tras su deceso, una serie breve de notas críticas y una novela titulada De sobremesa.

Entre sus poemas, probablemente los más famosos sean sus Nocturnos, especialmente el número 3, el cual llegó a aparecer, incluso, en uno de los billetes de 5.000 pesos que el gobierno colombiano imprimió durante un buen tiempo.

Una noche

una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de alas,

Una noche

en que ardían en la sombra nupcial y húmeda, las luciérnagas fantásticas,

a mi lado, lentamente, contra mí ceñida, toda,

muda y pálida

como si un presentimiento de amarguras infinitas,

hasta el fondo más secreto de tus fibras te agitara,

por la senda que atraviesa la llanura florecida

caminabas,

y la luna llena

por los cielos azulosos, infinitos y profundos esparcía su luz blanca,

y tu sombra

fina y lángida

y mi sombra

por los rayos de la luna proyectada

sobre las arenas tristes

de la senda se juntaban.

Y eran una

y eran una

¡y eran una sola sombra larga!

¡y eran una sola sombra larga!

¡y eran una sola sombra larga!

De los distintos conjuntos de poemas que se han publicado, tan solo uno fue organizado y supervisado por el propio Silva, quizá el de mayor calidad y coherencia: El libro de los versos. Lo dejó listo para publicar antes de su muerte. Apareció en 1923 y comprende gran parte del trabajo que realizó entre 1891 y 1896.

Uno de los aportes más notables de Silva a la poesía es la experimentación y la readaptación de la metrica tradicional, la variación de ritmos y acentos, y de estrofas y medidas, con el propósito de minimizar la rigidez del verso, consiguiendo así una mayor musicalidad y expresión de lo que quería hacer sentir.

“La obra de José Asunción Silva fue escrita para el futuro. Para seguir llegando a nuevos lectores. Es un escritor moderno. Un escritor que no se acaba en sí mismo. Su poesía y su prosa son un milagro del oficio”, dice Álvaro Castillo Granada, librero y autor de Un librero, Con los libreros en Cuba y Librovejero, entre otros títulos.

Quien lo haya leído aunque sea una vez, no puede negar la fuerza en cada una de las palabras de Silva. No es solo la autenticidad de su poesía o su actualidad lo que hacen que aún hoy se hable y se discuta su obra, sino la profunda humanidad que expresa. En últimas, eso es lo que termina haciendo que un escritor se convierta en clásico.

“José Asunción Silva fue uno de los primeros poetas colombianos que marcó con su obra a muchos de los escritores de la región. Su trabajo innovador con la métrica, su interés por temas filosóficos profundos y una conciencia cada vez mayor sobre la experiencia de la muerte impregnaron una poesía que fue resistida por algunos (lo cual habla muy bien de su producción). Hoy sigue vigente como estrella cardinal que ilumina la literatura latinoamericana y volver a su obra nos permite comprender cómo se han desarrollado las letras nacionales y del continente. La obra de Silva es tan actual como cualquier otro trabajo escrito en años recientes; es eterna y nos sobrevivirá. No es gratuito que grandes plumas hayan admirado su obra: la chilena Gabriela Mistral escribió como homenaje el poema “El nocturno de José Asunción”; Luis Cardoza y Aragón lo consideró junto a Pombo y Barba Jacob uno de “los tres más grandes líricos de la nación”; Pablo Neruda, Pedro Salinas y Thorton Wilder halagaron su trabajo poético; y Jorge Luis Borges, cuya madre le declamaba “Nocturno” todas las noches, afirmó que Silva “trajo una nueva música al castellano”, le cuenta a Infobae Juan Camilo Rincón, periodista e investigador cultural, autor de Colombia y México. Entre la sangre y la palabra.
El misterio de la muerte del poeta colombiano sigue sin aclararse.
El misterio de la muerte del poeta colombiano sigue sin aclararse.

El tiempo pasa y el enigma de la muerte del poeta sigue generando preguntas. Según la leyenda, en la madrugada del 24 de mayo de 1896, José Asunción Silva se disparó en el corazón con una Smith & Wesson. Supuestamente, poco antes se había hecho pintar una cruz por su médico, Juan Evangelista Manrique. En la habitación en la que se quitó la vida se encontró un libro titulado El triunfo de la muerte. Tenía apenas 31 años cuando se suicidó.

Si ocurrió así o no, es algo que todavía no tiene respuesta. Ni siquiera Enrique Santos Molano, que le dedicó alrededor de 1.000 páginas a la escritura de la biografía del poeta, está realmente convencido. De hecho, escribió la biografía pensando en entender por qué se había matado el poeta y lo que pasó fue que quedó con más dudas.

“La importancia de José Asunción Silva después de más de 150 años de su nacimiento, no solo recae en la belleza de su obra, en la musicalidad de los versos que compuso, en la ruptura con las formas tradicionales de la poesia, sino en algo más profundo, nos demostró que a pesar de tanto sufrimiento, de tantas caídas, de sus innumerables pérdidas familiares y económicas, somos un país que pervive por la belleza, por la búsqueda infatigable del amor”, señala Daniel Ángel, autor de Silva y Sepultar tu nombre, entre otros títulos.

Pasarán más siglos y la obra de José Asunción Silva seguirá más vigente que nunca, de eso no hay duda. Quizá, también, el misterio de su muerte, pero esa es otra historia.

SEGUIR LEYENDO: