José Donoso: el impulsor de la “generación emergente” chilena

En octubre de 2022, el autor de “El obsceno pájaro de la noche” habría cumplido 98 años. Su legado sigue siendo uno de los más importantes de la literatura latinoamericana.

José Donoso y sus 98 años en 2022. Diseño a partir de fotografías: Jesús Avilés/Infobae.
José Donoso y sus 98 años en 2022. Diseño a partir de fotografías: Jesús Avilés/Infobae.

Solamente los mortales mueren el día en que su corazón deja de latir. Con los eternos eso no ocurre. Dejan este mundo en cuerpo presente, su corazón ya no late más, pero aún después de la partida, se quedan entre nosotros. Justamente eso ocurrió el 7 de diciembre de 1996, cuando José Donoso cerró los ojos para siempre en su casa de Santiago de Chile, a los 72 años.

Donoso trabajó incansablemente hasta el final de sus días, y ese trabajo suyo es lo que, con el tiempo, lo ha hecho inmortal.

Desde sus inicios, el escritor chileno sorprendió a los lectores con la ambición y rigurosidad de su narrativa. Aquello que escribía, de alguna forma, contaba su propia vida y, al hacerlo, hablaba sobre Chile y América Latina. Cada libro de su autoría que se publicó, exigía que se le leyera en clave autobiográfica. Los relatos, las novelas, los ensayos, todo constituía un fragmento de su memoria.

Siendo muy joven incursionó en la escritura como cuentista. En 1950 apareció su primer relato The Blue Woman, en una publicación norteamericana, mientras cursaba un máster en Literatura Inglesa, en la Universidad de Princeton.

Un poco antes había pasado por The Grange School y el Liceo José Victorino Lastarria, en donde compartió con los escritores Luis Alberto Heiremans y Carlos Fuentes.

Nacido al interior de una familia acomodada de la capital chilena, Donoso fue el mayor de tres hermanos, hijos del médico José Donoso Donoso y Alisia Yáñez Portaluppi, quien era sobrina del priodista Eliodoro Yáñez, fundador del diario La Nación. Quizá ese antecedente permitió, años más tarde, que el joven autor se inclinara por la escritura.

Durante su juventud, Donoso trabajó como oficinista, mientras coqueteaba con la posibilidad de dedicarse a la literatura. En el año 1947 ingresó al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile para estudiar pedagogía en inglés, lo que le permitiría, dos años después, obtener una beca de la Doherty Foundation para viajar a Estados Unidos y estudiar filología inglesa. Y estando allí decidió iniciar su carrera como escritor.

Al inicio de la década del 60 se casó con la pintora María Ester Serrano Mendieta, que sería conocida durante su vida de casada como María del Pilar Donoso. Juntos adoptaron a una niña española, Pilar Donoso, que sería capital para el escritor, en su forma de concebir el mundo.

El escritor chileno José Donoso (i) con su hija Pilar en una foto de 1980. | Efe
El escritor chileno José Donoso (i) con su hija Pilar en una foto de 1980. | Efe

Unos años antes, en 1955, apareció el primer libro de cuentos de José Donoso: “Veraneo y otros cuentos”. La narrativa allí condensada le permitió a la crítica rastrear los temas que el escritor exploraría durante gran parte de su obra. En 1957 se publicó Coronación, su primera novela, y allí surgió aquel aire de autobiografía que haría de todos sus libros un capítulo de su propia vida.

Ya instalado como escritor, Donoso exploró también como traductor. Trabajó durante mucho tiempo así, alternando con sus labores periodísticas, que desarrollaba en columnas en distintas publiciones de Chile y Estados Unidos. En 1966 se publicaron sus novelas Este domingo y El lugar sin límites. Esta última la escribió en México, hospedado por Carlos Fuentes.

Al año siguiente, su nombre ya era un referente de la literatura latinoamericana. Fue uno de los autores que hizo parte del Boom, junto a escritores como el argentino Julio Cortázar, el peruano Mario Vargas Llosa, el colombiano Gabriel García Márquez, y el ya mencionado Carlos Fuentes, entre otros, amparados todos por Carmen Balcells, la arquitecta de uno de los fenómenos editoriales más importantes de Hispanoamérica.

La agente literaria Carmen Balcells posa sonriente con García Márquez, Jorge Edwards, Vargas Llosa, José Donoso y el guionista español Ricardo Muñoz Suay. Faltan Julio Cortázar y Carlos Fuentes
La agente literaria Carmen Balcells posa sonriente con García Márquez, Jorge Edwards, Vargas Llosa, José Donoso y el guionista español Ricardo Muñoz Suay. Faltan Julio Cortázar y Carlos Fuentes

El año 67 representó para Donoso su año dorado. Se asentó en Europa, en donde viviría por más de una década, y su obra adquirió dimensiones comerciales nunca antes vistas. Terminó de escribir El obsceno pájaro de la noche, uno de sus títulos más famosos. “En esta novela Donoso, al que no le gustaban los absolutos, sugiere la degeneración y la destrucción de la burguesía chilena que su cuna le permitió conocer de cerca y que años más adelante le estimularía la imagen de Humberto Peñaloza, “el mudito”, un hombre que es secretario de Jerónimo de Azcoitía, quien ha construido un país para su hijo deforme habitado por criaturas bizarras y monstruos de feria”, dice Aurora Villaseñor, en un texto publicado por la revista Gatopardo.

Portada del libro "El obsceno pájaro de la noche", de José Donoso, en la edición de Alfaguara. Cortesía: Penguin Random House.
Portada del libro "El obsceno pájaro de la noche", de José Donoso, en la edición de Alfaguara. Cortesía: Penguin Random House.

“José Donoso fue muy lúcido y agudo en su forma de adentrarse en ciertos aspectos de la sociedad chilena (…) las apariencias y los secretos (especialmente de clase alta), la enorme desigualdad social, los extremos a los que puede llegar la precariedad económica y la desesperación. Todas las máscaras detrás de las que podemos escondernos. El suyo es un retrato doloroso y feroz de una sociedad fracturada”, le contó la novelista María José Navia a the Clinic, en 2018.

En este tiempo, Donoso publicó Historia personal del “Boom” (1972), Tres novelitas burguesas (1973), Casa de campo (1978) y La misteriosa desaparición de la marquesita de Loria (1980). La temporada de premios fue más que nutrida en esos años y durante toda su carrera fue reconocido con alrededor de once galardones. Además, su obra se empezó a traducir a varios idiomas.

José Donoso. Imagen tomada de: ABC Cultural.
José Donoso. Imagen tomada de: ABC Cultural.

Empezando la década de los 80, regresó a Chile y “El jardín de al lado” vio la luz, así como su único libro de poesía, Poemas de un novelista. Trabajó textos sobre cine y teatro, y nunca paró de escribir, así fuera su nombre sobre una servilleta. “Donoso sufrió la escritura: fue un hombre atormentado por sus miedos y demonios, pero nunca dejó de mirar de frente a un Chile que se iba, aunque en ese ejercicio se le fuera la vida. Sufrió períodos de “seca literaria” cada vez que terminaba un texto y fue víctima de una inseguridad que nunca lo abandonó”, dijo el periodista Joaquín Castillo.

En 1990, recibió el Premio Nacional de Literatura y escribió cinco novelas monumentales que nunca terminó. Una vez dijo: “Yo no sé vivir fuera de la literatura”.

José Donoso, 1981. Fotografía de Elisa Cabot / Wikimedia.
José Donoso, 1981. Fotografía de Elisa Cabot / Wikimedia.

El escritor Mario Vargas Llosa escribió en 1996 que Donoso fue “el más literario de todos los escritores que he conocido, no sólo porque había leído mucho y sabía todo lo que es posible saber sobre vidas, muertes y chismografías de la feria literaria, sino porque había modelado su vida como se modelan las ficciones, con la elegancia, los gestos, los desplantes, las extravagancias, el humor y la arbitrariedad de que suelen hacer gala sobre todo los personajes de la novela inglesa, la que prefería entre todas (...) Todo en José Donoso fue siempre literatura, pero de la mejor calidad, y sin que ello quiera decir mera pose, superficial o frívola representación”.

“José Donoso no murió porque su literatura no se va acabar nunca”, dice Montserrat Martorell, escritora y periodista chilena, autora de La última ceniza. “Y lo comprobamos cuando leemos Casa de campo, Coronación, El lugar sin límites o El obseno pájaro de la noche. Un hombre que vivió la literatura, que la pensó, que se obsesionó con las tramas, con los personajes, con los espacios. El otro día lo fui a ver a su tumba, en Zapallar, y pensé lo de siempre: qué bien escribiste, Pepe. En sus novelas hay erotismo, decadencia, realidad, detalles, imágenes que tienen el sonido de un golpe, la forma de un laberinto, el pulso de un hombre cuya vocación no es otra que la de la angustia y el delirio”.

El librero colombiano Álvaro Castillo Granada señala que la obra de José Donoso es el retrato despiadado de la clase media chilena de la primera mitad del siglo XX. “Observada y contada a través de la lente de un observador privilegiado que, desde sus lecturas, decide narrarla valiéndose del grotesco, el esperpento y el humor. Era un narrador fino. Alumno privilegiado de Henry James. Capaz de contar el horror que puede transcurrir en un jardín”, dice.

El escritor chileno falleció muy pronto, como toda la gente que se quiere y a la que uno le desea muchos años de vida, pero tras de sí dejó una obra que lo mantiene entre nosotros.

En octubre de 2022 habría cumplido 98 años y pese a su recorrido y su buen nombre, seguramente se mantendría firme en aquello que le dijo al periodista José Solar en 1973: “Soy una persona llena de titubeos, nunca sé bien para donde voy, no tengo la linea demasiada fija”. Y así seguiría.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Dependía de un varón para escapar de Irak pero en la oficina de pasaportes apareció una solución: debía convertirse en poeta

La periodista y escritora Dunya Mikhail huyó del escenario desplegado por Sadam Husein. Ahora cuenta lo doloroso de esos días en novelas y libros de no ficción.

Ansiedad: un neurocientífico explica cómo erradicarla con trucos al alcance de todos

En su nuevo libro, “Deshacer la ansiedad”, el psiquiatra experto en adicciones y best seller de The New York Times Judson Brewer comparte ejercicios simples de meditación y mindfulness para combatir la “epidemia” que dejó la pandemia. Cómo conocer nuestro cerebro puede ayudar a descubrir los patrones que desencadenan la ansiedad y la vuelven un hábito.

La excelentísima primera novela de Victoria Mas: “El baile de las locas”

La escritora, hija de la cantante Jeanne Mas, ha sido clamada unánimemente por la crítica en Francia y ha recibido numerosos premios por su primer trabajo de ficción, entre ellos, el Renaudot des Lycéens.

En el mes de su nacimiento, una buena oportunidad para revisitar los relatos de Woody Allen : “Cómo acabar de una vez por todas con la cultura”

El reconocido cineasta llegó a sus ochenta y siete años como una de las figuras más originales del cine en la segunda mitad del siglo XX. Además, comediante, actor y escritor.

“Criacuervo”: el homenaje de Orlando Echeverri Benedetti a los perdedores cumple cinco años

El escritor cartagenero publicó en 2017, de la mano de Angosta Editores, su segunda novela, una de las mejores piezas de la literatura colombiana en los últimos años.
MAS NOTICIAS