Anne Rice: “Entrevista con el vampiro” la convirtió en la reina del inframundo

La escritora norteamericana fue una de las más populares de su tiempo. Su serie de “Crónicas Vampíricas” sigue cultivando lectores después de casi cincuenta años

Anne Rice. Diseño a partir de fotografías: Jesús Avilés/Infobae.
Anne Rice. Diseño a partir de fotografías: Jesús Avilés/Infobae.

Si los libros de Stephenie Meyer marcaron toda una generación de adolescentes al inicio de la década de 2010, los de Anne Rice se hicieron cargo de toda una época. Los 80 fueron el escenario ideal para un sin fin de eventos que han trascendido en la historia, en relación con la cultura pop; entre ellos, la publicación de varios de los libros que integran las “Crónicas Vampíricas, la célebre serie de la autora norteamericana.

La primera entrega de la serie es la famosísima “Entrevista con el vampiro, que vio la luz en el año 1976. La novela cuenta la historia de Louis de Pointe du Lac, un joven de Nueva Orleans que, atormentado por un sentimiento de culpabilidad por la muerte de su hermano menor, se convierte en eterno habitante de la noche, luego de encontrarse con Lestat de Lioncourt. Juntos se encaminan en una vida interminable que dura más de 100 años. Pero desde el comienzo de esta, los sentimientos más humanos de Louis salen a su paso, en especial el amor, y esto lo condena.

En español, la edición actual del libro circula bajo el sello B de Bolsillo, del grupo editorial Penguin Random House. Con los años, se ha convertido en todo un clásico del género y es posiblemente la historia más original sobre vampiros que se haya escrito hasta ahora.

Portada del libro "Entrevista con el vampiro. Crónicas Vampíricas I, de Anne Rice. Cortesía: Penguin Random House.
Portada del libro "Entrevista con el vampiro. Crónicas Vampíricas I, de Anne Rice. Cortesía: Penguin Random House.

Su adaptación cinematográfica, estrenada en 1994, le permitió ganar aún más fama. La cinta fue dirigida por Neill Jordan y contó con la propia Rice en la escritura del guion. Fue protagonizada por Tom Cruise, Brad Pitt, Antonio Banderas, Stephen Rea, Christian Slater y Kirsten Dunst. Era la primera vez que los vampiros se convertían en sex symbols, y de allí el precedente que viene a tocarle a quienes han interpretado a estos seres de la noche en la pantalla grande y en series como la popular ‘Vampire Diaries’, que también está basada en una serie de libros, pero no de Rice, sino de L.J. Smith.

Con esta entrega inició, pues, el éxito de Anne Rice, que se convirtió en una de las autoras más icónicas de su tiempo. Fue, y sigue siendo, una de las más leídas a nivel mundial. Crónicas Vampíricas está compuesta de 13 libros, publicados todos entre 1976 y 2018. En el camino, la autora publicó alrededor de 28 títulos, entre novela, relato y un libro de memorias.

Anne Rice nació el 4 de octubre de 1941, en Nueva Orleans, al interior de una familia católica de origen irlandés. En su edad adulta se haría cristiana. Su nombre real era Howard Allen Frances O’Brien, y fue la segunda de cinco hermanas. La mayor de las cinco, Alice Borchardt, también fue escritora. Nació dos días después de ella, pero en 1939.

En 1958, luego de que su padre enviudara y se casara por segunda vez, la familia se mudó a Texas. Allí, la joven aspirante a escritora conoció al poeta y pintor Stan Rice, con quien se casí en 1961. Un año después, se asentaron en California y allí tuvieron dos hijos. La niña, Michele, que llegó en 1966, falleció a los cinco años debido a una leucemia. Aquel episodio fue capital para los Rice y no lograron reponerse del todo. Algunos críticos señalan que hay estaría el germen de las obras de Anne, quien vio en la muerte y el existencialismo sus grandes temas. En 1978 nació Christopher Rice, quien con los años seguiría el oficio de su madre como escritor, aunque no con el mismo éxito.

Como escritora, Rice publicaría algunos de sus relatos con los pseudónimos Anne Rampling y A.N. Roquelaure. Sus primeros textos exploraban temas como el horror y la lujuria, y varios de sus personajes tenían sentimientos homoeróticos. Bajo estos pseudónimos dio a conocer los libros que conforman su Tetralogía de la Bella Durmiente, pero no fue sino hasta que se graduó del programa de escritura creativa en la Universidad Estatal de San Francisco que se atrevió a usar el nombre de Anne Rice, con la primera entrega de Crónicas Vampíricas.

Para 1998, Rice era ya una reconocida escritora con una amplia producción literaria. En ese año, entró en coma, luego de que se le diagnosticara diabetes. Tras superar el episodio, tuvo que seguir un tratamiento con insulina que la acompañó durante buena parte de su vida.

Dedicada de lleno a la escritura y en compañía de su esposo y su hijo, la escritora vio como la fama se adueñaba de sus días. Las adaptaciones audiovisuales de sus libros y el boom de las novelas de vampiros, le permitieron ganar cada vez más notoriedad. De repente, las regalías que llegaban de sus libros superaron lo imaginado. Hace parte de ese reducido, pero aclamado, listado de escritores cuyos libros se venden por montón en todo el mundo. Quizá, junto a nombres como el Stephen King, J.K. Rowling o Gabriel García Márquez, su obra es de las que más lectores acoge en todo el globo, después de la Biblia.

La escritora Anne Rice fue una de las más leídas en su momento. (Gettyimages)
La escritora Anne Rice fue una de las más leídas en su momento. (Gettyimages)

Tras cuarenta y un años de relación, Stan Rice, que había cumplido los 60 un mes antes, falleció víctima de un cáncer cerebral, el 9 de diciembre de 2002. Su muerte le generó una profunda depresión a la escritora y su batalla contra el sobrepeso se tornó más compleja. Llegó a pesar alrededor de 115 kilos. Saturada de todo esto, en enero de 2003 se sometió a una cirugía de bypass gástrico y un año después, se alejó de todo. La agotaba la fama y la ausencia de su esposo. Sus fanáticos acampaban durante meses enteros afuera de su casa. En el suburbio de Jefferson Parish, en Luisiana, encontró la tranquilidad que necesitaba.

Rice continuó escribiendo durante toda su vida. Su último libro se publicó en 2018. Planeaba trabajar en una nueva obra, cuando de repente murió, el 11 de diciembre de 2021, tan solo dos días después de recordar el fallecimiento de su esposo, 19 años atrás.

Anne Rice en su casa de Palm Desert (California) en 2015. EFE/ARMANDO ARORIZO/Archivo
Anne Rice en su casa de Palm Desert (California) en 2015. EFE/ARMANDO ARORIZO/Archivo

En 2022, la escritora norteamericana habría cumplido 81 años y, seguramente, estaría al frente de la nueva adaptación de Entrevista con el vampiro, que se echó a andar en formato de serie con producción de AMC. El éxito ha sido tal que ya se ha confirmado una segunda temporada, bajo la batuta de Mark Johnson (’Breaking Bad’, ‘Better Call Saul’), y con Jacob Anderson y Sam Reid como protagonistas.

La obra de Anne Rice, más allá de su éxito comercial, encuentra su importancia en el hecho de que, pese a las críticas, ha conseguido que el género del terror sea considerado como ‘mayoritario’, logrando que los clásicos del género sean reevaluados y apreciados como lo que son: grandes obras de la literatura universal.

El acierto de Rice yace en haberse fijado en aquellos temas que para muchos la hacían una “escritora de segunda”, dando cuenta de que la ambición radica no en los temas sino en la forma en que se abordan. Con ella, el fenómeno del vampiro en la literatura trasciende y adquiere matices elevados. La narrativa y la construcción estética de sus libros ubican en primer plano a esta autora como una de las más importantes de todos los tiempos, en su género y en comunión con todos los otros.

SEGUIR LEYENDO: