El poema de los viernes: la última inocencia de Alejandra Pizarnik

Murió hace 50 años pero los jóvenes la siguen leyendo. Escribió desde el mundo de la posguerra, con una subjetividad exacerbada, siempre un poco niña. Se la llevó una sobredosis de seconal. Aquí, cinco de sus poemas.

Alejandra Pizarnik. Una voz que sigue resonando. (Flia D'Amico Digisi. Cedida por editorial Huso/EFE)
Alejandra Pizarnik. Una voz que sigue resonando. (Flia D'Amico Digisi. Cedida por editorial Huso/EFE)

“alejandra alejandra/ debajo estoy yo/ alejandra” (‘solo un nombre’) escribe Flora, ‘Blímele’ Pizarnik, en su segundo libro La última inocencia, de 1956, bajo la firma de Alejandra Pizarnik. Un nombre y un apellido que aún hoy trasciende las fronteras de la literatura y la poesía argentina a 50 años de su muerte, que se cumplen este domingo.

Nació en Avellaneda en 1936 y murió tras una sobredosis del somnífero Seconal, el 25 de septiembre de 1972. Publicó en vida ocho poemarios: de La tierra más ajena (1955) a El infierno musical (1971). Su obra estuvo signada desde un principio, con apenas 19 años, por las lecturas del simbolismo, el existencialismo y el surrealismo francés. Esto último sucedió gracias a su mentor y amigo Juan Jacobo Bajarlía, a través de quien conocería a intelectuales y artistas vinculados a las vanguardias del Río de la Plata como Aldo Pellegrini, Oliverio Girondo, Norah Lange, Juan Battle Planas, Enrique Pichon Riviere, Olga Orozco y Enrique Molina. A ellos se sumarían se sumarían luego, durante su estadía en París entre 1960 y 1964, Aurora Bernárdez, Julio Cortázar, Blanca Varela, Octavio Paz y otros más.

Pero Alejandra Pizarnik les imprimió a estas influencias un carácter único. Desde un principio construyó entre ella misma y su escritura- una búsqueda existencial explicitada en sus diarios- lo que César Aira llama en su poesía “subjetividad exacerbada”. Es un gesto que toma de los poetas malditos Arthur Rimbaud y el Conde de Lautréamont, de quienes los surrealistas reivindicaban la unión de vida y obra ya en su primer Manifiesto de 1924.

Tapas Alejandra-Pizarnik
Tapas Alejandra-Pizarnik


Fue construyendo así un estilo propio -gracias a los recursos de la escritura automática, las metáforas inesperadas y las imágenes oníricas- afín a esta vanguardia que tanto apreciaba. Edificó con ellos un lirismo abismal donde el yo está muchas veces desdoblado, herencia de los profetas hebreos y de los místicos españoles. Entonces, adaptó su poética a una tierra sin dios, de la posguerra mundial europea, junto con una forma concisa y al mismo tiempo dramática en su propia voz: “Ningún maestro espiritual, ninguna palabra consoladora venida de afuera” (Diarios, París, 19 de diciembre de 1964)

Aquí encontramos la poesía de Pizarnik más auténtica, más citada y más leída. Una poesía que nos habla y nos encanta por su brevedad y ritmo, por su sintaxis despojada, casi de epitafio, agónica: “un golpe del alba en las flores/ me abandona ebria de nada y de luz lila/ ebria de inmovilidad y de certeza” (’27′, El árbol de Diana, 1962) o “La muerte siempre al lado. Escucho su decir/ Solo me oigo” (‘Silencios’, Los trabajos y las noches, 1965).

Porque aquí está la mujer-poeta. La Alejandra Pizarnik que, en su sexualidad abierta, libre e inquietante para su época, cercana a la niña eterna y perdida de su querida Alicia del ‘país de las maravillas’, con su vida de desdichas y una muerte tan temprana, sigue atrayendo sin cesar a jóvenes lectoras y lectores hacia su poesía que, a pesar del paso del tiempo, no parece vaya a envejecer ni a callar.

Tapas Alejandra-Pizarnik
Tapas Alejandra-Pizarnik


La última inocencia

Partir

en cuerpo y alma

partir.

Partir

deshacerse de las miradas

piedras opresoras

que duermen en la garganta.

He de partir

no más inercia bajo el sol

no más sangre anonadada

no más formar fila para no morir.

He de partir.

Pero arremete ¡viajera!

(de La última inocencia, 1956)

  Alejandra Pizarnik
Alejandra Pizarnik

23

una mirada desde la alcantarilla

puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos

(de El árbol de Diana, 1962)

En la otra madrugada

Veo crecer hasta mis ojos figuras de silencio y

Desesperadas. Escucho grises, densas voces en el anti-

guo lugar del corazón.

Escrito en El escorial

te llamo

igual que antaño la amiga al amigo

en pequeñas canciones

miedosas del alba

(de Extracción de la piedra de la locura, 1968)

Cold in hand blues

y qué es lo que vas a decir

voy a decir solamente algo

y qué es lo que vas a hacer

voy a ocultarme en el lenguaje

y por qué

tengo miedo

(de El infierno musical, 1971)

SEGUIR LEYENDO


Últimas Noticias

Murió el rapero Coolio, cantante de Gangsta’s Paradise

El éxito del tema de 1995 estuvo impulsado por el video que protagonizó Michelle Pfeiffer, actriz de “Mentes peligrosas”

“El libro de nuestras ausencias”: una novela sobre la búsqueda de desaparecidos en fosas clandestinas del norte de México

La segunda novela de Eduardo Ruiz Sosa se desarrolla en el contexto del norte del territorio mexicano, lugar donde se han reportado más de 52 mil desapariciones, cifra a la cual se siguen sumando víctimas

El Senado bonaerense dio media sanción a la ley de “Pirotecnia Cero”

El proyecto plantea la prohibición de la venta y el uso recreativo de artículos de pirotecnia de alto impacto sonoro, que dañan la salud y el ambiente

El mexicano Hugo Hiriart se aleja de las novelas para reflexionar sobre la religión en “Lo diferente: Iniciación en la mística”

El escritor mexicano se da la oportunidad para explorar de forma literaria uno de los temas que más lo ha fascinado desde su formación en la niñez hasta la consolidación de su carrera como escritor, la carga religiosa de este texto ha sido considerado como una rareza de la literatura.

Miles de carpas, baños químicos y un escenario frente al Ministerio de Desarrollo Social: Qué hay detrás del acampe piquetero

Las organizaciones piqueteras extienden la protesta y amenazan con quedarse indefinidamente acampando. Exigen más planes y asistencia alimentaria. Instalaron 40 baños portátiles en plena 9 de Julio. Cuál es la postura del Gobierno
MAS NOTICIAS