El filósofo coreano Byung-Chul Han revela en su nuevo texto, “Infocracia”, cómo las nuevas tecnologías pueden influir en los procesos democráticos

El autor, nacido en Seul, alerta cómo el mundo ha cambiado debido a la influencia de las redes sociales y la información, asegura que los datos que los ciudadanos brindan en la red les pueden quitar la libertad


El mundo ya cambió y tras esta transición el universo digital empezó a tener un gran poder gracias a la digitalización, hoy el mundo gira en torno a la información y los datos que se encuentran en la internet; por lo menos así lo asegura el filósofo coreano Byung-Chul Han en su nuevo libro, Infocracia, donde sostiene que “el factor decisivo para obtener el poder no es ahora la posesión de medios de producción, sino el acceso a la información”.

No solo, afirma el autor nacido en Seul, se trata de obtener datos, sino, básicamente, de conocer, utilizar y pronosticar el comportamiento de las personas en una fórmula de “datos y ganado consumidor” que busca la dominación del paradigma digital. ¿Qué tiene que ver ese paradigma digital con la democracia? El texto de Byung-Chul Han busca explicar cómo el manejo de la información puede servir para dominar el capitalismo industrial y la democracia occidental.

Infocracia
Infocracia

El autor plantea que la sociedad puede ser sometida y transformada a partir de la información, convirtiendo a los humanos en “ganado” sumiso, las personas se creen libres, auténticas y creativas que se producen y se realiza a sí mismas, pero de lo que no se dan cuenta es de que están siendo dóciles al régimen de la información.

Una crítica más es lo que se genera a través de las redes sociales, donde ya lo disciplinario y la biopolítica están dominando terreno digital. “Para la sociedad capitalista lo más importante era lo biopolítico, lo biológico, lo somático, lo corporal”. Los algoritmos y la inteligencia artificial ya es parte de esta supuesta libertad que tiene el hombre, pero que se deja influenciar por la llamada libertad.

Ahora esa crítica que se hace va a depender de la información que se manda a través de los teléfonos inteligentes, tendencias y datos que se brinda al internet y que de ella va a generar estos gustos hacia los demás: los objetos de estética y fitness ya están bajo el flujo de la industria de la belleza.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

A su vez uno de los temas que también aborda Han es la de la transparencia, pero ¿qué quiere decir y qué relación hay con la infocracia? Pues según en su texto, señala que “La transparencia no es sino la política de hacer visible el régimen de la información”.

Se refiere a la pérdida del alcance de la cual “el imperativo de la transparencia permite que la información circule con libertad”. Lo que quiere decir Han es que no son las personas libres, la información es la que se encuentra libre “la prisión digital es transparente”.

Otro elemento que nos somete a una vigilancia constante, a nuestra libertad, son los smartphones, los motores de búsqueda, asistentes de voz o las Smart apps que van haciendo un registro minucioso de nuestra vida cotidiana el cual “el ´like´ excluye toda revolución”.

“Nos creemos libres, mientras nuestras vidas están sometidas a toda una protocolización para el control de la conducta psicopolítica. En el régimen neoliberal de la información, no es la conciencia de la vigilancia permanente, sino la libertad sentida, lo que asegura el funcionamiento del poder”.

Infocracia
Infocracia

Sin embargo, en esta época donde supuestamente la verdad la podemos encontrar en muchas partes, se convierte en el nuevo nihilismo del siglo XXI donde ya “perdemos la fe en la propia verdad”.

Además, en esta era de las fakenews y de la desinformación Han hace referencia que el mundo ya vive en un universo desfactificado, donde hay una crisis de la verdad y el régimen de la información desplaza a la verdad.

SEGUIR LEYENDO: