A 51 años del asesinato de Sharon Tate, el recuerdo de la integrante más joven de la Familia Manson

Dianne Lake formó parte de la secta entre sus 14 y sus 16 años y su testimonio fue clave para la condena a Charles Manson y a los autores del crimen de la actriz y sus amigos. En un diálogo con Infobae, narró todos los detalles de cómo se construyeron los asesinatos dentro de la "Familia"

jcavanna@infobae.com
Entrevista a Dianne Lake, ex miembre del Clan Manson

Este artículo es un extracto de la historia “Así fue mi vida con Charles Manson”, publicada por Infobae el 8 de septiembre de 2019 y que formó parte de las 100 notas más leídas en todo el mundo durante ese año, según la consultora Chartbeat.


Fue el crimen que cambió para siempre la imagen de Hollywood. En una ciudad de Los Ángeles donde en ese 1969 todavía emergían cambios revolucionarios en el tejido social, el asesinato de la actriz, pareja y musa de Roman Polanski, Sharon Tate, conmocionó a la comunidad mundial.

Esa madrugada del 9 de agosto de 1969, hace 51 años, la hoy ya célebre Familia Manson salía a la luz. Bajo el ala de Charles Manson, un líder tan carismático como peligroso, un grupo de jóvenes integrantes de su secta asesinaron a puñaladas a la artista, que cursaba su octavo mes de un embarazo, y a otras siete personas en un hecho que sacudió las esferas del jet set estadounidense y la comunidad del espectáculo de todo el planeta.

Infobae dialogó en exclusiva con Dianne Lake, quien fuera la integrante más joven de la secta y que integraría la Familia entre sus 14 y 16 años.

Lake no formó parte de la organización y la ejecución de los asesinatos. De hecho, su testimonio en el juicio se convirtió en una de las claves como para que la justicia pudiera condenar a los autores materiales y a Manson, el ideólogo de ese plan siniestro.

Charlie tenía la misteriosa habilidad de leer a las personas, de conocer las debilidades de las personas y sus necesidades. Y él era capaz de convertirse en esa persona que ellos necesitaban que fuera. Te encontrabas totalmente extasiado por quién era él. Porque él llenaba tus necesidades. Y todo eso era parte de su estafa. Eso formaba parte de su habilidad para atrapar a la gente”, le dijo Lake a Infobae a través de una videollamada.

La actriz Sharon Tate tenía 26 años al momento de ser asesinada (Twentieth Century Fox)
La actriz Sharon Tate tenía 26 años al momento de ser asesinada (Twentieth Century Fox)

La mujer, que hoy tiene 67 años y vive en los suburbios de Los Ángeles con un perfil extremadamente bajo, ingresó a la familia en 1967, con apenas 14, después de acompañar a su familia hippie a bordo de una casa rodante durante más de un año y de sentir que necesitaba encontrar un lugar propio, algo que le perteneciera.

Yo definitivamente sentía que éramos como una familia. Trabajábamos juntos para obtener comida. Al principio simplemente nos divertíamos. Entonábamos las canciones de Charlie, las aprendíamos, él tocaba la guitarra y pasábamos el día consiguiendo comida para todos. Limpiábamos la casa. Eran actividades cotidianas”, afirmó Lake.

Así, todo el primer año de la familia se resumió en alegría completa: canciones, poesías, sexo, empatía, identificación y acompañamento total.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, comenzaría a florecer el lado oscuro de Manson, quien entre 1951 y 1967 había pasado la mayor parte de su vida encerrado en Institutos de Menores y prisiones de adultos por diversos delitos.

Dianne Lake, pocos meses antes de ingresar a la Familia Manson
Dianne Lake, pocos meses antes de ingresar a la Familia Manson

Helter Skelter

Había transcurrido el primer año y la alegría y el sentimiento de hogar ya formaba parte del pasado para la mayoría de los integrantes. Aún así, la devoción por la palabra de Manson permanecía intacta. Consciente de la tensión entre la Familia y de las dificultades del grupo para autoabastecerse, Manson entró en una espiral de delirio místico y de necesidad de aislamiento para poder sostener su liderazgo.

“Él decidió llevarnos al desierto. Tanto en Spahn Ranch como en Barker Ranch (los dos sitios donde la Familia vivió durante casi todo el segundo año) Charlie nos dijo específicamente que no quería que se nos sacaran fotos. Incluso, si íbamos en un auto, no quería siquiera que miráramos por la ventanilla. No teníamos relojes, no teníamos calendarios. No mirábamos televisión. Estábamos desconectados del mundo”, recuerda Dianne.

Los delirios místicos se iban apoderando del líder y nacía el germen que conduciría varios meses después a los múltiples asesinatos.

El clan Manson perduró unos 2 años
El clan Manson perduró unos 2 años

“Cuando él nos llevó al desierto, nos contó que había tenido un viaje con ácido en el que él sintió que fue crucificado como Cristo. Creo que ese fue el principio. Él realmente pensó que era un Mesías en la Tierra. Él pensaba que era Cristo viniendo otra vez. Y eso le empezó a llenar la cabeza”.

Manson enhebró una teoría profética, que ya había mencionado en varias de sus canciones, y que parecía estar llegando a su punto culminante: una guerra racial entre blancos y negros.

Empezó a hablar de una guerra racial que iba a ocurrir pronto. Aprendió eso cuando estuvo en prisión. Él pensaba que los negros iban a ganar y que nosotros nos íbamos a tener que esconder”.

Manson creyó ver reafirmada su teoría con la salida del disco Blanco de los Beatles. El líder de la familia interpretó que Dios le estaba enviando un mensaje a través de la banda británica del momento y calificó el apocalipsis de la guerra racial con el nombre de una de las canciones del álbum, "Helter Skelter".

"Era una locura. Nos hacía escuchar el disco de atrás para adelante, varias veces por día. Nos hacía escuchar todas las canciones y nos aseguraba que le estaban enviando un mensaje", relata Dianne.

La imagen del reencuentro de algunos integrantes de la secta, años después de los asesinatos
La imagen del reencuentro de algunos integrantes de la secta, años después de los asesinatos

El clima dentro de la Familia era de absoluta tensión. La cotidianeidad se había transformado en encontrar las palabras, los movimientos y las acciones adecuadas para no hacer enojar a Manson.

"Incluso los 'viajes de ácido' habían cambiado su razón de ser. Antes era todo amor y compañía. El objetivo era permitirse escapar a nuestro mundo interno sin miedo alguno. Ahora, el miedo pasó a ser el objetivo y era terrorífico".

Por si fuera poco, los encuentros fortuitos del líder con el baterista de los Beach Boys, Dennis Wilson, y sus repetidas reuniones frustradas con productores musicales para intentar convertirse en una estrella de rock no hicieron más que alimentar la ira de Manson. Su afán por mantener el amor y la paz en una vida comunitaria se había transformado en una obsesión por ganar dinero y hacerse rico. Y quienes pagaban la frustración del líder de la secta eran los integrantes de la Familia. Especialmente las mujeres.

El quiebre definitivo en el vínculo entre ambos se dio a unos seis meses de los asesinatos. Según Dianne, Manson llevaba semanas ignorándola. Algo que ella no podía terminar de digerir. Por eso, ella intentó provocar un nuevo encuentro sexual. "Yo quería tener sexo con él en ese día en particular. Entonces, él me sodomizó en lugar de lo que yo deseaba. Y fue, sabes, brutal. Fue doloroso y muy dañino tanto emocional como físicamente".

"En realidad, él no me quería, ni siquiera me quería tener cerca, yo ya no formaba parte de su círculo íntimo. Me dediqué a lavar la ropa, limpiaba las casas, me hacía cargo del cuidado de los bebés de la Familia, cocinaba. Asumí un perfil bajo porque no quería hacerlo enojar. No quería que se enojara conmigo", le dijo Dianne a Infobae.

Charles Manson fue hallado como el autor intelectual de todos los crímenes de su clan
Charles Manson fue hallado como el autor intelectual de todos los crímenes de su clan

Una de las últimas actividades grupales de las que participó antes de los asesinatos fue una sesión de entrenamiento de ataque con cuchillos. Lake aseguró que Manson le dio un arma blanca a cada integrante de la familia y los instruyó sobre cómo atacar al enemigo: “Clavar, empujar el cuchillo y jalar hacia arriba”.

“Él nos dio una pequeña lección sobre cómo matar a alguien con un cuchillo. Yo sentía que era un juego. Yo estaba dispuesta a seguir con esto pero no a tener que matar a nadie. Creo que en ese punto no pude aceptar la realidad de que esta gente era verdaderamente capaz de matar a alguien”.

Durante todas las semanas de julio de 1969, Manson se llevó a un grupo selecto de su círculo rojo a lo que llamaba “misiones espeluznantes”. El propio líder las calificó como entrenamientos para superar el miedo y aprender a moverse sin ser detectados.

Los integrantes de esas misiones tenían prohibido hablar de las mismas con los demás. Para el resto de los integrantes de la Familia, se trataba de técnicas para los delitos que solían cometer: robos de autos o de comida en supermercados.

La Policía de Los Ángeles traslada el cuerpo de Sharon Tate, tras el asesinato (AP)
La Policía de Los Ángeles traslada el cuerpo de Sharon Tate, tras el asesinato (AP)

Los asesinatos

Durante la noche del 8 de agosto, la actriz Sharon Tate, esposa del director de cine Roman Polanski, invitó a cenar a algunos de sus mejores amigos: el célebre estilista de Hollywood, Jay Sebring, un actor y guionista polaco llamado Voytek Frykowski, y su pareja y heredera de la fortuna de la compañía de café Folger Coffee Company, Abigail Folger.

Polanski se encontraba en plena filmación de un proyecto en Londres.

La cena de Tate y sus amigos se llevó a cabo en El Coyote Cafe y todos regresaron al hogar de la familia Polanski-Tate cerca de las diez y media de la noche.

El múltiple crimen duró apenas unos pocos minutos. Después de cortar la línea telefónica e ingresar al domicilio en la calle Cielo Drive 10050, los integrantes de la secta Tex Watson, Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel asesinaron con puñaladas a Tate, que estaba apenas a dos semanas de dar a luz su primer hijo, y a sus amigos y con disparos a un guardia de seguridad de la casa llamado Steven Parent.

Las victimas de la "Familia de Manson" que se encontraban en la casa del director Roman Polanski: Voytek Frykowski, Sharon Tate, Stephen Parent, la peluquera de la familia Jay Sebring y Abigail Folger (AP)
Las victimas de la "Familia de Manson" que se encontraban en la casa del director Roman Polanski: Voytek Frykowski, Sharon Tate, Stephen Parent, la peluquera de la familia Jay Sebring y Abigail Folger (AP)

Según los policías que acudieron al lugar, la escena era terrorífica y parecía responder a la obra de un culto satánico. Las víctimas presentaban decenas de heridas de armas blancas en todo el cuerpo. Según la autopsia, Tate recibió 16 puñaladas de las cuales cinco habrían sido mortales por sí solas y en una de las paredes se escribió la palabra “Pig” (Cerdo) con la sangre de las víctimas. En el suelo se imprimió con pintura una presunta huella de pata de pantera, como si se tratara de un hecho cometido por miembros de las Panteras Negras.

La noche siguiente, el 9 de agosto, el ejecutivo de supermercados Leno La Bianca y su esposa Rosemary fueron asesinados en circunstancias similares, en su domicilio de la calle Waverly Drive, 3301. El cuerpo de Rosemary tenía 41 heridas de arma blanca, mientras que el de Leno, 12, y tenía escrito en el abdomen con tajos la palabra "War". En la heladera de la cocina, con sangre, se leía: "Helter Skelter".

La mañana del 10 de agosto, Dianne Lake se levantó como cualquier otro día en la casa de Spahn Ranch. "Cuando me desperté, apareció Leslie Van Houten con apuro y me pidió que la ayudara a prender una fogata y quemar algunos objetos que traía. Había una cartera, una soga, ropa y unas tarjetas de crédito. Olía horrible", relata Dianne. Tiempo después, Lake se enteraría de que se trataba de las pertenencias del matrimonio La Bianca.

A los pocos días, Dianne arregló un encuentro con Tex Watson, mano derecha de Manson, en un punto específico de la región de Olancha. El contacto entre ambos se dio un día después de lo previsto.

La imagen de Dianne Lake junto a sus compañeras Nancy Pitman y Rachel Morse, después de haber testificado ante el Gran Jurado (Everett/Shutterstock)
La imagen de Dianne Lake junto a sus compañeras Nancy Pitman y Rachel Morse, después de haber testificado ante el Gran Jurado (Everett/Shutterstock)

“Tex se enojó conmigo por haberme ido del punto de encuentro. Él traía un diario en el que estaban los titulares sobre los asesinatos de Tate y los La Bianca. En un momento, golpeó el diario y me dijo. ¡Yo hice esto, Charlie me dijo que lo hiciera! Y esa fue la primera vez que yo escuché acerca de los asesinatos”, relató Dianne a Infobae. “Yo estaba en shock. Y asustada. Shockeada de que ellos hubiesen hecho algo así y asustada de que él me fuera a matar a mí”.

Durante las semanas siguientes, se vivieron en la Familia escenas surrealistas. Los protagonistas de las masacres llegaron hasta a celebrar los crímenes. Dianne no sabía dónde estaba metida y cómo hacer para escaparse de semejante locura.

"Fuimos al desierto y fue ahí donde las chicas me contaron sobre su participación. Susan (Atkins), Leslie y Patty (Krenwinkel) compartieron conmigo lo que hicieron. Lo que más recuerdo de esa conversación fue su comportamiento, la manera en la que ellas me lo contaron, la manera en que les generó regocijo, estaban excitadas, orgullosas. Se jactaban de lo que habían hecho por Charlie. Eso fue tan desconcertante como lo que habían hecho".

En esta foto de archivo de 1969, Charles Manson es acompañado a su acusación formal por cargos de conspiración y asesinato en relación con el caso de Sharon Tate (AP Photo, File)
En esta foto de archivo de 1969, Charles Manson es acompañado a su acusación formal por cargos de conspiración y asesinato en relación con el caso de Sharon Tate (AP Photo, File)

“Charlie nos dijo que hiciéramos una brujería. Y cumplimos”, fueron las palabras de Patty en su relato entre “hermanas”. También describió con detalles cómo persiguió hasta tacklear y aplicar las puñaladas mortales a Abigail Folger en su intento por escapar.

Las autopsias revelaron que la mayoría de las heridas mortales a las víctimas habían sido aplicadas mediante la técnica de “clavar, empujar y jalar hacia arriba”.

“Yo quería irme de ahí, pero tenía miedo de escapar porque había un camino muy largo hacia cualquier tipo de civilización. Una pareja de chicas efectivamente lograron irse. Pero Charlie nos tuvo al otro día a todos literalmente destrozando los arbustos buscándolas. Y yo sentí en mi corazón en ese momento que si esas dos chicas hubieran sido encontradas, también las habrían asesinado”, asegura Dianne.

La placa homenaje a la actriz, donde yace su cuerpo
La placa homenaje a la actriz, donde yace su cuerpo

El juicio

Lo más paradójico de la historia fue que todos los integrantes de la Familia Manson fueron apresados por delitos menores. Susan Atkins fue arrestada en Los Ángeles por el robo de un auto, mientras que Manson, Dianne Lake y la mayoría del resto del clan cayeron en Barker Ranch, por prender fuego a una máquina niveladora de suelo.

La policía recién logró conectarlos con los asesinatos después de que Susan les revelara todos los detalles a sus compañeras de celda y las intentara convencer de la llegada del apocalíptico Helter Skelter.

Desde la detención hasta las declaraciones ante el Gran Jurado transcurrieron un par de meses, en los que Dianne Lake permaneció en una prisión para mujeres mayores, con apenas 16 años. Había presentado su documento falso. Era Diana Bluestein, de 21.

Fue entonces, frente al Gran Jurado y poco antes de las imputaciones, cuando Dianne quebró el secreto y contó su historia.

Leslie Van Houton, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel, durante la celebración del juicio
Leslie Van Houton, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel, durante la celebración del juicio

"No fue sino entonces que me sentí lo suficientemente a salvo. Y quería salir. Entonces dije cuál era mi verdadero nombre y mi edad real. Me siguen apareciendo lágrimas en los ojos cuando recuerdo ese momento. Fue como despertarme y golpearme la cabeza con la realidad. Ahí me di cuenta de que estaba en serios problemas. Fue como un 'wow, sáquenme de aquí'. Y ellos lo hicieron, no yo", le aseguró a Infobae.

Dianne tuvo que esperar ocho meses hasta la celebración del juicio. En ese período, permaneció internada en un instituto de salud mental, bajo el cuadro de "psicosis inducida por el uso excesivo de LSD".

Charles Manson murió en el 2017 a los 83 años en prisión
Charles Manson murió en el 2017 a los 83 años en prisión

En el juicio, ella fue la última en brindar su testimonio. Debió hacerlo, nada menos, frente al propio Manson, a quien veía por primera vez desde los arrestos.

"Estaba asustada de que él fuera capaz de meterse en mi cabeza y obligarme a hacer o decir cosas que no quería, pero cuando fui al juicio, él no lo logró.

Una de las preguntas que me hicieron fue si yo había amado o si lo amaba a Charlie en ese momento y yo dije 'Sí, eso creo'. Y él saltó inmediatamente como diciendo 'no carguen todo sobre el Sr. Manson, ella amaba a todo el mundo'. Él estaba actuando para el público. Ni siquiera quería asumir la responsabilidad de mi amor por él. No quería ser señalado. Y eso me hizo darme cuenta de que él era una estafa. De que sólo engañaba a todo el mundo".

El testimonio de Dianne fue clave para la Justicia, que encontró a Tex Watson, Susan Atkins y Patricia Krenkiwel como culpables de los asesinatos en la mansión de Sharon Tate y en la casa del matrimonio La Bianca, y a Leslie Van Houten, por los homicidios del dueño del supermercado y su pareja. Además, Bobby Beausoleil, otro integrante de la familia, fue hallado culpable del asesinato del productor musical Gary Hinman, cometido 20 días antes del "Helter Skelter".

Como ideólogo de los crímenes, Charles Manson fue condenado a cadena perpetua. Pasó 48 años ininterrumpidos tras las rejas y murió en prisión en 2017, a los 83 años.

Dianne Lake vive hoy jubilada en un pueblito de un suburbio de Los Ángeles
Dianne Lake vive hoy jubilada en un pueblito de un suburbio de Los Ángeles

"Charlie consiguió que mucha gente creyera que esto era real, que se trataba de asesinar o ser asesinado. Yo no sé cómo Tex, Susan, Patty y Leslie pudieron hacer algo así (…) Ellos no eran personas sedientas de sangre. Me da tristeza por las chicas, porque van a pasar toda su vida en prisión por creerle a este lunático", afirmó.

Lake logró rehacer su vida y hoy vive como jubilada en un pequeño pueblo de los suburbios de Los Ángeles. Tuvo tres hijos y acude regularmente a la Iglesia.

“Yo acudí a la Familia Manson porque quería pertenecer. Porque buscaba un lugar en el mundo. Y me fui hundiendo gradualmente hasta que no pude entender lo perdida que me encontraba. Nadie elige pertenecer a una secta; nadie busca eso. Pertenecer a una secta ni siquiera es algo de lo que uno toma conciencia cuando está dentro. Sin importar lo precavido que seas o que se trate de un adolescente incapaz de ver por encima de sus emociones. Cuando estás en una secta, creés que estás parado sobre terreno firme hasta que descubrís, generalmente muy tarde, que no sólo tus pies son los que tiemblan, sino que el suelo se desvaneció”, escribió en su autobiografía.

Seguí Leyendo:

De dormir con su familia en la misma cama al precoz debut sexual en Mardel: las sorprendentes anécdotas de la infancia de Guillermo Cóppola



MAS NOTICIAS

Te Recomendamos