La brasileña durante su estada en Buenos Aires tras grabar los primeros envíos de The Host
La brasileña durante su estada en Buenos Aires tras grabar los primeros envíos de The Host

Se llama María Bopp, es brasileña, tiene 27 años y su nombre ha ganado las redes sociales en los últimos días. Primero, por su belleza cautivante: la misma que la llevó a protagonizar  #LlamameBruna, la  tira que cuenta la historia de una célebre prostituta brasileña Bruna Surfistinha. Segundo: por la versatilidad que viene demostrando en el programa The Host, por Fox, donde interpreta a la  secretaria de Adrián Suar. Y tres: justamente por Adrián, ya que las redes sociales comenzaron a desplegar una serie de rumores que los relacionaban más allá de la ficción. GENTE la entrevistó antes de su regreso a Brasil, tras varias semanas en nuestro país.

"Voy a extrañar Buenos Aires", nos dijo antes de subir al avión que la llevará a San Pablo, su ciudad natal. "Vinimos a pasar Año Nuevo con mi familia. El plan era quedarnos ocho días, pero al quinto mi mamá tuvo una apendicitis con peritonitis. Terminamos en el hospital público, por no contar con un seguro de viaje. Fue re difícil, pero por suerte la operaron. Pasé cinco días durmiendo en una silla del hospital Fernández, para acompañarla", revive en portuñol la mujer que pocos días más tarde, el 16 de enero, conocería a Adrián Suar, a 7.090 kilómetros de distancia:

Bopp y Suar durante uno de los musicales del ciclo de Fox
Bopp y Suar durante uno de los musicales del ciclo de Fox

"Los dos viajamos a Miami, como todos los talentos de FOX. Yo hacía la promoción de #LlamameBruna y él estaba con Nicolás Vázquez y Martín Bossi haciendo la de El host. Lo cierto es que por la noche fuimos a cenar al restaurante del Faena Hotel Miami Beach en el que nos alojábamos, y mientras algunos comían pato y cosas chiquitas, Adrián me contó que le gustó mi trabajo en la serie y que en el show que venía preparando había un personaje que sentía que era para mí. Y así fue como el rol de Andi, el primero fuera de mi país, llegó a mi vida".

Hasta leí una nota que da detalles de cosas entre Adrián y yo que no existen y nunca pasaron. Es increíble y muy generoso. Tengo el máximo respeto y cariño por él, pero no pasa nada nada

María nació en San Pablo y vivió toda la vida en el barrio residencial Moema junto a sus papás –una profesora de inglés y un terapeuta holístico–, su mellizo varón y una hermana mayor. Cada vez que podía, escapaba a "una casa simple, sin mucho lujo", que poseen a dos horas de viaje, para disfrutar de la playa.

"No soñaba con ninguna profesión en particular, pero a los 17 años vi las materias de la Facultad de Cine y no dudé en anotarme. Cuando entré por primera vez a un set de filmación pensé 'no sé exactamente qué quiero hacer, pero yo quiero que sea acá', porque me encantó la energía y la adrenalina del set", cuenta la chica que se apasionó con la idea de ser directora y rápidamente comenzó a escribir guiones y a dirigir cortos.

–Pensabas estar detrás del lente de la cámara. ¿Qué te llevó al frente?

–Una amiga. Yo cursaba la facultad cuando ella, que es productora de castings, me llamó para que fuera a una audición. "Yo no soy actriz; nunca estudié ni hice nada", le comenté. Y me respondió: "Sí, pero el personaje sos vos: una chica espontánea, entrometida, graciosa y un poco malhumorada". Así que hice el casting de Oscar Freire 279, ¡y pasé! Me encantó formar parte de la serie, aunque decidí terminar la facultad. Después de recibirme, en 2012, trabajé como continuista durante tres años, sintiendo que estaba encaminada a ser directora. Pero Márcia Faria, la directora de Oscar Freire 279, me convocó para el casting de Bruna.

María en #LlamameBruna, la tira sobre la célebre prostituta brasileña
María en #LlamameBruna, la tira sobre la célebre prostituta brasileña

–Y conseguiste el papel de Bruna Surfistinha, una mujer que se hizo famosísima en Brasil por contar cómo era su vida de prostituta… ¿Te dio miedo poner el cuerpo?

–No, no tuve pudor, porque entendí que era el personaje, y no yo, el que hacía escenas sexuales fuertes. Como también entiendo que mi hermano mellizo y mi papá no puedan ver la serie. Pero poner el cuerpo no me pareció un gran desafío. Actuar sí. Sacarme la ropa era fácil. Lo difícil era mostrar emociones, respetando la historia de una chica espectacular. Sé que la serie puede atraer miradas masculinas que quieren ver sólo sexo y desnudez, pero hay una historia dramática importante, que es real y encanta más.

Sacarme la ropa en #LlamameBruna, era fácil. Lo difícil era mostrar emociones. Sé que la serie puede atraer miradas masculinas que quieren ver sólo sexo y desnudez, pero hay una historia dramática importante, que es real y encanta más

–¿Protagonizar esta serie cambió tu relación con los hombres?

–¡Nunca me lo preguntaron y jamás lo pensé! Quizás sí; la verdad, no lo sé.

–¿Estás soltera?

–No, estoy en una relación compleja. Porque tengo una historia que lleva cuatro años con un brasileño, y a veces pasa por algunas crisis. Es complicado.

–Entonces, cuando comentaron que salías con Adrián Suar, vos estabas en otra…

–Totalmente. Recibí mensajes en las redes preguntándome si teníamos algo con Adrián. Hasta leí una nota que da detalles de cosas que no existen y nunca pasaron. Es increíble y muy generoso. Tengo el máximo respeto y cariño por él, pero no pasa nada nada.

–¿Cómo te llevás con Natalie Pérez, la otra figura femenina de El Host?

–Fantástico… ¡Me encanta esa mujer! Es mi compañera de camarín y me impresiona lo talentosa que es. No hay nadie que haya conocido en la Argentina y no me parezca genial. ¡Me encantan los argentinos! Tienen mucha efusividad, usan adjetivos que me gustan, como "divino" y "espectacular", y son muy calurosos.

–¿En tu vida cotidiana conociste a muchos?

–Sí. Un amigo brasileño me presentó a sus amigos de acá, y ellos a otros, y fuimos a karaokes y a asados… y a esas cosas de argentinos.

–¿Algún porteño te invitó a salir?

–No, eso no. Pero aquí los hombres son muy directos. Por ejemplo, cuando entraba al país, en Migraciones me sorprendió un hombre que tomó mi pasaporte y me preguntó: "María, ¿tenés novio?". A lo que le respondí "Sí". Entonces me replicó: "¿Hace mucho? ¿Es argentino?". Y después me buscó en Instagram y me mandó mensajes. Ah, y a otro hombre, al segundo día de conocerlo, le pregunté cómo estaba, y me respondió: "Mejor ahora", y eso me dio un poco de vergüenza. Es como raro.

–Este año marchaste dos veces a favor del aborto: una en Río de Janeiro y otra en Buenos Aires. ¿Cómo es el movimiento feminista en Brasil comparado con el nuestro?

–Creo que está más fuerte acá: ahora llegaron muy lejos. Pero en Brasil, en 2015, también tuvimos una primavera feminista. Fue cuando se volvieron virales en las redes sociales dos hashtags que contenían denuncias. Uno era #MiPrimerAcoso y el otro #MiAmigoSecreto… Lo que vienen haciendo ustedes es muy importante. Puedo asegurarte que ahora las brasileñas nos encontramos muy inspiradas por las argentinas.

 Por Kari Araujo

Fotos: Alejandro Carra, FOX y FOX Premium.

SEGUÍ LEYENDO: