Una postal repetida. Kieran Read, capitán y figura de los All Blacks, levanta la Copa en el estadio José Amalfitani. Para ellos, ganar ya es costumbre
Una postal repetida. Kieran Read, capitán y figura de los All Blacks, levanta la Copa en el estadio José Amalfitani. Para ellos, ganar ya es costumbre

Siempre es excitante tenerlos cerca. Y la gente lo sabe: por eso, el pasado sábado 30 de septiembre el estadio José Amalfitani estuvo repleto para presenciar un nuevo duelo de Los Pumas con los míticos All Blacks, el prodigioso equipo de Nueva Zelanda. En la sexta fecha del Personal Rugby Championship (torneo que Argentina disputa con Sudáfrica, Australia y los neozelandeses), no hubo chances de torcer el destino: fue derrota por 36 a 10, tras un arranque demoledor de los visitantes.

Momento esperado: el haka, la danza maorí que caracteriza a los de negro
Momento esperado: el haka, la danza maorí que caracteriza a los de negro

Pero más allá de la esperable caída, el espectáculo brindado volvió a ser de primer nivel. Un privilegio, sin dudas, poder ver en acción a un conjunto que ya quedó en la historia del deporte.

McKenzie vuela hacia el try, el segundo de los visitantes
McKenzie vuela hacia el try, el segundo de los visitantes

Fue el 28º partido que Los Pumas disputaron en este torneo, del que participan desde 2012: hasta ahora suman tres triunfos y rescataron un empate. Al equipo que nunca pudieron siquiera empardar es a los All Blacks, actuales reyes mundiales de este deporte y, ya antes de comenzar el choque ante Los Pumas, también campeones de este torneo.

Se escapa Naholo para un nuevo try, por más que Santiago Cordero quiera impedirlo
Se escapa Naholo para un nuevo try, por más que Santiago Cordero quiera impedirlo

Desde que nuestro país participa (antes se lo llamaba el Tres Naciones), Nueva Zelanda obtuvo cinco de los seis trofeos en disputa. Como para tener una idea de su poderío… En cuanto al historial total, ya son 29 derrotas y un empate que acumula Argentina frente a los fabulosos neozelandeses.

Matías Ortando, rodeado por tres. Con esa intensidad juegan los neozelandeses
Matías Ortando, rodeado por tres. Con esa intensidad juegan los neozelandeses

Atléticos, veloces, fuertes, de enorme calidad técnica. Para muchos entendidos, esta versión de los All Blacks es la mejor de todas las épocas. ¿Cómo frenarlos? Y eso que la garra puma, respaldada por su enorme historia con la ovalada, siempre empuja… No bastó para contener a Kieran Read, Damian McKenzie y Waisake Naholo, autores de sendos tries que marcaron la pauta desde temprano, ni al resto del elenco negro.

Sobre el final, try de Havili
Sobre el final, try de Havili

Los muchachos de Daniel Hourcade intentaron como pudieron, y el try de Juan Manuel Leguizamón –de lo mejor del equipo– achicó las diferencias. Se fueron aplaudidos, por supuesto, por las ganas y el esfuerzo. Antes, el Grupo Vox Pop había realizado su particular versión del Himno Nacional (a capella), mientras que los neozelandeses acapararon todas las miradas al momento del tradicional haka, recreación de una danza de guerra del pueblo maorí, que sirve para intimidar a todo rival que se les ponga enfrente. Es un momento mágico, que nadie quiere perderse. Como la magia de su juego, que volvió a pasar por Buenos Aires y enrojeció las palmas de todos. ¡Salud, campeones!

Fotos: Matías Campaya y AFP.

LEA MÁS: