Alquilar una habitación de un piso compartido en Madrid y Barcelona ya cuesta más de la mitad que arrendar la casa entera

El alquiler de un cuarto en la capital ronda los 534 euros de media, algo más barato que en la Ciudad Condal, donde el precio asciende a 645 euros

Guardar

Nuevo

El alquiler de una habitación en Madrid ha subido de 334,36 euros en 2013 a 534,21 euros hoy
El alquiler de una habitación en Madrid ha subido de 334,36 euros en 2013 a 534,21 euros hoy

La subida del alquiler hasta máximos históricos impide a muchos ciudadanos, sobre todo los de rentas bajas, arrendar una vivienda completa. Así, alquilar un piso entero el pasado mes de mayo supuso un coste de 13,2 euros el metro cuadrado de media, después de que subiera un 1,8% respecto a abril y un 13,4% interanual. Por ello, muchas personas se ven obligadas a optar por una habitación en pisos compartidos. Pero su precio también se ha disparado en los últimos años.

Alquilar una habitación se ha encarecido hasta un 30,5% en los últimos diez años, pasando de los 317,93 euros mensuales en 2013 a los 414,91 euros en 2023, según datos de pisos.com. Esta escalada ha acortado las diferencias de precio entre las dos modalidades de alquiler: arrendar una habitación en las grandes capitales ya cuesta más de la mitad que alquilar un piso completo.

Este es el caso de Barcelona, la capital donde más caro se paga el alquiler, a 21,6 euros el metro cuadrado, mientras que arrendar una habitación ronda los 645 euros de media, por lo que alquilar un piso completo de 50 metros cuadrados supondría un coste de 1.080 euros, menos del doble de lo que costaría una sola habitación.

Lo mismo ocurre en Madrid, la segunda capital en el ranking de precios de alquiler, donde se pagó en mayo a 19,4 euros el metro cuadrado. Arrendar una casa de 50 metros costaría 970 euros de media, mientras que el precio de una habitación ronda los 534 euros.

Ferran Font, director de Estudios del portal inmobiliario pisos.com, atribuye el encarecimiento de las habitaciones a la falta de oferta de viviendas en renta, ya que “si comparamos lo que hay ahora respecto a lo que podíamos tener, por ejemplo, hace dos años, la reducción puede llegar en determinados mercados hasta un 50%”.

El alquiler sube un 13% en un año hasta situar el precio del metro cuadrado en 13 euros por primera vez en la historia.

Aumenta la demanda y disminuye la oferta

Otra de las causas es que el mercado de alquiler de pisos compartidos cuenta ahora con una demanda mucho mayor que hace años, debido a la subida del precio de la vivienda en venta, que impide a muchos ciudadanos adquirir una casa, por lo que se ven obligados a arrendar.

“Ante todas estas dificultades de acceso, ya no solo a la compraventa, sino también al alquiler tradicional, nos encontramos ante un aumento importantísimo de la demanda de cuartos compartidos. Ya no solo se trata de jóvenes que ven imposible su emancipación si no es en un piso compartido, sino también de personas que han sido expulsadas del mercado de la compra y, sobre todo, del alquiler”, argumenta Font.

Todo ello conlleva, en su opinión, unas reducciones “muy importantes” del stock disponible, provocando “aumentos que hacía muchísimo tiempo que no se veían”. Asegura que el problema se agrava en las grandes capitales, en donde se produce una demanda en aumento y una oferta reducida, lo que “provoca un desequilibrio que genera un aumento de precios”.

María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa, achaca la subida de precio de las habitaciones a que la demanda de arrendamiento se está dirigiendo hacia la búsqueda de pisos compartidos como única solución habitacional para emanciparse al permitir repartir gastos.

En su opinión, “la vivienda compartida es una de las vías más utilizadas por las clases sociales más vulnerables y por los jóvenes, ya que permite que el esfuerzo salarial dedicado a pagar la vivienda no sea tan abultado”.

Un cartel de 'Se alquila' pegado a un edificio en Madrid. (Eduardo Parra/Europa Press)
Un cartel de 'Se alquila' pegado a un edificio en Madrid. (Eduardo Parra/Europa Press)

Una década al alza

El encarecimiento de las habitaciones ha sido generalizado en todo el país, pero la capital en donde los precios han escalado más en la última década ha sido San Sebastián donde se pagaban a 335,86 euros al mes en 2013 frente a los 517 euros que costaron a cierre de 2023.

Algo semejante ocurre en Madrid, cuyo precio pasó de 334,36 euros en 2013 a 534,21 en 2023; y en Barcelona, donde el coste remontó de los 331,17 a los 645 euros en la última década.

Guardar

Nuevo