La petrolera YPF fue nacionalizada en 2012 (NA)
La petrolera YPF fue nacionalizada en 2012 (NA)

La petrolera YPF vuelve al mercado de deuda con la emisión de bono en dólares a 10 años y una tasa de retorno estimada entre el 9 y el 9,3 por ciento, hoy inferior a la de los bonos soberanos por el mismo plazo en el mercado secundario.

La colocación, bajo legislación de Nueva York, será el primer bono internacional de emisor argentino desde abril de 2018, cuando Transportadora Gas del Sur (TGS) salió al mercado, a días de iniciarse la corrida financiera que llevó a una devaluación del 50% del peso argentino el año pasado.

Los bancos colocadores del título de la petrolera argentina serán Citi, HSBC e Itaú. Fuentes del mercado estimaron que tendrá una denominación mínima de 150 millones de dólares.

Este lunes se conoció que la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el pedido de Argentina de terminar una demanda de la compañía energética Petersen Energía Inversora SA que busca una compensación por las acciones que poseía en la petrolera YPF cuando fue nacionalizada.

Los jueces mantuvieron un fallo de un tribunal inferior que permitía a Petersen presentar una demanda después de que el Gobierno argentino se negara a recomprar las acciones de la compañía en YPF.

El Tribunal de Apelaciones del Circuito Número 2, con sede en Nueva York, en julio del 2018 rechazó los argumentos de Argentina y de YPF para que se desestime la demanda, basados en una ley de Estados Unidos que priva a sus tribunales de jurisdicción ante "actos soberanos de expropiación".

Las subsidiarias de Petersen, con sede en Madrid, no cuestionaron la expropiación en sí, pero dijeron que la acción había provocado disposiciones de protección al accionista en los estatutos de YPF, que se agregaron cuando la petrolera comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York en 1993.

La Corte de apelaciones confirmó una decisión de 2016 de la jueza de distrito de Estados Unidos en Manhattan, Loretta Preska.

En 2012, el gobierno de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner expropió el 51% de las acciones de YPF que poseía la española Repsol, pero se negó a presentar una oferta para comprar sus tenencias a otros accionistas.

Seguí leyendo: