Las marcas de ropa atraviesan otro año de caída en el consumo
Las marcas de ropa atraviesan otro año de caída en el consumo

Las empresas del sector ropa y calzado están entre las más golpeadas por la crisis económica y la caída en el consumo. Además de los cierres, son cada vez más las marcas, entre ellas varias de primera línea, que entran en concursos de acreedores, procedimientos preventivos de crisis o admiten que su situación financiera es complicada.

Legacy, Wanama, Ayres, AY Not Dead son algunos de los casos más conocidos de empresas que entraron en concurso. Mientras que Grimoldi, de calzado, presentó la semana pasada un procedimiento preventivo de crisis. Pero también hay otras con nombres menos conocidos —empresas que fabrican para otras marcas— que bajaron a persiana como la textil Sport Tech, que fabricaba para Adidas, Puma y Nike, y la fábrica de trajes Agrest.

"Hoy la empresa que se equivocó y necesita pedir plata a los bancos, a los tres meses está en convocatoria. Hay una presión impositiva muy fuerte y casi todas están en planes de pago con la AFIP —describió Alicia Hernández, gerente General de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI)—. Van a quedar unas pocas marcas que tengan capital propio y capacidad para mantener diseño e innovación".

Grimoldi pidió un proceso preventivo de crisis la semana pasada
Grimoldi pidió un proceso preventivo de crisis la semana pasada

Según el Indec, la cantidad producida de ropa cayó 19,2% en marzo en comparación con igual mes del año anterior, a la par de la producción de hilados y tejidos, principal insumo del sector de indumentaria, que cayó un 17% en el período.

La cantidad producida de ropa cayó 19,2% en marzo en comparación con igual mes del año anterior, a la par de la producción de hilados y tejidos, principal insumo del sector de indumentaria, que cayó un 17% en el mismo período

Esta caída trajo el cierre de establecimientos productivos, numerosos casos de convocatoria de acreedores y la destrucción del empleo registrado en el sector, de acuerdo a información del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, entre el tercer trimestre de 2018 y del 2017 se perdieron 3.536 puestos de trabajo, lo que representa una caída de 8,2% interanual, según datos relevados por la CIAI.

Peor que en los ajustes de los 90

La ejecutiva comparó la situación actual con la década del '90, pero con algunas diferencias: en esos años hubo una fuerte reconversión en el sector, pero eran empresas más integradas y no existía un modelo de franquicias tan desarrollado como ahora. Además, el proceso de ajuste fue un proceso mucho más lento.

"Hoy las que sobreviven son las que pueden conservar su imagen de marca y su diseño. Por la caída del consumo y la complicada situación financiera de las empresas, muchas están perdiendo calidad, importan los productos sin innovación ni diseño local. Por eso es cada vez más común ver ropa similar en las distintas marcas", advirtió Hernández.

Por la caída del consumo y la complicada situación financiera de las empresas, muchas están perdiendo calidad, importan los productos sin innovación ni diseño local. Por eso es cada vez más común ver ropa similar en las distintas marcas (Alicia Hernández)

En el informe a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, los directivos de Grimoldi enumeraron los motivos de la "gravísima crisis" que afecta a las compañías del sector: competencia desleal, devaluación de la moneda, aumento de los costos, caída del consumo, enorme suba de las tasas de interés y brusca caída de la actividad.

Teddy Karagozian coincidió con el diagnóstico de la industria y destacó que en los últimos 3 años la capacidad de producción del sector se redujo a la mitad (Nicolás Stulberg)
Teddy Karagozian coincidió con el diagnóstico de la industria y destacó que en los últimos 3 años la capacidad de producción del sector se redujo a la mitad (Nicolás Stulberg)

El empresario del sector textil, Teddy Karagozian, coincidió con el diagnóstico y destacó que en los últimos tres años la capacidad de producción del sector se redujo a la mitad. "Ahora, aquellas empresas que hayan sobrevivido tienen mejores perspectivas. Las que quedan son sobrevivientes que han aprendido a trabajar con esta crisis", describió. El empresario reclama que el sector de la moda tenga los mismos incentivos que las empresas de servicios del conocimiento.

Aquellas empresas que hayan sobrevivido tienen mejores perspectivas. Las que quedan son sobrevivientes que hay aprendido a trabajar con esta crisis (Teddy Karagozian)

Una de las empresas que entró en convocatoria este año es AY Not Dead, que está reestructurando su deuda. "Las tasas al 80% son impagables y no dan las cuentas para financiarse. Planificamos un año muy austero, con compras muy precisas, y nuestro plan es seguir muy racionales.  Hay que ponerse muy creativo en todo sentido", explicó Diego Romero, fundador de la marca.

"Una compra de materiales se programa con mucha anticipación, un año y medio antes. Y lo pagás cuando está llegando. Si en el medio te agarra una devaluación del 50% no hay el doble de dinero en la caja para afrontarlo", agregó.

El sector espera que la vuelta de las cuotas sin interés genere un repunte (NA)
El sector espera que la vuelta de las cuotas sin interés genere un repunte (NA)

La situación llevo a muchas de las marcas a implementar descuentos y liquidaciones apenas se inició la temporada. En el sector, aseguran que hoy sin promociones no hay ventas. "Pero rematar un producto al 50% te afecta la rentabilidad. Hoy las empresas que están mejor son las que llegan sanas financieramente, sin créditos. Las marcas que estaban sanas se pueden achicar y tomar medidas preventivas. Pero para las que venían muy endeudadas son un peligro porque en tres meses tenés que levantar la venta para tener algo rentabilidad", explicó Marcelo Sorzana, socio de la consultora Surreal Marketing, especializada en indumentaria.

Pero el consultor también advirtió que otro factor que impacta en el negocio, aunque en menor medida, es la reconversión hacia el comercio online: "Hay marcas 100% online que no tienen una realidad en el mercado. Hay que ver como subsisten y se reinventan porque tienen una obsolescencia por la misma tecnología y por la misma necesidad de tener algo distinto todo el tiempo".

 La expectativa por el Plan Ahora 12

Aunque con ventas en caída, y en varios casos números en rojo, desde el sector se entusiasman con alguna posibilidad de repunte a través del Ahora 12, el programa de cuotas sin interés impulsado por el Gobierno.

"Puede ser interesante, aunque depende un poco de cuán endeudadas están las familias. Las empresas estaban con un costo de 45% de interés y ahora van a pagar el 20%. El resto del costo lo asume una parte los bancos y otra parte el Gobierno", detalló  Hernández.

Seguí leyendo: