La app Rappi quiere sumar nuevos servicios en la Argentina
La app Rappi quiere sumar nuevos servicios en la Argentina

Rappi, la compañía de envíos a domicilio que desembarcó el año pasado en la Argentina, ya planea incorporar dos nuevos servicios: delivery de dinero en efectivo y alquiler de monopatines eléctricos.

Entre los proyectos de la compañía, se destaca Rappi Cash, que permitirá a los clientes pedir dinero en efectivo a domicilio. "Esperamos lanzarlo muy pronto. Es para pedir dinero en efectivo a domicilio. Estamos pensando en cifras de entre $500 y $1.000. No vamos a cobrar comisiones extra, solo el envío", explicó Matías Casoy, general manager de Rappi, en una entrevista con Infobae durante el fin de semana.

La idea es que Rappi Cash esté disponible en los últimos días de febrero. Los usuarios van a poder pedir dinero en efectivo a través de la aplicación

La idea es que Rappi Cash esté disponible en los últimos días de febrero. Los usuarios van a poder pedir dinero en efectivo a través de la aplicación que se debitará de una tarjeta previamente precargada en la app. Este servicio ya está disponible en Colombia, México y Brasil.

La compañía también proyecta impulsar Rappi Pay, un servicio para pagar directamente con un código QR. Y un sistema de alquiler de  monopatines eléctricos, similar al que ya funciona en la ciudad de México a través de una alianza con la empresa Grin.

Matías Casoy, general manager de Rappi (Santiago Saferstein)
Matías Casoy, general manager de Rappi (Santiago Saferstein)

Y, también en el corto plazo, prevé lanzar un servicio de monopatines o scooters eléctricas en alianza con Grin, una startup mexicana que está expandiendo su negocio. Su proyección es colocar hasta 70 mil monopatines en distintas ciudades de América Latina donde opera Rappi, que actualmente está presente en Colombia, Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Perú. En Montevideo ya cuentan con 300 unidades.

Los monopatines pertenecen a Grin y a través de Rappi los usuarios pueden desbloquearlos con un código QR y usarlos por un tiempo determinado. Luego, se dejan en distintos lugares de la ciudad. Tendrán una tarifa base por kilómetro y una vez que se cierra el viaje, se cobra automáticamente.

Seguí leyendo: