El corte de servicio no será necesario durante todas las revisiones
El corte de servicio no será necesario durante todas las revisiones

Una nueva regulación evitará los largos cortes de gas en los domicilios durante el período de revisión de defectos en las instalaciones, que en muchos casos se extendían por períodos de seis meses o más.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) aprobó una nueva Norma Argentina del Gas (NAG), con alcance nacional, que prevé la reparación de defectos en instalaciones internas sin cortar la provisión del servicio. Aunque aclararon que será en los casos en los que no haya peligro para los usuarios.

Según empresa Metrogas, en 2017 hubo 4.000 edificios con corte de suministro en la ciudad de Buenos Aires sobre un total de 1,6 millones de usuarios. Es el último dato disponible.

Su implementación tiene como objetivo evitar que las verificaciones de las instalaciones existentes que realizan las empresas distribuidoras de gas produzcan la interrupción del suministro

"Esta norma cubre aspectos no previstos y complementa la NAG 200, que data del año 1982", explicaron desde el ente regulador. La nueva norma cubre el tratamiento específico que requieren las instalaciones existentes, amparadas por la norma de aplicación al momento de su habilitación. La nueva regulación estará vigente desde el próximo miércoles, cuando será publicada en el Boletín Oficial.

La nueva normativa distingue entre defectos secundarios —que no representan un riesgo inminente a la seguridad y la salud de los ocupantes de la vivienda o de terceros— y defectos principales. Los secundarios deben ser regularizados en un plazo de 90 días corridos, pero sin requerir el corte del suministro. Si no se soluciona en ese plazo, la prestadora debe proceder a la clausura del artefacto o al corte del suministro.

Unos 4.000 edificios porteños tuvieron cortes de suministro por revisiones en 2017 (IStock)
Unos 4.000 edificios porteños tuvieron cortes de suministro por revisiones en 2017 (IStock)

"Su implementación tiene como objetivo evitar que las verificaciones de las instalaciones existentes que realizan las empresas distribuidoras de gas produzcan la interrupción del suministro cuando se observen fallas detectadas que no comprometan la seguridad del usuario y puedan ser reparadas en un tiempo prudencial", destacaron.

Además, la norma incluye un formulario de tareas de regularización (TR), que orienta al cliente sobre las tareas que debe realizar el gasista matriculado en su instalación. "Es una herramienta que la licenciataria le debe brindar al usuario para facilitar el pedido de presupuestos", advirtieron desde el organismo.

Seguí leyendo