Por la sequía, una delegación de la Mesa de Enlace pidió eliminar las retenciones a los exportadores

El pedido fue realizado por la Regional Córdoba de la agrupación de entidades agropecuarias. Por su parte, la Federación Agraria anunció la realización de asambleas de productores y Coninagro criticó la intervención oficial en los mercados

La Mesa de Enlace durante la última asamblea de productores en Armstrong. Los dirigentes siguen molestos con la política oficial. (Leo Galletto)
La Mesa de Enlace durante la última asamblea de productores en Armstrong. Los dirigentes siguen molestos con la política oficial. (Leo Galletto)

En el arranque del 2022 el malestar del campo hacia el Gobierno de Alberto Fernández es cada vez más grande, en medio de una sequía que impacta de lleno en la campaña de cultivos de verano, pero también en la ganadería, la lechería y las producciones regionales. En este contexto, los productores persisten en su pedido de menor presión impositiva y que se finalice con la intervención oficial en los mercados de la carne vacuna, maíz y trigo.

Al planteo realizado esta semana por los integrantes de la Asociación Argentina de Productores Autoconvocados (AAPA), ayer desde la representación de Córdoba de la Mesa de Enlace señalaron que la señal política y económica que necesita el campo en medio de la fuerte sequía que afecta a las diversas regiones productivas, es la eliminación de los derechos de exportación, las famosas retenciones. “Pisotean su presente y condicionan su futuro y el de todos los argentinos. Todo lo demás es puro relato”. expresaron en un comunicado.

Además, manifestaron su repudio “al manejo político que el Gobierno Nacional pretende imprimirle a la angustiante situación de falta de lluvias que padece el productor agropecuario en todo el país, montando escenas artificiales de un supuesto acompañamiento condescendiente”.

Gabriel De Raedemaeker, Vice de CRA e integrante de la Mesa de Enlace de Córdoba.
Gabriel De Raedemaeker, Vice de CRA e integrante de la Mesa de Enlace de Córdoba.

Al respecto, comentaron que el anuncio del largamente demorado aumento del Fondo de Emergencia Agropecuario, “es disfrazar de asistencia lo que en realidad no es más que la insignificante disminución de un castigo que asfixia desde hace 20 años a la producción agropecuaria nacional y que transforma al Estado en el verdadero opresor del campo argentino. Se intenta confundir a la opinión pública y vuelve a mostrar el menosprecio con el que se considera al productor agropecuario”.

En relación a la presión impositiva sobre el campo, se conoció en las últimas horas la iniciativa de un grupo de diputados de Juntos por el Cambio, encabezados por el diputado por Santa Fe, Federico Angelini, que piden bajar a 0% los derechos de exportación al maíz y la soja que se encuentran en zonas que fueron declaradas de emergencia agropecuaria, por la ausencia de precipitaciones, las altas temperaturas y los incendios.

Rechazo a la intervención

Uno de los principales malestares del sector agropecuario obedece a la política de intervención del Gobierno en los mercados de exportación de la carne vacuna, el trigo y el maíz. Al respecto, ayer se sumó un nuevo rechazo a la idea del ministerio de Agricultura de crear un fideicomiso de trigo y maíz, con el objetivo de compensar con dinero a las empresas molineras y avícolas, por el impacto que en su estructura de costos tienen el trigo o el maíz.

Los integrantes de Coninagro, entidad que forma parte de la Mesa de Enlace, señalaron que el costo total del fideicomiso se trasladará al productor a través del precio del maíz y del trigo en su totalidad, ya sea para mercado interno como de exportación.

“No queda claro cómo se distribuiría, pero implicaría un monto por tonelada consumida en el mercado interno. Estamos hablando de 3.900 pesos por tonelada de trigo y 1.500 pesos por tonelada de maíz que se destine al consumo en mercado interno, lo que sumaría 14.645 millones de pesos. Otro tema es cómo se resuelve el tema precios congelados con la secretaría de comercio, ya que ese es el origen de este problema”, dijo el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto.

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro. (Foto: Gustavo Ortiz)
Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro. (Foto: Gustavo Ortiz)

Además, surgió un cuestionamiento al fideicomiso por parte de la Red Nacional de Productores Autoconvocados, desde donde calificaron al mismo como “una nueva retención encubierta”. En un comunicado, se acusa al Gobierno de querer aplicar recetas que “ya se pusieron en marcha en Cuba, Venezuela y Corea del Norte”. Y agregaron: “No contentos con los desastres perpetrados durante la era Moreno, cuando destruyeron el 20% del stock ganadero, redujeron el área triguera a menos que hace 100 años y reintrodujeron la inflación, el gobierno nacional, esta vez en boca del inefable Roberto Feletti (secretario de Comercio) sigue apostando contra la ley de gravedad con distintas formas de intervencionismo chavista”.

Federación Agraria convocó a Asambleas de productores

Por otro lado, la Federación Agraria Argentina resolvió realizar asambleas en distintos puntos del país, en las que se relevarán y enumerarán las necesidades y propuestas de los productores, que serán presentadas en asamblea que se llevará adelante en la localidad santafesina de Alcorta en el mes de febrero, tal como lo propuso el presidente de la entidad Carlos Achetoni, en el encuentro de productores de Armstrong realizado semanas atrás.

En la reunión los federados coincidieron en que la gran sequía profundizó las dificultades que los productores arrastran desde hace años: la alta presión impositiva, la crisis de las economías regionales, y la creciente brecha existente entre los altos costos de producción en dólares, lo que se percibe por la exportación, liquidado en dólar oficial, y lo que se vende en pesos en el interior del país.

Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria.
Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria.

También se mencionaron los problemas de infraestructura, la falta de seguros multirriesgo, la insuficiencia del fondo de emergencia, el impacto de la inflación y la falta de previsibilidad, entre muchos otros factores que se sumaron a los efectos de la crisis económica general y la pandemia. “Todo esto complica el presente y el futuro de los productores federados y afecta más fuertemente a los que conforman las economías regionales”, señalaron desde la Federación.

SEGUIR LEYENDO: