Más críticas del kirchnerismo para Guzmán, ahora por el “cepo light” para las petroleras

Crece la preocupación por las dificultades del BCRA para acumular dólares, una de las metas del acuerdo con el FMI. El kirchnerismo duro apunta al ministro de Economía y a Matías Kulfas por darle a multinacionales más acceso al mercado oficial de cambios

Foto REUTERS
Foto REUTERS

Tras la salida de Roberto Feletti de la secretaría de Comercio Interior, se siguen profundizando las diferencias entre el equipo económico y la visión de La Cámpora sobre lo que hay que hacer para bajar la inflación. Ahora el tema que vuelve a dividir aguas está vinculado con uno de los anuncios más recientes efectuados por Martín Guzmán, junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas: la flexibilización del cepo cambiario para las compañías petroleras.

Desde el kirchnerismo duro ya le hicieron llegar al Presidente, Alberto Fernández, su malestar por una medida que profundizará los problemas que tiene la Argentina, en particular en el frente cambiario. Según la visión de los “ultra K”, incluyendo a la vicepresidenta Cristina Kirchner, la medida sólo provocará más dificultades a la hora de acumular dólares.

Las dificultades para comprar divisas a pesar del fuerte superávit comercial es uno de los temas más acuciantes que enfrenta el Gobierno, en particular de cara al segundo semestre. En lo que va del año, de hecho, el Central compró la quinta parte de lo que había logrado en el mismo período del año pasado. Ayer incluso terminó con un balance negativo de USD 50 millones ante la necesidad de utilizar divisas para la importación de energía, ante la proximidad de las bajas temperaturas.

Estos problemas chocan además con el compromiso asumido ante el FMI, que establece como meta que el Central debe acumular por lo menos USD 5800 millones de reservas netas a lo largo del año. Un objetivo que aún luce muy lejano y a esta altura bastante improbable.

La economista “ultra K” Fernanda Vallejos, que tiene contacto cotidiano con Cristina Kirchner, expresó ayer públicamente esas disidencias con la decisión de Guzmán. “El ministro reconoce que la escasez de dólares es uno de los problemas más grandes para imponer retenciones más altas a la exportación de alimentos. Entonces no puede al mismo tiempo darle a las petroleras acceso privilegiado al mercado oficial”. La ex diputada fue un poco más allá y planteó en una entrevista en FM Milenium:”¿Merecen las petroleras llevarse los dólares que escasean en la Argentina?”.

Las críticas del kirchnerismo duro por la flexibilización del cepo cambiario a petroleras parte de los problemas que tiene el Banco Central para acumular reservas. “Por qué le vamos a dar un privilegio a multinacionales para que accedan al mercado cambiario”, se preguntó la ex diputada Fernanda Vallejos

La ex diputada planteó además la necesidad de aumentar las retenciones y frenar la suba del tipo de cambio oficial como mecanismos para combatir la inflación.

El Gobierno anunció un régimen especial que estable una mayor flexibilidad para el sector petrolera a la hora de acceder al mercado cambiario. Se trata de una medida que procura incentivar inversiones en Vaca Muerta y luego apuntar a una mayor exportación de energía, en un contexto de altos precios internacionales. Pero dentro del kirchnerismo creen que no sucederá nada de eso. Y que lo único que facilitará es una salida más rápida de dólares.

La instrumentación de este acceso más fluido al mercado cambiario se definió con ciertas limitaciones. El esquema procura “impulsar la producción incremental de petróleo para abastecimiento del mercado interno”, también la sustitución de importaciones y la generación de saldos exportables.

“Entre la mesa de los argentinos y la pretensión de cualquier sector, el Gobierno debe privilegiar lo primero. Se usa como excusa que faltan dólares para no cuidar la mesa de los argentinos, entonces no podés beneficiar a un grupo de petroleras, que seguramente se va a llevar mucho más de lo que va a ingresar” agregó Vallejos, que además no ahorró críticas a los problemas del Central para acumular reservas. “Hay una administración que no es virtuosa, porque las reservas no dejan de caer a pesar del amplio superávit comercial”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO: