Australia regala visas para que miles de jóvenes vayan a trabajar en los próximos tres meses: los requisitos para argentinos

El país sufre una escasez de mano de obra por el alza de casos positivos de COVID-19 y la gran cantidad de personas aisladas

FILE PHOTO: The Sydney Opera House and city centre skyline are seen in Sydney, Australia, February 28, 2020.  REUTERS/Loren Elliott/File Photo
FILE PHOTO: The Sydney Opera House and city centre skyline are seen in Sydney, Australia, February 28, 2020. REUTERS/Loren Elliott/File Photo

Este miércoles, el Gobierno de Australia hizo una inusual invitación a los jóvenes del mundo, les ofrece visas gratis para que vayan al país en un intento de cubrir la escases de mano de obra que sufre el país debido al irrefrenable avance de la variante Ómicron en su sociedad, que ha hecho, y está haciendo, que miles de australianos estén aislados y no puedan cumplir con sus funciones laborales.

Scott Morrison, primer ministro de Australia, anunció que no cobrarán la tarifa de solicitud de visa de 630 dólares australianos -es decir 455,25 dólares estadounidenses- para unos 175.000 jóvenes del mundo que lleguen al país en calidad de mochileros o estudiantes durante los próximos 3 meses -12 semanas- y consigan trabajos temporales que ayuden a mantener a flote la economía local.

La semana pasada, Infobae había informado sobre una medida que se encuadra en la misma búsqueda, un tanto urgente, de sumar mano de obra. En esa ocasión, el Gobierno de Morrison había anunciado que desde entonces permitirían que los extranjeros con visas de estudiantes trabajen de forma full-time, eliminando el tope de 20 horas semanales de trabajo que regía para los portadores de dicha visa.

Scott Morrison, primer ministro de Australia, anunció que regalarán miles de visas a jóvenes de todo el mundo. REUTERS/Issei Kato/File Photo
Scott Morrison, primer ministro de Australia, anunció que regalarán miles de visas a jóvenes de todo el mundo. REUTERS/Issei Kato/File Photo

Al igual que lo hizo el día de hoy en una conferencia de prensa que fue televisada, el primer ministro alentó a que más jóvenes del mundo vayan a estudiar y trabajar a Australia, así como también extendió el llamado a los mochileros y viajeros jóvenes que pueden ingresar al país con las famosas visas work and holiday o working holiday. La condición que pone el país oceánico es que dichos jóvenes estén completamente vacunados contra el coronavirus.

En este sentido, hubo una novedad el día lunes, cuando la Administración de Productos Terapéuticos de Australia, reconoció al inoculante ruso Sputnik-V como una prueba de vacunación válida para los viajeros internacionales que lleguen al país. Según precisó un comunicado de dicho ente regulador, el reconocimiento llega tras obtenerse la información adicional que comprueba que el fármaco, desarrollado por el Centro Nacional de Investigación Epidemiología y Microbiología Gamaleya, “brinda protección y potencialmente reduce las posibilidades de que el viajero entrante transmita el Covid-19″.

No es casual que en el peor momento de Australia en esta pandemia, hayan reconocido la Sputnik-V, hayan quitado el límite de horas que un extranjero con visa de estudiante podría trabajar, y ahora hayan anunciado que regalarán 175.000 visas para los jóvenes del mundo. Evidentemente la situación es crítica, y por ello, Morrison acudió a la idea tan expandida en Argentina, y en el mundo, que se formó respecto a su nación. “Viajen por todo el país y, al mismo tiempo, únanse a nuestra fuerza laboral y ayúdennos en nuestro sector agrícola, en nuestro sector hotelero y en muchas de las otras partes de la economía que depende de esa mano de obra”, dijo el mandatario.

Infobae hizo una lista con los detalles de las visas que el Gobierno de Australia comenzará a ofrecer gratis

Visa de Estudiante

Los argentinos interesados en conseguir esta visa deben saber que les permite a quienes la obtienen estudiar en Australia, llevar consigo a familiares y trabajar más de 20 horas semanales.

Esta visa está destinada a jóvenes estudiantes de entre 18 y 30 años que vayan a realizar maestrías o diplomaturas a Australia. Pero también pueden aplicar las personas mayores de 30 años que quieran ir a estudiar inglés.

Es una excelente oportunidad para los argentinos que quieran aprender el idioma más hablado en todo el mundo y a la vez trabajar y ganar dinero. Sin embargo hay que aclarar que este permiso sólo permite trabajar en ciertos sectores, a saber: cuidado de personas mayores, agro, turismo, hotelería y retail (trabajos en supermercados o tiendas).

Con la última novedad, los argentinos que vayan a Australia con una visa de estudiante podrán terminar sus estudios superiores o aprender el inglés mientras trabajan, y así poder ahorrar para viajes futuros o para proyectos al regresar a la Argentina.

La variante ómicron puso en jaque a la economía de Australia.  REUTERS/Nikki Short NO RESALES. NO ARCHIVES/File Photo
La variante ómicron puso en jaque a la economía de Australia. REUTERS/Nikki Short NO RESALES. NO ARCHIVES/File Photo

Visas “Work and Holiday” y “Working Holiday”

Estas dos visas australianas, más allá de tener nombres casi iguales, también comparten similares condiciones y características. Los argentinos que quieran irse a Australia para conocer el país y a la vez trabajar para costearse el viaje, deben saber que estos permisos están destinados a personas de entre 18 y 30 años y se otorgan por un máximo de 12 meses. También brinda el permiso de estudiar 4 meses en el sistema educativo australiano, perfecto para realizar algún curso, por caso.

Además de estar dentro del rango de edad elegible, hay que tener un pasaporte en fecha y regla, haber cursado como mínimo estudios terciarios o haber realizado 2 años de estudios universitarios, tener un nivel de inglés “funcional”; tener el suficiente dinero para mantenerse en Australia y para regresar al país de origen una vez que finalice la visa -se estima que con USD 3.625 es suficiente para ser aceptado-; no tener antecedentes penales y no estar acompañado por menores de edad a cargo.

SEGUIR LEYENDO