Bajante del Río Paraná: no se esperan mejorías hasta el verano y sigue complicada la logística en la exportación de granos

Los informes oficiales no proyectan una salida rápida de la problemática, que sigue provocando un aumento de los costos de logística al tener que cargar los buques con granos en otros puertos que no sean los instalados en el Gran Rosario

Es complicado el panorama por la bajante del Río Paraná. (Bolsa de Comercio de Rosario)
Es complicado el panorama por la bajante del Río Paraná. (Bolsa de Comercio de Rosario)

Los informes oficiales plantean “mejoras temporales” frente a la bajante récord que reporta el Río Paraná. Sin embargo, las últimas lluvias registradas sobre Misiones y Corrientes no resultaron significativas para modificar la situación de seca y solo sirvieron para recargar el embalse de Yacyretá. La evaluación que recibió el Ministerio de Obras Publicas de la Nación, a través del Instituto Nacional del Agua, “no se prevé grandes cambios” en la situación climática de seca hasta finales de noviembre de 2021, y donde “se acentúa la previsión desfavorable”.

Esta situación golpea de lleno en la actividad social y económica vinculada al Río Paraná, que exhibe una bajante histórica que solamente puede compararse con lo sucedido en 1944, y genera el encarecimiento de los fletes y costos portuarios para la exportación de granos en el área del Gran Rosario. Allí los buques deben zarpar con el llenado de la mitad de sus bodegas y dirigirse a puertos como Necochea o Bahía Blanca, o también al sur de Brasil, para completar su carga antes de su destino final.

Guillermo García, vicepresidente de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), confió a Infobae que “estamos ante una situación logística relativamente compleja, ya que se complica el embarque en el ‘Up River’, y en especial, en los puertos del Gran Rosario. Esta bajante de acuerdo a los informes tendría para extenderse en los próximos meses, al menos de aquí a fin de año. Así no se podría salir con los buques cargados con granos, tal como se hacía usualmente, donde se cargaba la bodega en un 70 a 80%, y se completaba en el sur bonaerense o en los puertos de Brasil”.

La complejidad de la operatoria de carga de las bodegas con granos ante la fuerte bajante del Paraná obliga a solo completar entre un 40 o 50% de la capacidad de carga de los buques, y completar su llenado en puertos de aguas profundas como los bonaerenses. Hoy la diferencia en los costos de logística se hace sentir en el negocio de la industria cerealera y la exportación de granos: la diferencia de llenado del buque en Bahía Blanca, hoy implica el pago de un premio de entre 30 a 40 dólares por tonelada, cifra que está muy lejos del pago habitual que se hacía por apenas un monto de entre 10 a 20 dólares por tonelada.

Por otro lado, Brasil no es un destino recomendable hoy para completar el llenado de los buques debido a la fuerte sequía que debieron padecer los campos maiceros de ese país, que conlleva a la pérdida de rendimiento y volumen de cosecha de granos gruesos. La seca obligó a Brasil a exportar desde Argentina en el corto plazo al menos de modo urgente unas 600 mil toneladas, y cerrar de manera acelerada la precompra de entre 2 a 4 millones de toneladas para abastecer al mercado de granos del socio mayor del Mercosur.

Informes

Los informes oficiales, elaborados por los cuadros técnicos tanto del INTA como del Instituto Nacional de Agua, dan cuenta de la posibilidad de recibir lluvias de importancia para revertir esta situación recién para el verano. Las probabilidades resultan realmente bajas y los privados ya descuentan que deberán prepararse para el fuerte impacto que la continuidad de la bajante tendrá sobre los costos de logística.

En los informes que evaluó el Ministerio de Obras Públicas, con aportes de la Subsecretaría de Obras Hídricas y del Instituto Nacional del Agua, se reporta que “a nivel general, se observa una mejora temporal como resultado de algunas lluvias registradas sobre áreas sensibles (de la cuenca del Río Paraná) y de la persistente operación de desembalses de Brasil. En el caso del Río Paraguay, no regulado, sigue su tendencia descendente”.

“Se destacan las lluvias acumuladas el 27 de agosto pasado sobre el norte de Corrientes y el sur de Misiones, con un aporte directo al embalse de Yacyretá. Con precipitaciones también sobre la alta cuenca del Río Paraguay, y con aporte directo sobre el embalse de Itaipú, aunque sin alcanzar montos significativos”, se indicó en los estudios oficiales que evaluaron las autoridades nacionales en el arranque de esta semana.

Por ello, de acuerdo a lo expuesto, y atento a la tendencia climática regional, los informes del Ministerio de Obras Públicas de la Nación plantearon que la última semana se desarrolló “sin grandes cambios” en materia de clima, motivo por el cual se indicó que “se acentúa la previsión desfavorable” frente a la bajante histórica que reporta la cuenca del Río Paraná.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online