La Argentina quedó muy mal ubicada en un ranking global de innovación realizado por Naciones Unidas

En el “Índice Global de Innovación 2020″ de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual, una agencia de la ONU, aparece en el puesto 80 sobre 131 países analizados. Es la peor ubicada entre las economías más grandes de la región

Los resultados de las pruebas PISA en lectura, matemática y ciencias son algunas de las debilidades que mantienen rezagada a la Argentina en el ïndice Global de Innovación".
Los resultados de las pruebas PISA en lectura, matemática y ciencias son algunas de las debilidades que mantienen rezagada a la Argentina en el ïndice Global de Innovación".

La Argentina se sitúa en el puesto 80 de un ranking mundial de innovación que abarca a 131 países, ubicándose en la décima posición entre los 18 países de América Latina y el Caribe y en el lugar 25 de los 37 países de ingreso medio-altos incluidos en el análisis. En una escala de 0 a 100, la Argentina obtiene un puntaje bajo, de apenas 28,33.

El “Indice Global de Innovación” es elaborado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), una agencia de las Naciones Unidas, que elabora el índice en base a 80 indicadores agrupados en 7 “pilares” de la innovación.

Aparecen como debilidades para el país cuestiones institucionales como el alto costo de los despidos de personal, los malos resultados de las pruebas PISA de educación en lectura, matemática y ciencias y el bajo porcentaje de graduados en Ingeniería y disciplinas científicas

El ranking 2020 es encabezado por Suiza, con un puntaje de 66,08, seguido por Suecia, Estados Unidos, Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Finlandia, Singapur, Alemania y Corea del Sur. Los países al pie del ranking son Yemen, Guinea, Myanmar, Niger y Etiopía.

De América Latina, el país mejor calificado y ubicado es Chile, en el puesto 54 (puntaje; 33,86), seguido por México (puesto 55), Costa Rica (56), Brasil (62), Colombia (68), Uruguay (69), Panamá (73) y Perú (76). Recién entonces aparece Argentina, en el puesto 80, y detrás se ubican países de economías más pequeñas y menor desarrollo, como República Dominicana, El Salvador, Paraguay, Ecuador, Bolivia, Honduras y Guatemala.

El estudio señala que América Latina es una región que tiene fuertes desequilibrios en materia de innovación, con baja inversión en investigación y desarrollo y un uso apenas incipiente de normas de protección a la propiedad intelectual.

En el ranking global, la Argentina aparece detrás de Bahrein y antes de Jordania. La calificación y la posición del país en el ranking resulta de la combinación de los siete “pilares” de la innovación que considera el estudio, de los cuales los más débiles, aquellos que más conspiran contra la capacidad de innovar en la Argentina, según el estudio son el mal funcionamiento del mercado y la calidad de las Instituciones. En esos pilares o conceptos la Argentina aparece muy rezagada, al punto que ocupa los lugares 120 y 97 de los respectivos subrankings (siempre sobre 131 países considerados).

El país tiene mucho mejores “pilares” en cuanto a Capital Humano e Investigación (puesto 48) y Sofisticación empresaria (61). Ya no tan bien, pero cercanos a la ubicación que la Argentina ocupa en el ranking global, aparecen los resultados en los pilares “Infraestructura” (70), Resultados creativos (71) y Conocimiento y Tecnología (puesto 75).

A su vez, hace más de dos meses duerme en el Senado argentino un proyecto de impulso a la “Economía del Conocimiento”, sector que creció mucho en los últimos años y tiene gran capacidad de creación de empleo.

Las posiciones que la Argentina ocupa en los subrankings, según los 7 "pilares" del "Indice Global de Innovación".
Las posiciones que la Argentina ocupa en los subrankings, según los 7 "pilares" del "Indice Global de Innovación".

A su vez, el resultado de los “pilares” surge de la consideración de una variedad de indicadores. Las “fortalezas” de la Argentina, según el estudio son el Gasto en Educación, la cantidad promedio de años de formación educativa, el porcentaje de la población que accede a educación terciaria, el gasto en investigación y desarrollo por parte del sector privado y la calidad de las universidades. También el “tamaño de mercado” aparece como un punto fuerte de la Argentina, al igual que la exportación de servicios creativos y culturales y la cantidad de marcas de origen.

En cambio, aparecen como debilidades cuestiones institucionales como el alto costo de los despidos de personal, los malos resultados de las pruebas PISA de educación en lectura, matemática y ciencias y el bajo porcentaje de graduados en Ingeniería y disciplinas científicas.

En cuanto a debilidades en materia de “sofisticación de mercado” figuran el bajo desarrollo del crédito y las microfinanzas, la baja capitalización bursátil y la baja intensidad competitiva en el mercado local. El apartado del informe sobre la Argentina también incluye como debilidades la baja tasa de crecimiento de la economía y de creación de nuevas empresas.

Seguí leyendo:

Nuevas críticas de los empresarios al impuesto a la riqueza: afirmaron que es una mala señal que espantará inversiones

La producción nacional de vehículos cayó en agosto 16% interanual, pero mejoró 21% respecto a julio

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS