Desde el inicio de la cuarentena 160 jardines de infantes cerraron sus puertas en forma definitiva

Unos 5.000 jardines privados dejaron de recibir el beneficio del Programa ATP y, según una entidad que nuclea 250 establecimientos educativos en la Ciudad, peligran 60.000 puestos de trabajo

Rosendo consideró “un despropósito” que “estemos en julio y digan que algunos jardines todavía están en proceso de análisis” para evaluar si deben o no recibir la asistencia estatal.(iStock)
Rosendo consideró “un despropósito” que “estemos en julio y digan que algunos jardines todavía están en proceso de análisis” para evaluar si deben o no recibir la asistencia estatal.(iStock)

La crisis económica que se disparó por la pandemia de coronavirus y el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) puso en jaque a los jardines maternales y escuelas infantiles de todo el país.

En ese marco, unos 5.000 jardines maternales y de infantes de gestión privada de todo el país dejaron de recibir asistencia del estado nacional para hacer frente al pago de salarios de su personal, por lo que peligra la continuidad de 60.000 puestos de trabajo, aseguró la presidenta de la Asociación Coherencia, María Teresa Rosendo.

“Hoy a la mañana (por el martes) ingresamos a la página de la AFIP para gestionar el ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, para el pago de salarios en actividades afectadas por la cuarentena) y apareció este mensaje ‘no accediste a los beneficios del programa porque tu actividad no está incluida en el mismo'”, indicó Rosendo, que además advirtió que desde el inicio de la cuarentena “ya cerraron más de 160 jardines de infantes en todo el país”.

Los 250 establecimientos educativos nucleados en la Asociación Coherencia funcionan en la Ciudad de Buenos Aires, ofrecen 20.000 vacantes y les dan empleo a entre 4.000 y 4.500 personas.

Estos errores de la AFIP afectan a 60.000 docentes y no docentes, pero además a los 212.000 chicos y sus familias, porque en muchos casos sus padres tienen que volver a trabajar y el Estado no puede hacerse cargo de la matrícula, en parte porque no cuenta con la capacidad y también porque en el caso de los jardines maternales sólo existen en la órbita privada

La docente no ocultó su enojo y puntualizó que “no hace falta aclarar que nuestra actividad es la educación y que en muchos casos realizamos tareas que el Estado no cumple, como el en caso de los jardines maternales”, para niños menores de tres años.

Ante el reclamo generalizado, señaló, “dijeron que había sido un error, pero a esta altura, en el cuarto mes de cuarentena, no valen los errores”.

En ese orden, sostuvo que desde que se implementó el ATP “a algunos jardines no se les ha pagado nada, otros cobraron abril y mayo, pero no por la totalidad de los docentes”, lo que ha provocado una serie de perjuicios a la actividad en todo el país.

“Se está dejando de lado a la infancia, no es sólo un reclamo por puestos de trabajo”, remarcó, al tiempo que destacó “el esfuerzo de nuestros docentes, que están trabajando con una continuidad pedagógica asombrosa y debieron adaptarse a una realidad que no esperaban”.

Al respecto, Rosendo precisó que “sólo recibió la ayuda el 30% de los 5.000 jardines” que hay en el país y que en el caso de la Ciudad de Buenos Aires “no se le pagó al 50% de los 250 establecimientos”.

“Estos errores de la AFIP afectan a 60.000 docentes y no docentes, pero además a los 212.000 chicos y sus familias, porque en muchos casos sus padres tienen que volver a trabajar y el Estado no puede hacerse cargo de la matrícula, en parte porque no cuenta con la capacidad y también porque en el caso de los jardines maternales sólo existen en la órbita privada”, planteó.

Rosendo explicó que la asistencia de los ATP, más allá de que consideró que no resuelven la totalidad del problema, es fundamental en la coyuntura actual porque “muchos padres dejaron de pagar las cuotas y otros directamente retiraron a sus hijos”. (NA)
Rosendo explicó que la asistencia de los ATP, más allá de que consideró que no resuelven la totalidad del problema, es fundamental en la coyuntura actual porque “muchos padres dejaron de pagar las cuotas y otros directamente retiraron a sus hijos”. (NA)

“Si cierran los jardines, ¿a dónde van a ir los chicos?”, se preguntó la presidente de Coherencia, que señaló que hubo casos en el que la desafectación de la matrícula “llegó al 80%” y que hasta se dio la particularidad de “un jardín que se quedó con dos maestras y sin alumnos”.

En referencia a la decisión del organismo recaudador de excluir a los jardines de la asistencia estatal, Rosendo dijo que “ya es la tercera vez que pasa, que capaciten a su personal, no puede ser que sigan de error en error. En la página no hay respuesta, simplemente nos dicen que todo está en proceso de análisis”.

En cuanto a la actitud que tomó en el tema el ministro de Educación, Nicolás Trotta, destacó “su buena voluntad, siempre nos dice que vamos a cobrar, que tengamos paciencia. Paciencia ya tuvimos bastante, pero parece que lo que no hay es dinero”, dijo.

Rosendo explicó que la asistencia de los ATP, más allá de que consideró que no resuelven la totalidad del problema, es fundamental en la coyuntura actual porque “muchos padres dejaron de pagar las cuotas y otros directamente retiraron a sus hijos”.

En tanto, fuentes del Ministerio de Educación dijeron a infobae que aquellas instituciones privadas que no ingresaron al programa para pagar sueldos fue debido a que no cumplían con algunos de los requisitos que establece la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En tanto, el titular de dicha cartera, Nicolás Trotta afirmó: “En el mes de abril recibieron ayuda 3600 establecimiento educativos de gestión privada en todo el país y en el mes de mayo 4600 establecimientos. Prevemos que el número será mayor en el mes de junio dado que aumentó el nivel de morosidad en el pago de las cuotas”.

Cabe destacar que el ministro de Educación señaló que ante la incertidumbre que genera la pandemia de coronavirus buscaron consensuar con las instituciones privadas de educación congelar aranceles; no cobrar servicios directos interrumpidos; diferir el pago de un porcentaje del total del arancel para aquellas familias que no puedan afrontarlos y flexibilizar o extender las fechas de pago, entre otras recomendaciones”.

Por su parte, los representantes de los jardines expresaron su apoyo al proyecto de la diputada Carla Carrizo (UCR-CABA) para que se los incluya en los programas de asistencia “como se protege a las pymes o a los monotributistas en esta emergencia sanitaria”.

Con información de NA

Seguí leyendo:

Nueva moratoria: Marcó del Pont dio detalles sobre el compromiso que el Gobierno les exige a las grandes empresas


MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS