"Voy" pertenece a la firma RefiPampa, un grupo de capitales nacionales conformado por empresas dedicadas a la extracción, refinación y transporte de hidrocarburos. (www.voyconenergia.com.ar)

La brusca caída del petróleo durante el lunes negro en los mercados abrió el debate acerca de los precios de los combustibles en Argentina. Si los mismos están atados al valor internacional del petróleo y esa es una de las razones para justificar las alzas, la pregunta que se instaló este semana es por qué no bajan los precios de las naftas en el país cuándo se derrumban los costos. En ese contexto, la marca de combustibles “Voy” informó que bajó a partir de hoy un 4% los precios de sus combustibles.

"Voy" pertenece a la firma RefiPampa, un grupo de capitales nacionales conformado por empresas dedicadas a la extracción, refinación y transporte de hidrocarburos.

La empresa lleva adelante un plan de inversión de USD 15 millones para desarrollar hasta el 2022 una red de 100 estaciones de servicio low cost, la primera en su tipo en el segmento minorista

La baja de precios es de 4% para las distintas variedades de naftas y gasoil se implementa en las 30 estaciones de servicio que la marca tiene en la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro.

La empresa lleva adelante un plan de inversión de USD 15 millones para desarrollar hasta el 2022 una red de 100 estaciones de servicio low cost, la primera en su tipo en el segmento minorista.

En un contexto competitivo por la llegada al mercado de operadores como Raizen, Puma, Gulf y Dapsa, esta empresa -autodenominada como la primera red low cost de combustibles- buscará sumar valor a las estaciones blancas o las de terceras banderas que persigan generar vínculos comerciales más beneficiosos de largo plazo.

La baja del precio de los combustibles se da luego de que el valor del barril Brent —que se usa como referencia en la Argentina cayera el lunes un 24%, lo que significó la merma más grande en tres décadas, desde la Guerra del Golfo en 1991. Sucedió después de que Arabia Saudita dijo que aumentará la producción para lograr cuota de mercado, en un momento en que el coronavirus ya está generando un exceso de suministros.

En teoría, esta situación debería provocar una caída en los precios que pagan los consumidores en las estaciones de servicio. Pero por la forma en la que funciona el mercado, no sería automática o inmediata, según explicaron especialistas en el sector. En la práctica, termina dependiendo más de la puja de precios entre productoras de petróleo y refinadoras (que son las que procesan el crudo) y de alguna decisión oficial que evite esas variaciones.

Foto de archivo. Bombas extractoras de petróleo operan en Midland, Texas, EEUU. 11 de febrero de 2019. REUTERS/Nick Oxford.
Foto de archivo. Bombas extractoras de petróleo operan en Midland, Texas, EEUU. 11 de febrero de 2019. REUTERS/Nick Oxford.

No hay que perder de vista que en medio de señales globales de actividades coordinadas de las mayores economías del mundo para mitigar el impacto de la epidemia del coronavirus, el precio del barril de petróleo Brent para entrega en mayo recuperó hoy terreno en el mercado de futuros de Londres, tras sufrir ayer su peor sesión desde la Guerra del Golfo Pérsico en 1991, y terminó en 37,73 dólares, un 9,81% más que al finalizar la sesión anterior. En tanto, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este martes con un ascenso del 10,38%, hasta 34,36 dólares el barril.

En ese marco, las acciones de la petrolera estatal YPF también experimentaron un fuerte rebote de 15,6% este martes, luego del lunes negro en el que los ADR de la compañía argentina se derrumbaron un 28%.

Seguí leyendo: