El presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce
El presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce

Fue una decisión prácticamente unánime del sector: suspender en forma preventiva el otorgamiento de nuevos préstamos destinados al consumo, hasta no tener más claro los alcances de las nuevas regulaciones del Central. Así lo definieron casi todas las 58 fintech que operan en el mercado de préstamos on line y lo mismo ocurrió con otra enorme cantidad de compañías que se especializan en el otorgamiento de créditos para población sub bancarizada.

El conflicto se desató a partir de la Comunicación "A" 6.909 del Banco Central, que básicamente prohibió el principal mecanismo de cobranza que tienen estas empresas: el débito directo de las cuentas para poder cobrar la cuota mensual del préstamo. Según la entidad que preside Miguel Pesce, la decisión busca darle mayor protección a los usuarios bancarios.

El Central aclaró ayer a través de un comunicado que las compañías especializadas en préstamos al consumo tienen otro instrumento para cobrar electrónicamente: el “Debin spot”, que en realidad requiere que cada vez que se avance con un débito de la cuenta habrá que pedir autorización expresa al deudor. Sin embargo, desde las compañías aseguraron que se trata de algo absolutamente impracticable para este tipo de préstamos. “Esta modalidad es útil para una operación puntual, pero no para algo que se reitera todos los meses”, aclararon desde una fintech especializada en el negocio de préstamos.

Las nuevas regulaciones del Central relacionadas a la cobranza de préstamos extrabancarios generó el inmediato freno en el otorgamiento de nuevo financiamiento. El consumo podría verse resentido por esta nueva regla, que en el mercado consideraron “intempestiva”

En las empresas reconocen que quedaron en una situación de extrema complejidad. La alternativa es lógicamente el pago voluntario, es decir que el débito de la cuenta se realice por decisión del deudor o que el mismo concurra con el efectivo para pagar en algún lugar autorizado. Pero en las fintech temen que aumente fuertemente la morosidad, lo que obligaría a subir más las tasas o directamente reducir los montos destinados a financiar consumo.

Si se mantiene la medida sin modificaciones, podría tener fuertes efectos sobre aquellas personas que requieren de financiamiento y sólo lo obtienen a través del circuito extrabancario. Por lo tanto, el impulso al consumo que persigue el Gobierno podría verse eclipsado por esta decisión “fuera de agenda”.

Por otra parte, el BCRA aclaró que las nuevas reglas no impactan en los préstamos ya otorgados, aún cuando se sigan cobrando las cuotas posteriormente. Sin embargo, cada préstamo otorgado desde ayer ya debe cumplir con las nuevas reglas relacionadas a la cobranza.

Crédito e inclusión financiera

No hay cifras oficiales que permitan saber cuánto se mueve a través del mercado de crédito extrabancario, pero se trata de números millonarios, con gran cantidad de empresas que operan distintos lugares del país y muchos empleos, que ahora corren peligro. En las entidades aseguran que su presencia fue clave para aumentar el acceso del público a la inclusión financiera, ya que la mayoría de sus clientes no tienen acceso al crédito bancario, pese a poseer una cuenta.

Tanto en la cámara fintech como en ABE (la Asociación de Banca Especializada, que agrupa a entidades volcadas al negocio de préstamos para consumo) se encontraban ayer en estado deliberativo. Nadie había sido informado sobre la decisión del BCRA, que tildaron de “intempestiva”. Si bien pidieron ser recibidos por el BCRA, por ahora no hubo encuentro. Habrá que esperar algunos días, teniendo en cuenta además que el titular de la entidad, Miguel Pesce, estará el fin de año participando de la reunión del G20 en Arabia Saudita.

Seguí leyendo: