Las medidas agilizan el uso de cheques de pago diferido y pagarés como herramientas de financiamiento para pymes (iStock)
Las medidas agilizan el uso de cheques de pago diferido y pagarés como herramientas de financiamiento para pymes (iStock)

Una buena noticia para las pymes: a partir de ahora será más ágil y tendrá menos costos financiarse en el mercado a través del descuento de cheques de pago diferido en la Bolsa. A través de una resolución publicada este jueves en el Boletín Oficial, la Comisión Nacional de Valores (CNV) dispuso nuevas medidas para operar con cheques y pagarés, lo que reduce el tiempo de espera para la obtención de fondos.

En relación con el cheque de pago diferido se elimina, entre otras medidas, la exigencia de liquidación de las operaciones en un plazo no menor a 24 horas, para permitir que se acorte el plazo de obtención de los fondos por parte de los emisores. En tanto, para los pagarés, se reduce de 180 a 90 días el plazo mínimo para su vencimiento y se habilita a los mercados a proponer la negociación de pagarés bajo las modalidades que considere convenientes, sin la exigencia de que sean avalados. Además, se elimina el requisito de que los pagarés negociados en el mercado de capitales sean emitidos sólo por pymes.

Es una buena medida para agilizar la cobertura de financiación para las pymes, que son las que más pueden usar esta herramienta. Esto se hace a tasa de mercado, que están altas, y por lo tanto ese problema lo siguen manteniendo. Pero cuando eso se pueda ir adecuando a mejores condiciones van a tener una fuente de financiación importante. Le dan una herramienta más al ahorrista para poder diversificar su cartera”, explicó el analista financiero Christian Buteler.

“Además, la tasa que se puede conseguir por descontar un cheque en la Bolsa es hoy mejor a la que se puede conseguir en los bancos. Es algo positivo”, agregó.

Según la resolución, el cheque de pago diferido se convirtió en un “instrumento eficaz” para el financiamiento de pequeñas y medianas empresas y es utilizado como alternativa de financiamiento para la economía productiva. Algunas de las modificaciones que se implementarán a partir de ahora:

- Se implementa un procedimiento de congelamiento de plaza, con un tiempo adicional de 2 minutos en el que cualquier comprador puede mejorar la tasa y adquirir el cheque. Se hará sucesivamente hasta que el precio llegue a un punto de equilibrio.

- Podrán ser negociados en los mercados cheques de pago diferido directos no garantizados, además de los patrocinados (librados a favor de terceros por sociedades comerciales, cooperativas, fundaciones, la Nación y las empresas del Estado) y avalados por Sociedades de Garantía Recíproca (SGR).

- No se requiere el registro previo de los cheques como condición indispensable para la negociación.

- Para los títulos de crédito emitidos con vencimiento a fecha determinada, el plazo entre su ofrecimiento a la negociación y la fecha de pago no podrá ser inferior a 20 días corridos.

En mayo de este año, con más de $9.600 millones, los cheques de pago diferido negociados en el mercado (MAVSA) alcanzaron su mayor registro histórico, con un monto récord. Hubo un crecimiento interanual del 276%. Otros $1.540 correspondieron a la negociación de pagarés. Sin embargo, luego de la devaluación de agosto, los montos cayeron.



Seguí leyendo