El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, planteó un escenario positivo de la economía comparado con los meses de zozobra del año pasado aunque lo ató a que se termine de despejar la incertidumbre política generada por las elecciones presidenciales.

El funcionario aseguró que el país comenzó a alejarse del epicentro de la crisis y eso significa que "se va recuperando la tranquilidad", elemento que también se manifiesta en el mercado de cambios, con un dólar con menos movimientos que semanas atrás.

Dujovne admitió que el gran desafío de la gestión de Cambiemos es terminar con las tasas "estrafalarias" de inflación, aunque se mostró conforme con el cambio de tendencia que registró el índice de precios en abril, que revirtió tres meses seguidos de suba.

"La incertidumbre política está jugando un rol y la dolarización de portafolios impide que baje más rápido la tasa de inflación", precisó.

El ministro rechazó además las voces de la oposición que consideran que será imprescindible reformular el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional durante la próxima gestión.

En esta nota, las frases más salientes del reportaje que el ministro Dujovne le concedió a radio Mitre: 

"La Argentina entró en 2018 a una volatilidad muy grande y salimos con las mismas reglas de juego que entramos. Tuvimos que elevar algunos impuestos a la exportación en medio de la crisis para poder superarla, pero no apelamos a default, a un cepo ni a todos los recursos que se usaron en la Argentina en el pasado".

"En la medida que uno empieza a alejarse del epicentro de la crisis, se va recuperando la tranquilidad y eso se manifiesta en lo cambiario".

"Vamos a eximir de la tasa de estadísticas a las empresas temporarias. También lo vamos a hacer para la importación de maquinaria destinada a Vaca Muerta, porque queremos preservar lo que está ocurriendo ahí porque es muy potente".

Vaca Muerta,una de las principales apuestas del país  (Thomas Khazki)
Vaca Muerta,una de las principales apuestas del país  (Thomas Khazki)

"La Argentina tiene un esquema de tipo de cambio flotante. Hemos logrado que el tipo de cambio se mueva muy parecido al resto de las monedas emergentes".

"De aquí en adelante, la incertidumbre juega un rol crucial. Nosotros pensamos que en la medida que pasen los meses, la incertidumbre política puede bajar si la sociedad va manifestando su intención de voto y, como nosotros creemos que va a suceder, Mauricio Macri es elegido el próximo presidente de la Argentina. También puede ocurrir el fenómeno inverso".

"No hay nada para festejar con una inflación de 3,4%, pero sí es importante que luego de tres meses que aumentaba el índice con respecto al mes anterior, en abril empezó a bajar. Pensamos que en mayo va a seguir bajando y es importante que se haya dado vuelta la tendencia".

"Pensamos que estamos haciendo lo correcto para bajar la tasa de inflación, con una política fiscal muy restrictiva, una política monetaria muy sólida donde el Banco Central ya no financia al tesoro y con precios relativos de equilibrio, porque ya no tenemos tarifas atrasadas, y un tipo de cambio competitivo. Uno tiene que esperar que la inflación baje en los próximos meses y tiene que bajar de manera sólida".

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne (REUTERS)
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne (REUTERS)

"La incertidumbre política está jugando un rol y la dolarización de portafolios impide que la inflación baje más rápido. Una vez que se despeje esa incertidumbre, vamos a tener una inflación mucho más baja".

"Yo pienso que no es necesario renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Es un stand by cuyos desembolsos finalizan el año que viene. Si la Argentina quisiera tener desembolsos adicionales, debería tener a partir de 2021 un nuevo programa. Todo va a depender de si la Argentina es capaz de recuperar el acceso a los mercados".

"Las tasas de interés tienen niveles estrafalarios porque la inflación es estrafalaria. La tasa de interés tiene que ser alta porque el ahorrista tiene que recibir un rendimiento que supere la tasa de inflación, que es la única manera para volver a confiar en la moneda local".

"Cuando uno mira el superávit, hemos vuelto a la posición fiscal de 2011, año en los cuales la Argentina crecía. Hemos podido retrotraer el homicidio macroeconómico del segundo mandato de Cristina Kirchner".

"La Argentina está lista para volver a crecer. La incertidumbre política dificulta que la Argentina arranque, pero el país está listo para volver a mostrar un crecimiento que no tuvo desde 2012".