(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

El Gobierno nacional concretó el traspaso de Edenor y Edesur a la ciudad y a la provincia de Buenos Aires. El acuerdo se había firmado el 28 de febrero en la quinta de Olivos entre el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En la primera cláusula del acuerdo, las partes se habían comprometido a darles la mayor celeridad a sus trámites administrativos tendientes a finalizar lo antes posible el proceso. Y hoy finalmente el Gobierno nacional llegó a un acuerdo con Edenor y Edesur por las deudas acumuladas por el Estado, sobre todo entre los años 2006 y 2015, y traspasó su jurisdicción a la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires.

La Provincia Provincia y la Ciudad asumen desde ahora los derechos y obligaciones de los contratos de concesión, queda pendiente la aprobación por parte de la legislatura de la Ciudad y la publicación de un decreto por parte del ejecutivo provincial.

Según informó la secretaría de Energía, el traspaso no tendrá costos para el Estado nacional ya que "compensará estas deudas, junto con las referidas al tope de la tarifa social y el acuerdo marco para el suministro en asentamientos informales, con las multas que adeudan las empresas y los adelantos otorgados hasta el 2015 mediante CAMMESA, en concepto de incrementos tarifarios a cuenta. Por encima de estas compensaciones, Edesur deberá pagar $3.858 millones al Estado Nacional".

Las compañías se comprometieron a realizar inversiones en obras de infraestructura para la mejora del servicio por $3.000 millones en el caso de Edenor y $4.000 millones en el caso de Edesur. Estas inversiones, que son adicionales a las acordadas en la Reforma Tarifaria Integral (RTI) y tendrán que realizarse en un plazo de cinco años, serán supervisadas por el nuevo ente regulador.

Al mismo tiempo, la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires acordaron la creación de un nuevo organismo de control que será denominado Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE).

Y se aclaró también que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) continuará sus funciones de control del transporte de energía eléctrica y de agentes del mercado.