La recuperación de la actividad primaria es el pilar de la modesta reactivación intermensual
La recuperación de la actividad primaria es el pilar de la modesta reactivación intermensual

Por tercer mes consecutivo el indicador adelantado del Indec sobre el desempeño del PBI arrojó una variación levemente positiva respecto del período inmediato anterior. Ajustado por estacionalidad para que resulte comparable la actividad de un febrero con 28 días con un diciembre de 31, además de otros factores más relevantes, consolidó la desaceleración de la recesión, tras un pico de caída interanual de 7,4% que acusó en noviembre de 2018, a 4,8 por ciento.

El EMAE consolidó la desaceleración de la recesión, tras un pico de caída interanual de 7,4% que acusó en noviembre de 2018, a 4,8 por ciento

Y si bien la recuperación intermensual de febrero de 0,2% fue muy modesta, fue suficiente para determinar que el nivel agregado de actividad real se aproximara al que registraba en octubre de 2018, cuando el equipo de Hacienda y del Banco Central encaró una inédita política de endurecimiento fiscal y monetario, en busca del déficit cero y desinflación, a partir de la emisión cero.

En una mirada general se observa que sobre 15 grandes ramas de actividad, más Impuestos netos de subsidios, acusaron disminución respecto de un año antes 11; repuntaron 2; y se estancaron 2, pero cuando se analiza la contribución al resultado general el Indec detectó que sólo 4 fueron decisivos para provocar la caída del 4,8%: comercio y reparaciones 1,6 puntos porcentuales; industria manufacturera 1,3 pp; sistema financiero y seguros 0,4 pp; y transporte y comunicaciones 0,3 pp. El agro atenuó el receso en 0,3 puntos porcentuales.

Justamente, el agro, a través de la perspectiva de una singular cosecha, con más de 145 millones de cereales y oleaginosas, más la mejor perspectiva del ciclo ganadero, fue el único sector que acumuló 7 meses con variación positiva, tras dos años malos, afectados por las inundaciones primero, y la sequía después.

El agro fue el único sector que acumuló 7 meses con variación positiva, tras dos años malos, afectados por las inundaciones primero, y la sequía después

Mientras que del otro lado, el conjunto de la industria manufacturera acumuló 10 meses con signo negativo, aunque más atenuado que en los meses previos, como también experimentó la rama de la construcción.

Por el contrario, la conjunción de apreciable disminución de la capacidad de compra del ingreso de los trabajadores y la fuerte suba de las tasas de interés que alentó la disminución de los stocks para la venta, determinaron que el conjunto del comercio y reparaciones sumara 8 meses en recesión, de los cuales los últimos 6 a tasa de dos dígitos porcentuales en comparación con los máximos del año previo.

De todas formas, la estadística del Indec acumuló en febrero 3 meses consecutivos de suba intermensual, ajustada por estacionalidad, un fenómeno que no se observaba desde fines del tercer trimestre y gran parte del cuarto de 2017, cuando el índice agregado de actividad alcanzó los máximos del gobierno de Cambiemos.

"La dinámica de marzo es muy distinta a la del primer bimestre, la inestabilidad cambiaria había comenzado a afectar a la actividad", según el índice de difusión de LCG (Labour, Capital & Growth) que dirige el economista Javier Okseniuk, sobre la base de 30 variables de las cuales ya se conoce el dato actualizado de marzo de 11 variables.

La estadística del Indec acumuló en febrero 3 meses consecutivos de suba intermensual, ajustada por estacionalidad, un fenómeno que no se observaba desde fines del tercer trimestre y gran parte del cuarto de 2017

Mientras que en el nuevo escenario de suba de las tasas de interés de referencia que fija el Banco Central en cada licitación de Letras de Liquidez (Leliq) para controlar la escalada del tipo de cambio el consenso de los economistas estima que la recuperación de la actividad sólo podrá quedar concentrada en el agro y las industrias extractivas focalizadas en la exportación.

Seguí leyendo: