El Secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, presentó este miércoles por la tarde una actualización de las proyecciones de la presente campaña agrícola. Se prevé una cosecha total de 145 millones de toneladas de granos y oleaginosas, que derivaría en ingresos por 28.1000 millones de dólares, 5.100 millones de dólares más que en el ciclo anterior.

El cultivo "estrella" de la campaña será el maíz. El gobierno proyecta una cosecha de 55 millones de toneladas, de las cuales 30 millones de toneladas se destinarán a la exportación que le permitirá a la Argentina recuperar el 2° lugar del ranking mundial de exportadores del cereal. Para la soja, las estimaciones de cosecha ascienden a 55.900.000 toneladas.

Entre ambos cultivos gruesos suman se alcanzará el volumen del total de la cosecha del ciclo 2013-2014, donde la trilla fue de 111 millones de toneladas.
Etchevehere, quien estuvo acompañado por sus principales colaboradores en la presentación de los últimos datos, destacó el esfuerzo realizado por los productores y todos los integrantes de las cadenas de cultivos, quienes lograron sobreponerse rápidamente a las complicaciones que generó la sequía en la campaña pasada.

El funcionario también recordó que la decisión del gobierno del presidente Mauricio Macri de eliminar, en diciembre de 2015, las trabas para comercializar trigo y maíz, permitió mejorar el escenario de la rotación de cultivos que posibilitó combatir las malezas resistentes y contar con suelos saludables.

Comercialización

El momento actual de la economía nacional aguarda el aporte de la agroindustria nacional, ya que los dólares de la cosecha podrían traer alivio en términos de oferta. En ese sentido el Secretario Etchevehere aseguró que los productores "comercializarán normalmente la cosecha", en un escenario de caída de precios internacionales, donde en soja la baja es de 60 dólares por tonelada.

Una encuesta a productores agropecuarios realizada por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, reflejó que en promedio los productores necesitarán vender el 48% de la cosecha de soja y el 44% de la de maíz para hacer frente a las necesidades financieras desde ahora y hasta el mes de julio, lo que seguramente va a provocar una fuerte presión vendedora en los próximos meses.

Al ser consultados los productores sobre el destino que tendrá el excedente, el 31% se va a almacenar sin precio fijo, el 39% se destinará a comprar insumos, un 25% de los productores realizarían inversiones, como por ejemplo en la compra de maquinaria agrícola, y es muy bajo el porcentaje de productores que destinarían los excedentes a inversiones financieras, como plazo fijo, dólares, etc.