La caída de los precios de los bonos elevó las tasas de interés implícita en la renta fija.
La caída de los precios de los bonos elevó las tasas de interés implícita en la renta fija.

Después de la potente alza de las últimas ruedas, el Riesgo País argentino tiende a estabilizarse, aunque se mantiene próximo a los 850 puntos básicos.

El indicador de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, avanza seis unidades este martes, a 851 enteros.

El lunes llegó a alcanzar los 858 puntos básicos, un nivel máximo desde el 17 de junio de 2014, cuando la Argentina atravesaba un default "selectivo" de sus bonos reestructurados.

Los rendimientos de los Treasuries de EEUU operaban con leves caídas, mientras los inversores aguardan a la publicación de nuevos datos económicos durante la jornada. El retorno a 10 años se ubicaba en 2,585% anual.

"Las últimas medidas económicas, junto a las más recientes encuestas electorales, vienen potenciando la desconfianza inversora, y ello se refleja en los fuertes castigos que acumulan las cotizaciones de acciones y bonos locales, con el riesgo país ya alcanzando los 850 puntos básicos", manifestó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

Desde Portfolio Personal Inversiones subrayaron que en la última rueda, "los bonos en dólares cerraron con mayoría de bajas con caídas acentuadas en la parte media de la curva. De esta forma, los rendimientos llegaron hasta el 16,8% anual con duration de hasta 10 años".

La prudencia inversora se sustenta en la difícil coyuntura económica doméstica y por la incertidumbre política a seis meses de las elecciones presidenciales.

El Riesgo País argentino se mantiene en un rango máximo en casi cuatro años

"Esto se dio en un marco de gran escepticismo de los inversores sobre las medidas económicas recientemente implementadas por el Gobierno", puntualizaron en Research for Traders.

La semana pasada se presentó una batería de medidas del Banco Central para dar previsibilidad al mercado y domar una galopante inflación, junto a otra serie de disposiciones adoptadas por el Gobierno para reactivar el consumo doméstico.

"La calma cambiaria de los últimos días obedece en buena medida a factores estacionales, que se revertirán en la proximidad de los comicios. Esto explica porque, pese a que el dólar está calmo en los últimos días, el riesgo país adoptó un curso ascendente. Asimismo, congelar nominalmente las bandas cambiarias puede acotar la volatilidad y reducir la inflación, pero a costa de un mayor atraso cambiario", definió Ecolatina.

Seguí leyendo: