El valor del dólar sigue dentro de la zona de no intervención dispuesta por el Central. (Reuters)
El valor del dólar sigue dentro de la zona de no intervención dispuesta por el Central. (Reuters)

El dólar se negoció este lunes con firme inclinación al alza. En sucursales del Banco Nación avanzó un 1,4% o 60 centavos, a $43,50 para la venta. En el promedio de bancos del microcentro porteño concluyó a $43,69 para la venta.

En el mercado mayorista se pactó a 42,48 pesos (+58 centavos). En el transcurso de 2019 la divisa estadounidense se encarece 12,7 por ciento.

El valor del dólar alcanzó un máximo histórico nominal el pasado 5 de abril, a $44,96 en el promedio al público y $43,93 mayorista.

El monto operado en el segmento de contado (spot) fue de unos USD 690,2 millones, mientras que en futuros se transaron USD 589 millones en el ROFEX.

Vale recordar que, tal como viene ocurriendo desde la semana pasada, el BCRA vendió a cuenta del Tesoro USD 60 millones en el mercado cambiario, a un valor promedio de 42,6041 pesos.

Los contratos de dólar futuro (en pesos atados al tipo de cambio) terminaron a $42,98 para fin de abril, y $59,20 para diciembre de 2019.

Cabe recordar que el Banco Central dispuso hasta fin de año mantener inalterada la zona de "no intervención", con un piso de $39,755 y un techo de 51,448 pesos. De alcanzarse dicho techo, la autoridad monetaria quedará habilitada a intervenir con ventas de hasta USD 150 millones diarios, con anuencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"A nuestro entender, la medida (del BCRA) de llegar hasta diciembre con los actuales precios del dólar, sólo da una intención de fijar un tipo de cambio orientativo, ya que no asegura –visto en la práctica- que intervenga en el piso fijado de 50 millones comprando respetando el precio, ni vender 150 millones en el máximo, si la demanda lo supera", dijo a Reuters Fernando Izzo, analista de ABC Mercado de Cambios.

Por otra parte, el paquete de medidas oficiales que apuntan a ponerle un coto a la inflación, como el congelamiento de tarifas y de algunos productos por seis meses, podría incidir de manera indirecta en el mercado de cambios, al reducir las expectativas de aumento de precios.

"Las medidas (…) confirmaron que el Gobierno buscará apreciar el tipo de cambio e impulsar el consumo antes de las elecciones, reaccionando con todo lo que tiene para dar ante la adversidad de las últimas encuestas", indicó un reporte del Grupo SBS. "La clave pasará por ver si estos cambios logran descomprimir las expectativas de inflación o terminan afectando la confianza en el programa monetario", añadió.

"Estas medidas buscarán tener un efecto que aplaque la volatilidad sobre el tipo de cambio y por lo tanto sobre el proceso de desinflación", afirmó la banca de inversión Puente.

"Con una mayor calma del lado cambiario, la inflación sigue siendo el principal problema", aportó la consultora Axis. Añadió que "el Gobierno va entonces por prácticamente la única opción que le queda: el control directo sobre precios".

Seguí leyendo: