El titular del BCRA, Guido Sandleris
El titular del BCRA, Guido Sandleris

El dólar tuvo su tercera caída consecutiva y el minorista se alejó de la zona de los $ 45 que llegó a rozar el miércoles pasado. La ayuda del contexto internacional fue clave para que la divisa cediera posiciones y el mes arrancara positivamente para el peso y en general los activos argentinos. Con la expectativa del ingreso de los agrodólares y las ventas que arrancará en breve el Tesoro, ahora algunos analistas creen que el tipo de cambio podría volver al piso de la banda inferior.

El dólar mayorista, que es el que define cuándo puede o no intervenir el Central, perdió ayer más de 1,5% para finalizar a $ 42,71. Ese nivel se ubica aún 8% por encima del piso de la banda cambiaria, aunque a mediados de la semana pasada esa brecha se había acercado al 11%.

Ahora la banda inferior se ubica en $ 39,40, pero con el deslizamiento a un ritmo de 1,75% mensual superaría los $ 40 a principios de mayo.

La oferta de dólares superaría la demanda en abril, pero especialmente en mayo. Y esto sería clave para estabilizar la cotización. Luego dependerá mucho del ritmo de dolarización de cartear para mantener la “paz cambiaria”

El jefe de research de Cohen Sociedad de Bolsa, Juan José Vázquez, detalló las causas que podrían llevar al tipo de cambio nuevamente a perforar la zona de no intervención, o al menos quedar muy cerca. Fue uno de los más contundentes a la hora de evaluar el comportamiento de la divisa. Otros prefieren ser más cautos por los efectos que genera el "ruido" preelectoral.

Según sus cálculos, a lo largo del segundo trimestre ingresarán unos USD 5.700 millones al mercado cambiario, sólo entre las liquidaciones del campo y las liquidaciones por parte del Tesoro.

"El tipo de cambio debería evidenciar menos volatilidad, con una tendencia decreciente, retornando a niveles en torno a la banda inferior durante el trimestre", indicó el experto. Este análisis también incluye un aumento de la dolarización de portafolios a partir de junio, a medida que se acercan las elecciones y sobre una vez que se conozcan quiénes son los candidatos.

Pero aún ante este escenario, que es el más probable dada la gran incertidumbre existente, el excedente de divisas rondaría los USD 2.700 millones entre abril y junio. Y esta masa de divisas impulsaría a la baja al tipo de cambio de manera significativa. Al menos de acuerdo a estos análisis.

El fin de semana, Infobae publicó un reportaje al número de Hacienda, Miguel Braun, donde también deja en claro la postura del equipo económico: hay dólares más que suficientes para afrontar este período preelectoral, por lo que no habría que esperar mayores sobresaltos cambiarios. En marzo, el dólar subió casi 11% sobre todo por la escasez de oferta del mercado. Esta situación debería revertirse desde este mes.

Pero en el primer día de abril jugaron otros factores a favor de un descenso de la cotización. Por un lado, el Banco Central confirmó que la tasa de referencia no bajará del 62,5% a lo largo de todo el mes (actualmente se ubica apenas por encima del 68%).

Así la entidad que preside Guido Sandleris dejó en claro que aún cuando haya presión bajista sobre el tipo de cambio, los rendimientos en pesos seguirán siendo atractivos. La idea  sería no repetir los errores de enero, cuando el Central se apresuró a bajar las tasas desde el 59% al 44% ante la disminución del tipo de cambio.

Pero además, resultó fundamental la recuperación del real y de otras monedas emergentes contra el dólar. Fue una jornada muy favorable en general para los activos de riesgo y los bonos y acciones argentinas no estuvieron al margen. Dentro de este cuadro, era esperable que el dólar opere en baja, algo que sucedió durante la mañana y se profundizó a última hora.