La industria argentina retrocedió a niveles de producción de 2007.
La industria argentina retrocedió a niveles de producción de 2007.

La utilización de la capacidad instalada en la industria alcanzó en septiembre un promedio del 61,1% y retrocedió 7,8 puntos porcentuales respecto del nivel que tenía en el mismo mes del 2017, informó el INDEC.

De acuerdo con las cifras, la producción de productos de caucho y plástico, la edición e impresión, la industria textil, la metalmecánica y la automotriz, están funcionando por debajo de la mitad de su capacidad productiva.

Los sectores industriales que presentan niveles de utilización superiores al nivel general fueron los de las industrias metálicas básicas (84,3%), refinación del petróleo (75,7%), insumos para la construcción (74,1%), papel y cartón (73,8%), productos del tabaco (66,5%) y sustancias y productos químicos (63,2%).

Según el informe del INDEC, los bloques que se ubicaron por debajo del nivel general fueron productos alimenticios y bebidas (59,4%), productos de caucho y plástico (52,4%), edición e impresión (50,7%), productos textiles (49,1%), la industria metalmecánica excepto automotores (46,0%) y la industria automotriz (44,8%).

En la comparación interanual la industria textil es la que más bajó su capacidad productiva y cayó un 28,1 puntos porcentuales, debido a la menor actividad en la fabricación de hilados de algodón, tejidos planos y de punto.

La baja de las exportaciones y la caída en el mercado interno de autos, provocó que la industria este utilizando solo el 44,8% lo que significa una baja del 21,5%, respecto de los niveles de producción de septiembre de laño pasado.

La industria de Edición e impresión presenta una baja del 19,5%, la metalmecánica con una contracción del 15,9% y la del tabaco que disminuyo el 13,9%, comparando el promedio de 66,5 de este septiembre contra el 77,3% que tenía un año antes.

En la comparación interanual la industria textil es la que más bajó su capacidad productiva y cayó un 28 puntos

Le siguieron la elaboración la refinación de petroleo, con una baja del 11,6%, papel y cartón con 10,5%, productos de caucho y plástico con un 7,9% y la producción de alimentos y bebidas que se contrajo un 7,4.

La producción de insumos para la construcción es el que ostenta la menor caída interanual con una baja del 1,2%, como consecuencia de la baja en la actividad de la obra pública y privada que impactó principalmente en la producción de cemento.

El único sector que muestra crecimiento fue el de las industrias metálicas bajas que superó en septiembre en un 4% el nivel de producción que tenía hace una año atrás.

Seguí leyendo: