La gradualidad de las subas se buscará por la aplicación en dos momentos.
La gradualidad de las subas se buscará por la aplicación en dos momentos.

Las tarifas de electricidad volverán a aumentar para todo el país a partir de 1 de diciembre. Y ya se conocen los porcentajes de la propuesta oficial para las facturas de usuarios residenciales del área metropolitana de Buenos Aires, donde los subsidios económicos más pesaron en los últimos años.

Con un aumento en dos tramos, la propuesta oficial presentó subas finales promedio del 77% entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, según surgió de la audiencia pública del Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE), en la ciudad de Buenos Aires. El impacto más fuerte se sentirá en el próximo mes, al desdoblar la suba: el alza será del 43% promedio en diciembre, mientras que en febrero, los aumentos promedio serán del 24%.

Durante el primer tramo de aumento, el 90% de los usuarios tendrá una suba máxima del 39%, mientras que uno de cada 10 usuarios tendrán un aumento en sus facturas del 47%. Siempre como tope máximo.

"Por una decisión política del gobierno anterior, la energía eléctrica en la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires estaban muchos más subsidiadas que en el interior, donde se seguía el marco regulatorio y se actualizaba la distribución", aseguró el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en diálogo con Infobae y otros medios de prensa.

Esta situación también se da para febrero: para el 90% de los clientes de Edenor y Edesur, la suba será del 18% como techo. Para el 10% restante, en cambio, el aumento será de hasta el 28%. Una vez que el Gobierno considere las recomendaciones de la audiencia pública, el primer tramo tarifario se informará el último día de noviembre, mientras que el segundo se publicará el último día de enero en el Boletín Oficial.

Este aumento se da por dos motivos: una suba que estaba prevista que se aplicara en agosto pero que finalmente no se hizo -al considerar que no se debía mezclar las elecciones legislativas con la audiencia púbica- y en segundo lugar, por la actualización de costos que piden las empresas por la inflación del año pasado.

Un hogar que consume 150 KwH por mes que pagará $200 por mes antes de impuestos en diciembre, abonará 235 pesos a partir de febrero, de acuerdo a la presentación que mostró Cristina Tonnelier, funcionaria del ENRE. En segundo lugar, un consumidor de Edenor o Edesur que consume 325 kWh por mes, pasará de pagar $450 a $530 de diciembre a febrero. Sin embargo, la presentación no incluye el valor nominal actual, que fue calculado por este medio en base a facturas de clientes actuales.

Estos porcentajes se informaron en la audiencia pública del Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE), ya que el Estado nacional tiene injerencia en el Valor de Distribución que se aplica en estos dos distritos, donde operan las dos compañías.

Más allá de estas subas, el Estado aún sigue subsidiando el consumo de la energía. El consumidor final paga hoy un equivalente de $640 del costo de la energía, contra los $1.370 de lo que sale. A partir de febrero de 2018, el consumidor pagará $1.077 del costo de la energía, contra $1.440 de lo que saldrá. La demanda paga un 74%, mientras que el Estado paga el restante.

LEA MÁS: