Tres goles en cuatro minutos de River y furia de Pizzi: la pesadilla que vivió Racing en el complemento

Errores garrafales en la defensa generaron la bronca del entrenador de La Academia. Esas fallas fueron claves para la goleada del equipo de Marcelo Gallardo, que se quedó con la Supercopa Argentina con un contundente 5-0

La reacción de Pizzi tras los errores garrafales de Racing

Fue una noche para el olvido para Racing en la final de la Supercopa Argentina donde River lo goleó por 5 a 0. El primer tiempo fue parejo y de hecho al minuto el conjunto de Avellaneda tuvo la primera llega con un zurdazo de Matías Rojas que exigió a Franco Armani. El gol de Rafael Santos Borré fue la única diferencia entre los dos equipos en los 45 minutos iniciales. En el entretiempo, Juan Antonio Pizzi les habló a sus dirigidos que fueron por el empate, pero el complemento fue una pesadilla.

Todo se desmoronó tras el segundo gol del conjunto Millonario con la primera que tocó Julián Álvarez (reemplazó a Borré). El juvenil hizo una gran jugada por el sector derecho de Racing y definió de derecha. Iban 23 minutos, pero iba a haber novedades para este boletín. Y llegaron muy pronto debido al desorden defensivo que mostraron los dirigidos por Pizzi.

A los 24, Racing perdió la pelota en el medio campo por un anticipo del uruguayo Nicolás De La Cruz que puso el 3 a 0. En ese momento el entrenador de La Academia quiso que se lo trague la tierra y su gesto fue elocuente. Agarró sus lentes y los tiró contra el banco de los suplentes. Aunque la bronca del ex futbolista continuó dos minutos más tarde, nuevamente por el lado derecho de la defensa de Racing, el mismo sector del segundo gol de River. Fue con otra falla en la defensa Albiceleste, aunque desafortunada. Leonel Miranda quiso sacarle la pelota a Matías Suárez y la mandó contra su valla para el cuarto de River.

Compacto River 5-0 Racing

Fueron tres goles en cuatro minutos que resultaron mortales para Racing que tiró la toalla y le entregó el partido a su rival más allá del mérito que hicieron los jugadores que dirige Marcelo Gallardo. El quinto y último de Suárez a los 35 fue otro puñal y desde ese momento los conducidos por Pizzi quisieron que el partido se termine de una vez. Fue la conclusión de un segundo tiempo para el olvido donde todo les salió mal y River no perdonó.

La segunda mitad de esta final fue un golpe de KO para las aspiraciones de Racing en un partido clave ya que en la Copa de Liga hasta ahora no lograron un triunfo y esta era su gran oportunidad para poder reivindicarse. Para sus jugadores y para Pizzi desde su reciente llegada en este 2021. De momento no se están cumpliendo las expectativas.

Si bien es prematuro, habrá que ver cómo continúa el proceso de Pizzi a cargo del plantel de Racing. El entrenador no tuvo en el campo de juego la respuesta esperada y en el futuro cercano los partidos que se vienen en la Copa de Liga serán definitorios. Luego de varios años en la gestión del presidente Víctor Blanco, un técnico es cuestionado de forma seria y en poco tiempo.

Hoy Racing supo que era punto en Santiago del Estero, pero no pensó que iba sufrir esta dura derrota.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS