Brutal planchazo de Fernando Tobio a Borré y el penal que reclamó todo River: las polémicas en la victoria de Estudiantes ante el Millonario

El defensor ex Boca dejó a su equipo con diez hombres por una dura entrada al colombiano. Y, sobre el final, el árbitro omitió una clara mano de Leandro Díaz dentro del área

La patada de Tobio a Borré en Estudiantes River

Estudiantes le planteó un partido disputado a River, y su plan rindió frutos, sobre todo en la mayor parte del primer tiempo desarrollado en La Plata. Sin embargo, en el epílogo de la etapa inicial, sufrió un impensado revés por el brutal desliz del defensor Fernando Tobio. Por una dura entrada a Rafael Santos Borré vio la tarjeta roja, condicionando la idea del entrenador Ricardo Zielinski, quien ni lo miró mientras dejaba el campo de juego luego de la expulsión.

Corrían 46 minutos de acción cuando el ex Boca y Vélez fue a buscar una pelota con la pierna levantada ante el colombiano, que llegó antes. en consecuencia, le aplicó la suela a la altura del estómago, lo que provocó que el delantero quedara tendido sobre el césped. Facundo Tello no dudó a pesar de las explicaciones del zaguero, quien intentó persuadirlo de que había sido un balón en disputa: le mostró el acrílico rojo.

Se trató a todas luces de una entrada de juego brusco grave, en el que el jugador sancionado puso en peligro el físico del adversario por la fuerza aplicada y la brutalidad de sus movimientos. El juez midió correctamente la acción y sus consecuencias.

La expulsión obligó a Zielinski a un cambio de esquema para cubrir el bache. Hizo ingresar a Colombo por Godoy y al chico Bruno Valdez por Cauteruccio para reagruparse y conformar una línea de 5 defensores y no ofrecerle grietas a su adversario, más allá de que Estudiantes quedó con un solo atacante. El Muñeco Gallardo, mientras tanto, olfateó que encontraría menos espacios, deshizo el tridente de la retaguardia y puso a Rollheiser por Rojas, en pos de encontrar mejor calidad de pase en un contexto más cerrado aún. La expulsión incidió en el desarrollo, pero no en el resultado: Estudiantes supo soportar el asedio adversario y, cuando tuvo las chances, las aprovechó.

Sobre el final, la gran polémica del partido. Con el duelo 1-1. Paulo Díaz metió la pelota al área y rebotó en un rival. En la transmisión, en principio, pareció que había dado en el brazo pegado al cuerpo de Noguera. Una acción natural, no sancionable con penal. Pero en la repetición se ve que impacta en los brazos extendidos de Díaz. La velocidad del balón llevó al juez Tello a la confusión y perjudicó a los conducidos por Marcelo Gallardo.

SEGUÍ LEYENDO: