Pidieron la prohibición de salida del país de Cristian Pavón por la causa en la que lo acusan por abuso

El abogado que representa a la denunciante interpuso la solicitud ante la inminencia del pase del futbolista a la MLS

En la imagen, el jugador de Boca Juniors Cristian Pavón. EFE/Raúl Martínez/Archivo
En la imagen, el jugador de Boca Juniors Cristian Pavón. EFE/Raúl Martínez/Archivo

Horas después de que trascendiera que Boca y Los Ángeles Galaxy se pusieron de acuerdo para cerrar la transferencia de Cristian Pavón a la MLS (a cambio de 7 millones de dólares libres de impuestos por el 50% de la ficha), el abogado de Gisela Marisol Doyle, la mujer que lo denunció por abuso, pidió ante la Fiscalía de Alta Gracia, a cargo de Alejandro Peralta Otonello, que le prohíban la salida del país. Resta esperar la decisión del juez, que resultará determinante para la concreción o no del pase.

“No habiendo sido citado a declarar, solicito que recepte su declaración y ordene su prisión preventiva ya que existen vehementes indicios de peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación”, reza el escrito presentada por el letrado Luciano Bartolomé Bocco.

Doyle denunció que el supuesto abuso sucedió la noche del 1º de noviembre del 2019, en la localidad de La Bolsa, Córdoba, lugar al que ella asistió con amigos a una reunión. La mujer primero se había expresado en las redes sociales: “Dios hará justicia también. Solo deseo que la justicia sea justa... Porque lo que esta persona hizo conmigo no tiene nombre... un año de sufrimiento un año para salir adelante un año para fortalecerme. No voy a tener piedad como vos no la tuviste conmigo Kichan Pavón”.

Luego de su presentación en la Justicia, había ampliado su testimonio en una entrevista con el programa Cortá por Lozano, que transmite Telefe: “Abusó de mí dentro de un baño. Viví un calvario. Quiero explicarle a la sociedad que si me tomé todo este tiempo para denunciar fue porque estaba en una situación de rehabilitación. Había caído en un pozo depresivo, decepcionada totalmente por una situación que había atravesado en una fiesta a la que asistí y en la cual se encontraba Cristian Pavón”.

La solicitud de los defensores de la denunciante
La solicitud de los defensores de la denunciante

“Luego del acoso, él se retiró del baño como si nada y me dejó ahí tirada. Me empujó para abusar de mí, me empujó contra el bidet. Sus amistades pensaban que él estaba teniendo relaciones consentidas, pero no fue así. Cristian salió del baño, agarró el parlante y dijo: ‘Se terminó la fiesta, vámonos’. Y se fue con sus amigos. Yo lo empujé de bronca, se le cayó el teléfono y se le rompió. Al poco tiempo me enteré de que al irse del lugar, les dijo a sus amigos: ‘Esta culiada me rompió el teléfono’, como si fuera eso lo importante”, había señalado la denunciante, que reveló que mantenía una relación sentimental informal con Federico Pavón, uno de los hermanos del delantero.

Cuando la acusación tomó estado mediático, los abogados que representan a Cristian Pavón la desmintieron mediante un comunicado: “La denuncia en contra del señor Pavón es falsa. Por ello, Pavón denunció oportunamente esta situación ante la Fiscalía competente de turno por la supuesta comisión de los delitos de extorsión y falsa denuncia. En esa denuncia, Pavón fue convocado como testigo y aportó todo lo que conocía sobre los hechos por él denunciados”, aseguraron los letrados Gabriel y Gerard Gramática Bosch y Débora Ruth Ferrari.

Ante situaciones similares, la Justicia resolvió de diferentes formas. En el caso del ex Independiente Alexis Zárate, el defensor consiguió autorización para viajar a jugar al fútbol de Europa con una condena en primera instancia por el abuso sexual con acceso carnal de la joven Giuliana Peralta, cometido en el 2014 en un departamento de la localidad bonaerense de Wilde.

Sebastián Villa, denunciado por violencia de género por su ex pareja Daniela Cortés, quedó impedido de salir del país, pero sí le permitieron viajar con el plantel para jugar por Copa Libertadores, aunque las acusaciones son diferentes.

SEGUÍ LEYENDO: