El brutal codazo de Campuzano a Carrascal que provocó la explosión de Gallardo

Fernando Rapallini sólo amonestó al mediocampista de Boca luego del golpe al fantasista de River, cuando correspondía la tarjeta roja. En el segundo tiempo le dio un manotazo a Suárez, recibió la segunda amonestación y resultó expulsado

El Superclásico entre Boca y River le dejó lugar a la controversia. El banco de suplentes visitante ya estaba algo molesto por la falta de Buffarini a De la Cruz, que Fernando Rapallini sancionó (correctamente) con tarjeta amarilla, aunque la delegación millonaria entendió que ameritaba una pena mayor. Y a los 28 minutos del primer tiempo directamente explotó. La chispa: el golpe de Jorman Campuzano a Jorge Carrascal, que también derivó en la exhibición del acrílico amarillo, pero el color debió haber sido otro...

De colombiano a colombiano. El fantasista de la Banda movió el balón y el mediocampista tapón le puso un freno con un codazo a la altura de la garganta. El juez Rapallini lo advirtió, cobró la infracción, pero sólo sancionó el impacto con una amonestación, lo que provocó la protesta de todo River.

Campuzano utilizó el codo como un arma sin tener en cuenta el riesgo o las consecuencias para su adversario; en consecuencia, debió haber sido expulsado. Quien le marcó la falta a la autoridad del encuentro fue el asistente número 2, Gabriel Chade. Al mismo tiempo, debió haberle notificado que representaba una acción como para enviarlo a los vestuarios, algo que no sucedió.

La transmisión oficial reprodujo un diálogo entre el cuerpo técnico visitante y el árbitro asistente. “Hubo codazo en la cara”, gritó airadamente Marcelo Gallardo. Matías Biscay, ayudante de campo del Muñeco, le habría señalado “vos viste el codazo desde cerca”. A lo que Chade, con lenguaje de señas, habría replicado que el golpe había sido con el hombro. A todas luces, un error del cuerpo arbitral, especialmente en la comunicación.

Pero la mirada continuó posada sobre Chade y Campuzano. El línea omitió un claro offside a los 9 minutos del segundo tiempo, cuando Ábila picó adelantado y se fue cara a cara con Armani, quien salió y anticipó con pericia.

Y el volante se fue expulsado instantes después por doble amarilla, tras aplicarle un manotazo a Matías Suárez en el rostro.

La apertura del marcador, la conquista firmada por Ramón Ábila a los 9 minutos de acción, también generó polémica. Emmanuel Mas se proyectó con pericia por izquierda tras una buena cesión de Zárate y sacó un centro milimétrico y cargado de veneno para el ingreso de Wanchope, quien apareció por detrás de Paulo Díaz. Javier Pinola alzó la mano, pidiendo fuera de juego. Pero las imágenes de TV probaron que el delantero se encontraba en la misma línea de su marcador.

SEGUÍ LEYENDO:

“Y va el tercero”: Lucas Martínez Quarta se enteró de que volverá a ser papá con una particular referencia a Boca

La decoración de la Bombonera para vivir el Superclásico número 100 de la historia