Escándalo en Inglaterra con el hermano de uno de los jugadores de los Pumas protagonista del episodio de los tuits racistas

Juan Pablo Socino formaba parte del plantel de los Barbarians, cuando junto a un grupo de jugadores rompió el protocolo COVID y luego falseó su declaración. En consecuencia, le aplicaron una dura sanción

Juan Pablo, de 32 años, juega en Saracens y había sido convocado por Barbarians (Shutterstock)
Juan Pablo, de 32 años, juega en Saracens y había sido convocado por Barbarians (Shutterstock)

Mientras se espera la decisión de la UAR respecto de los tres Pumas protagonistas del episodio de los tuits racistas en las redes sociales (Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino), Juan Pablo Socino, hermano de uno de los implicados, recibió una dura sanción en Inglaterra por haber vulnerado el protocolo COVID y mentir para maquillar la infracción.

El ex integrante del seleccionado argentino en el Mundial de 2015 y jugador del Saracens inglés había sido invitado a formar parte del plantel de Barbarians para disputar un partido ante Los Pumas el 25 de octubre en Twickenham; cotejo que finalmente resultó suspendido. Para ello, firmó un documento en el que aceptaba cumplir con un reglamento en pos de resguardar a toda la delegación ante la pandemia de coronavirus. Sin embargo, la burbuja fue vulnerada por 13 de los jugadores y la Federación de Rugby de Inglaterra resolvió sancionarlos.

Alex Lewington, Fergus McFadden, Chris Robshaw, Richard Wigglesworth, Jackson Wray, Calum Clark, Sean Maitland, Tim Swinson, Tom de Glanville, Joel Kpoku, Manu Vunipola, Simon Kerrod y el citado Socino fueron los que vulneraron lo firmado, poniendo en riesgo al resto de la burbuja.

¿Qué fue lo que hicieron? Quebrantaron las reglas saliendo primero a un pub y luego a un restaurant. Socino estuvo en las dos excursiones prohibidas. Para darles ciertas atribuciones en un contexto complejo como el del COVID, los jugadores podían, por ejemplo, concurrir a un parque cercano a la concentración en grupos de a tres, o hasta beber alcohol.

El caso del argentino resultó más grave porque además fue de los que falseó la declaración: argumentaron que habían comprado comida en una casa de comidas rápidas y se habían sentado a comer en una plaza.

Nos gustaría disculparnos por nuestras acciones equivocadas y tontas. Lamentamos nuestra estupidez. Queremos disculparnos también por ofrecer declaraciones engañosas durante nuestras entrevistas; nuestro instinto básico, como jugadores de rugby, es mantenernos unidos y protegernos pero en este caso, ahora nos damos cuenta de que deberíamos haber dicho toda la verdad”, fue el descargo, que no alcanzó para que evitaran las sanciones.

Socino fue uno de los que recibió la pena más fuerte: recibió cinco semanas de suspensión por la violación de las reglas y otras dos por falso testimonio. Además, deberá pagar una multa equivalente a 15 días de sueldo y cumplir con 60 horas de servicio comunitario.

El otro Socino, Santiago, fue uno de los Pumas que quedaron en el ojo de la tormenta ante la difusión de publicaciones en Twitter racistas y xenófobas de hace ocho y nueve años. “Plaza Oeste está lleno de negros de mierda. ¿Por qué no ponemos cumbia fuerte y tiramos una bomba? Solucionamos unos cuentos problemas. #Nazi”, escribió en uno de ellos.

“Buenas noches. Estoy muy arrepentido y avergonzado de mis dichos que se viralizaron durante el día de hoy. Quiero pedir disculpas a quienes pude haber ofendido con lo que dije en ese momento, y lo que repudio absolutamente. Nunca dimensioné lo que podía llegar a causar, y no busco tampoco justificarlo con la inmadurez con la que me manejé. Pido disculpas también a mi familia y a mi club, es la manera en la que nunca quisiera representarlos”, escribió, a modo de mea culpa.

Tras el revuelo, la Unión Argentina de Rugby primero suspendió a Matera, Petti y Socino, pero luego, ante la presión de los clubes y de sus propios compañeros, levantó la sanción para que pudieran jugar frente a Australia en el último partido del Tres Naciones.

SEGUÍ LEYENDO: