River comienza a pensar en su armado para el 2020 y, mientras Marcelo Gallardo y los jugadores están de vacaciones, la dirigencia pisa el acelerador en busca de una de las grandes revelaciones de la primera parte de la Superliga. José Paradela, el mimado de Diego Maradona en Gimnasia La Plata, es el apuntado por el Millonario para suplir la baja de Exequiel Palacios en el mediocampo.

La negociación empezó como un simple rumor en el marco de un mercado de pases local que no tiene grandes sorpresas. En las últimas horas, Gabriel Prellegrino, presidente del Lobo, confirmó el interés del club de Núñez por la más reciente joya surgida de las inferiores del elenco platense. El dirigente también reveló el pedido que le hicieron a sus pares Millonarios.

Esperemos que se quede seis meses más. Le decimos a River que se lo lleve, que es un jugador excelente, con una educación bárbara, un futbolista que juega muy bien, pero queremos que se quede hasta mayo, hasta que termine este campeonato", dijo Pellegrino, que hace algunas semanas renovó su mandato al frente de Gimnasia, en una entrevista con la TV Pública.

La gran preocupación del equipo que dirige Maradona pasa por perder a una de sus máximas figuras justo cuando está peleando por mantener la categoría (hoy se encuentra último en la tabla de los promedios. En ese sentido, el Presidente del club señaló: "La realidad es que nos jugamos una parada brava de acá hasta el final del torneo, así que si lo podemos sostener... No creo que River quiera que nosotros descendamos. Espero que nos den una mano”.

M
M

Más allá de esta inquietud, Pellegrino tomó como un buen gesto que el DT del Millonario se fije en Paradela: “Que lo pida Gallardo, que lo pida River, es un lujo. Nos pone muy contentos".

El enganche o mediocampista mixto, de 21 años, es la gran aparición de Gimnasia en la era de Diego Maradona. Arribó al Lobo en 2018, tras una prueba; oriundo de Quiroga, provincia de Buenos Aires, antes se destacó en Rivadavia de Lincoln, club donde debutó a los 15 años. En La Plata primero fue parte del plantel de Reserva y comenzó a destacarse bajo la tutela de Mariano Messera. Pedro Troglio le permitió el salto a la élite, pero lo utilizó poco.

Fue Pelusa, de 59 años, el que le dio el último empujón. En su primera semana en el Tripero se acercó a ver los nuevos valores de la Reserva. Le bastaron unos minutos del entrenamiento para señalarlo. “Mándenmelo al plantel de Primera”, pidió. Al segundo partido de Diego en Gimnasia lo hizo ingresar en el segundo tiempo y enseguida mostró pinceladas interesantes. Con un juego similar al de Nacho Fernández, tuvo su pico de rendimiento en la última victoria del Lobo ante Central Córdoba de Santiago del Estero, por la Superliga.

SEGUÍ LEYENDO: