Matías Almeyda habló del último Superclásico disputado en la Bombonera, previo al descenso de River en junio de 2011 (Foto: NA)
Matías Almeyda habló del último Superclásico disputado en la Bombonera, previo al descenso de River en junio de 2011 (Foto: NA)

Este 26 de junio se cumplen ocho años del descenso de River a la Primera B Nacional. Tras caer en la promoción ante Belgrano de Córdoba, el Millonario perdió la categoría por primera vez en su historia. Un año después, logró la ansiada vuelta a la primera división de la mano de Matías Almeyda.

El "Pelado" formó parte del equipo que perdió la categoría en 2011 como futbolista. Una vez consumado el descenso, se calzó el buzo de entrenador y se hizo cargo del peor momento de la historia del club. Tras una temporada durísima, el Millonario retornó a primera división.

Un día como hoy, pero ocho años atrás, River descendía por primera vez en su historia a la B Nacional (Foto: NA)
Un día como hoy, pero ocho años atrás, River descendía por primera vez en su historia a la B Nacional (Foto: NA)

En una entrevista con Súper Deportivo Radio por Radio Villa Trinidad, Matías Almeyda realizó una polémica denuncia que involucra a Boca: "Recuerdo bien ese partido, una injusticia. Fue el inicio para irse a la B. Ese día, no nos cobraron unos cuantos penales y cambiaron el árbitro la noche previa. Fue todo un poco raro".

Almeyda se refirió al último Superclásico disputado en la Bombonera, previo al descenso de River. Fue el 15 de mayo de 2011, con victoria de Boca por 2 a 0 con goles de Juan Pablo Carrizo, en contra, y Martín Palermo. El árbitro fue Patricio Loustau, quien tuvo un mal desempeño y expulsó a Matías Almeyda y a Clemente Rodríguez.

Matías Almeyda se va expulsado junto con Clemente Rodríguez

Como dijo el "Pelado", ese partido fue el principio del fin porque River, que venía de caer ante All Boys y buscaba un triunfo en la Bombonera para resurgir y abandonar el fantasma del descenso, se hundió aún más al perder con su clásico rival y luego no volvió a ganar en el torneo, que terminó con la promoción ante Belgrano y el posterior descenso a la B Nacional.

Tras la expulsión en aquel encuentro, Matías Almeyda se retiró de la Bombonera besándose la camiseta de cara a la hinchada local. "Lo hice por la pasión y amor por la camiseta que llevaba puesta. River fue mi casa. Sentí orgullo por lo que llevaba puesto, e injusticia por lo que había sido ese partido. Lo recuerdo muy bien, fue el inicio de haberse ido a la "B". Ese día no nos cobraron unos cuantos penales, se había cambiado el árbitro a la noche, fue todo raro. Lo que hice fue en protesta. Yo era uno de los más grandes y me daba cuenta de muchas cosas y de lo que iba sucediendo. Me hubiese encantado convertir un gol y no ser expulsado por eso", recordó.

La denuncia de Matías Almeyda por las "cosas raras" que notó en el Superclásico del 15 de mayo de 2011 disputado en la Bombonera

Y sobre el paso en la B, agregó: "Fue un año muy difícil. Nunca había vivido algo así como jugador. Era destructivo. Si hacíamos 7 goles era porque no jugábamos contra nadie, y si nos metían dos, éramos los peores. Ese año envejecí 7, porque lo vivía con mucha pasión. Dios quiera que nunca más descienda, pero sirvió para que se den cuenta que los grandes caen y hacen las cosas mal para caer. Por más que seas grande, las cosas se deben hacer bien".

Matías Almeyda también habló de los ataques de pánico y la depresión en la que cayó pero que pudo salir. La idea del suicidio y la vital ayuda de su familia. A continuación, las frases más importantes del actual DT de San José Earthquakes de la Major League Soccer de los Estados Unidos.

La dura confesión de Almeyda sobre la idea del suicidio tras sufrir depresión

Su retiro del fútbol profesional y la visión que el hincha de River tiene de él:
"Mi etapa como jugador fue linda, no con el final que deseaba. Me hubiese encantado retirarme despidiéndome como la gran mayoría de los jugadores, poniéndome los botines y diciendo 'bueno, este es el último partido que juego'. Mi final fue un poco como fue mi vida, me fui a la "B" con River y a los tres días asumí como entrenador. Todo bastante extraño. Tocó así y se acepta y voy para adelante".

"El hincha de River en su mayoría demuestra mucho cariño y no se olvida de muchas cosas importantes. Me queda eso. Me hubiese gustado terminar mi etapa como jugador, quedó abierta. Abrocharme el botín y con el pitazo final decir, 'acá terminó', y no lo tuve".

Los ataques de pánico y sus problemas con la depresión:
"Todos te enseñan a jugar pero nadie te enseña a retirarte, a dar un buen pase pero no a estudiar. Mientras jugás al fútbol sos analizado por el mundo que nunca jugó al fútbol, es una pasión de multitudes pero se vive las 24 horas. Hay que ver qué problema tuvo el jugador, si se peleó con la novia, si su hijo tiene fiebre, y mucho más. Eso juega en un nivel emocional muy grande".

"En el ambiente del fútbol hay mucha hipocresía, cuando jugás te llaman mucho, cuando dejás empiezan a dejar de llamarte, cada vez menos hasta que no lo hacen más. Yo eso lo puse a prueba conmigo porque me retiré a los 30 años y jugaba en el Inter de Milán, tenía contrato y decidí no seguir más y volver. Los cercanos, no mi familia sino otros, me decían que estaba loco porque dejaba mucho dinero, por el momento en el que me encontraba y por estar en ese tiempo en la Selección, y yo a mi vida la vivía desde otro lado. Ahí me di cuenta de la falsedad y el interés que hay en el ambiente del fútbol y dije, 'algún día seré entrenador y por lo menos mi trato hacia el jugador va a ser totalmente diferente'".

Matías Almeyda junto a su familia (@peladoalmeyda)
Matías Almeyda junto a su familia (@peladoalmeyda)

"Desde ahí comencé a entrar en una depresión grande porque me di cuenta en la falsedad en la que viví durante muchos años. Arranqué con una psicóloga y de a poquito fui saliendo y por suerte eso ya quedó en el pasado. Un ataque de pánico es cuando te quedás encerrado. No soy un especialista en esto pero era lo que sentía yo, no quería salir, no quería ver a nadie y uno tiene familia. En ese momento se prioriza uno mismo y se olvida de los demás. A mi hija no le importa si yo gano o pierdo, le importa que le dé un abrazo y una caricia como un padre normal, que asista a un acto del colegio, que me integre con los demás padres como cualquiera".

"Hay muchos deportistas que lo sufren, que entran en depresión y terminan mal por eso. Yo me animé desde hace años a contarlo. ¿Saben qué me decían cuando me animé a contarlo? 'Eso no te conviene contarlo, eso está mal'. Después cuando había un partido me enfocaban la cara de cerca y algún periodista decía 'está depresivo'".

No pensé en el suicidio, pero sí me autodestruía con el alcohol

"Siempre viví la vida desde mi lugar, si tenía vacaciones no me iba a Cancún, me iba a Azul. Para mí la playa más linda del mundo estaba en Azul. Siempre estuve muy cerca de mi familia y amigos y son los mismos de Azul. No tengo amigos nuevos, son todos de aquella época. Sí he conocido por medio del fútbol un montón de gente buena, pero mis verdaderos amigos están allá. A ellos no les importa si soy Matías el que jugó, soy Matías el amigo".

Si alguna vez se le cruzó por la cabeza suicidarse:
"No, pero te vas autodestruyendo, yo me autodestruía con el alcohol. Mi mujer me filmaba en las fiestas que hacíamos, eso obviamente llevaba a discusiones. Me decía: 'estás quedando como un payaso, hablas de más'. Yo decía: 'No, estoy bien'. Después cuando me veía me daba mucha vergüenza lo que estaba haciendo. Ahí entrás en una autodestrucción que te puede llevar como en muchos casos a suicidarte. Pero no, yo tenía a mi familia, a mi mujer, a mi hija que era chiquita, a mi papá y mi cuñado, a mi hermana. Todos ellos estuvieron muy cerca, no dejaron que cayera tanto. Si bien me costó, el apoyo de los familiares es fundamental".

Almeyda es presentado como DT de San José Earthquakes de la Major League Soccer de los Estados Unidos (@sanjoseearthquakes)
Almeyda es presentado como DT de San José Earthquakes de la Major League Soccer de los Estados Unidos (@sanjoseearthquakes)

El tratamiento y su sueño de tener un partido de despedida:
"En 2002 el Inter tenía psicóloga y con ella lo hablé y comencé a tratarlo al tema de la depresión. No quería jugar más al fútbol. Ella le decía a mi mujer que iba a cometer un gran error si lo dejaba, y por eso digo que nunca cerré mi carrera como jugador. Algún día lo voy a hacer, en Azul, será mi partido y me despediré ahí, la tengo que cerrar. Aguanto 15 minutos pero bueno".

Qué cambiaría como futbolista si volviera a tener 15 años:
"No estoy arrepentido de lo que he hecho y agradezco a Dios la posibilidad que me dio, pero lo hubiera pensado de otra manera. Hoy hablo mucho con los padres, el fútbol cambió, no es el mismo y va todo muy rápido. Se queman muchas etapas en los jugadores, hay un gran problema que es buscar una máquina en un jugador de fútbol para explotarlo y sacar dinero. Me siento mucho a hablar con los padres y les explico todos los pasos que tiene la carrera de un futbolista. No se forman jugadores personas, sino jugadores máquinas y les digo que nunca dejen de estudiar. Yo no sabía ni sacar un pasaje de avión, desde ahí es donde dirijo yo, desde ahí es donde trabajo".

SEGUÍ LEYENDO: