Tigre
, el equipo sensación del fútbol argentino, se convirtió en el primer finalista de la Copa de la Superliga. El equipo de Néstor "Pipo Gorosito" derrotó por 1-0 a Atlético Tucumán y, tras haber ganado por 5-0 en la ida, avanzó al partido decisivo del torneo. De esta manera, mantiene viva su ilusión de disputar la próxima Copa Libertadores, aún a pesar de haber descendido al Nacional B.

Como era de esperarse, el elenco tucumano tomó la iniciativa del partido. La obligación de ganar por cinco goles lo forzó a apostar al ataque casi de manera desesperada. Fue así como "El Decano" se paró en campo rival y acorraló a su rival. La chance más clara fue un remate de Rodrigo Aliendro, a los 15 minutos, que se estrelló en la base del palo.

Tigre administró la abultada ventaja conseguida en el partido de ida y le cedió la pelota a su rival. La estrategia fue apelar al desgaste del elenco tucumano, que pronto vio como sus intenciones quedaron truncas por dos expulsiones.

Sobre los 28 minutos. Aliendro cometió una dura falta sobre Diego Morales y fue amonestado. Su vehemente reclamo hizo que el árbitro Germán Delfino le mostrara la segunda tarjeta amarilla y lo mandara a los vestuarios de manera prematura.

El panorama se iba a complicar aún más para Atlético Tucumán cuando, sobre los 39', Jonathan Cabral también se fue expulsado por pegarle un pelotazo a un rival que estaba en el piso (previamente había sido amonestado).

El equipo de Ricardo Zielinski se quedó con nueve hombres en menos de 15 minutos y fue así como sus ilusiones de lograr una remontada histórica quedaron prácticamente sepultadas.

En la segunda parte, el elenco local ya no pudo más: la desventaja se hizo muy clara y Tigre la aprovechó. Sobre los 17, Hugo Silveira marcó de cabeza el 1-0 para "El Matador" y selló la serie. Con un global de 6-0 (incluido un gol de visitante), los de Gorosito celebraron el pase a la final. Pero la fiesta no pudo ser completa ya que el ambiente empezó a calentarse en las tribunas: los hinchas de Atlético tiraron enormes pedazos de hielo al campo de juego y algunos se subieron al alambrado provocando una suspensión temporal de las acciones. Finalmente, el partido pudo completarse.

Ahora, Tigre espera para saber quién será su rival (Boca o Argentinos Juniors) en el encuentro decisivo, que se disputará el domingo 2 de junio en el estadio Mario Alberto Kempes de la provincia de Córdoba.

formaciones:

Estadio: Monumental José Fierro
Árbitro: Germán Delfino