(Foto Baires)
(Foto Baires)

Las reglas están claras: diez minutos de charla con Juan Fernando Quintero, el heredero de la camiseta número diez que dejó Gonzalo Martínez al irse al Atlanta United. "Es un orgullo y también una responsabilidad llevar ese número. Espero estar a la altura", afirma Juanfer a Infobae en Ezeiza. Autor del segundo gol en la final de la Copa Libertadores ante Boca, el enganche de River disfruta de su presente pero a la vez sabe que está de paso por el fútbol argentino: su deseo es jugar en Europa o en alguna otra Liga donde pueda dar un salto económico. Saluda con un "hola, panita, ¿cómo estás?", y enseguida abre el juego para las preguntas y respuestas, como cuando toca y la va a buscar de mitad de cancha hacia adelante.

¿Ya tomaron dimensión de lo que lograron en diciembre en el Bernabéu?

Bueno… Todavía uno no tiene la dimensión de lo que pasó. Cada día que pasa se ve más fuerte. Fue algo histórico que la verdad que nosotros en medio de la concentración del partido y de las ganas de ganar el título, por ahí no vemos lo que pasa afuera. Hoy en día lo vivimos y estamos muy contentos. Lo que nos queda, por lo menos a mi en lo personal, es la imagen de cuando levantamos la Copa.

Las redes sociales explotaron después de la consagración de River, hay decenas de memes y las cargadas parece que no terminaran nunca. ¿Te parece normal la efervescencia con la que se vive todo en la Argentina o en tu país algo así no pasa?

La verdad es que acá se vive con mucha pasión el fútbol. Le ganamos al rival eterno, como se dice. Y bueno… Pero en lo personal no soy mucho de las redes, ni de estar metido en ese tipo de cosas. Pero bueno, sé lo que implica acá en la Argentina, que se vive con mucha más pasión. Y bueno… Cada cual que tome sus decisiones y conclusiones de lo que pasó (se ríe). El tema de los memes y todo eso es algo que pasa en la vida. Es así.

¿Qué te dicen los hinchas de River cuando te reconocen por la calle?

-Sí, la verdad que se ve mucho el cariño de los hinchas hacia mi. Estoy muy contento por estar en River, en esta gran institución, de haber logrado lo que conseguimos. Es una gran institución y la gente te hace sentir el cariño. La verdad es que es recíproco. Solo tengo que agradecerles y de mi parte darles las alegrías dentro del campo. Tenemos muy buena conexión y gratitud en ese sentido.

Quintero, de 26 años, con Infobae
Quintero, de 26 años, con Infobae

¿Sos consciente de lo que significó el gol que anotaste en Madrid? Para muchos, es uno de los dos más importantes de la historia de River junto con el que Antonio Alzamendi hizo para ganar la Intercontinental de 1986.

Bueno, la verdad que en ese sentido no mucho porque todavía sigo en River. El día que ya no esté ya lo voy a notar. Pero fueron tres goles muy importantes que nos ayudaron a ganar el título. El de Pratto nos sirvió para empatar. El mío, en el momento oportuno lo pudimos hacer y nos sirvió para sacar la ventaja. Y el del Pity que fue en la última jugada del partido. El que hice fue un gol muy bonito, que se va a recordar mucho. Pero lo más importante es lo que ganamos, que fue el título.

¿Sabés quién es Alzamendi?

-La verdad es que no sé, pero sí he escuchado y me han hablado del gol que hizo. Creo que fue en el Mundial de Clubes. ¿Contra quién lo hizo?

Por la Copa Intercontinental de 1986 contra el Steaua Bucarest.

Bueno, se llamaba así. El respeto que tiene y la historia que tiene River no solo la marcan esos dos goles, sino a través de los años y desde que se creó este club que ha conseguido cosas importantes.

¿Cómo te preparas para este año? ¿Con qué objetivos?

Son muchos, pero trato de vivir el día a día. Preparándome para el día a día, para estos partidos difíciles que se vienen. Ni me voy muy lejos ni me quedo en el pasado. Llevo el día a día muy contento. Estoy muy contento de estar trabajando para lo que se viene.

¿Qué sueños tenés en el fútbol?

-Bueno, es que es (sonríe y piensa)… Es difícil porque no vivo en un mundo de fantasía ni nada de eso. Sé que el trabajo, la dedicación y el esfuerzo diario me van a llevar a conseguir cosas, y sobre todo cuando es algo grupal. Estoy muy contento de vivir esto, esa es mi mentalidad. Y bueno… Espero que en algún tiempo pueda ganar muchas cosas.

¿El fútbol europeo es algo que tenés en la mira?

-Y, no sé… Creo que todo en su debido momento va a ser bueno y estoy en un club muy grande. Estoy muy contento, muy a gusto acá, y quiero quedarme todo el tiempo que sea posible.

¿A qué jugadores te gusta ver cuando prendes el televisor?

-A mi me gusta el buen fútbol. La verdad que veo mucho a Messi, lo admiro mucho. Me enfoco mucho en lo que hace Messi, porque es el jugador que –digamos- es el que más admiro. Sabemos lo que representa Lionel.

¿Te hicieron llegar alguna camiseta de él?

No, la verdad que no, pero espero algún día jugar en contra. Ahorita tenemos el primer partido de la Copa América contra Argentina. Dios permita que pueda estar. Es un jugador que me ha marcado y el que más admiro en este momento.

¿Y quién te dice que algún día puedas ser compañero de él?

-Dios permita, cómo no. Sería un sueño muy bonito, cumplir una meta trazada. No solo jugar con él, hacer algo por el fútbol. Es una profesión muy bonita, que hay que disfrutarla y de eso se trata.

¿Cómo es ser dirigido por Marcelo Gallardo?

-Y bueno… (Sonríe) Es una persona muy exigente, muy sincera, sabemos lo que representa. Sabemos el entrenador que es y nosotros nos sentimos muy orgullosos de tenerlo al lado.

¿Tenés que correr más de lo que hubieras pensado alguna vez?

No es correr. Es todo. No te regala nada. Pero bueno, estoy muy contento. Llevo más o menos un año y dos meses y la verdad que el crecimiento futbolístico ha sido muy grande. La verdad que estoy muy contento.

Cuando jugabas en Independiente Medellín, en el Monumental se encontraron con Gallardo en medio de un partido. Él estaba al lado de la raya de cal y vos te acercaste. Hablaron amigablemente. ¿Qué se dijeron?

Sí, me acuerdo mucho. Nos saludamos normalmente. Me deseó suerte, y yo le dije: "Igual". No fue mucho. Fue un cruce de palabras, de saludos. El respeto que tenemos y no solo ahorita porque está en River, sino antes, nosotros los colombianos es muy grande por su historia futbolística. Hay que reconocer el trabajo de los grandes.

¿Te llegó a comentar algo de que le gustaba tu juego aquella noche?

-No, la verdad que no. Luego tuve la oportunidad de hablar con él antes de venir a River, pero aquella noche no.

El gol que lo hizo entrar en la historia de River