El encuentro válido por la novena jornada de la Superliga entre San Martín de Tucumán y Racing estaba estipulado para las 20 horas, pero se retrasó.

Problemas en las torres de iluminación del estadio de La Ciudadela originaron una demora en el inicio del encuentro que tiene como protagonista al líder del campeonato. Recién a las 20:25 empezó a rodar la pelota por disposición del árbitro Nicolás Lamolina.

Funcionarios del club tucumano explicaron que las últimas tormentas que azotaron la provincia norteña llevaron a estos desperfectos imprevistos.

SEGUÍ LEYENDO