Los argentinos le dieron la clasificación a la Juventus (REUTERS)
Los argentinos le dieron la clasificación a la Juventus (REUTERS)

La expectativa llegó a su fin cuando la pelota comenzó a rodar en el mítico estadio de Wembley. El 2 a 2 que habían protagonizado Tottenham y Juventus en Turín, se resolvió en la capital inglesa en un partido que cumplió con la promesa de entretenimiento. La primera intervención de Eriksen que exigió a Buffon fue una clara muestra de la agresividad que impusieron los protagonistas.

La sociedad conformada por Bamidele Alli y Harry Kane fue otro argumento para abrir el marcador. El ex Leicester se las ingenió constantemente para sacarse de encima a Chiellini y buscar el grito de apertura, pero sus definiciones desviadas mantenían el duelo parejo. En contrapartida, la velocidad de Douglas Costa fue la opción de los italianos para llegar a la red. Incluso una supuesta infracción de Ben Davies sobre el brasileño pudo derivar en penal, pero el polaco Marciniak ignoró los pedidos de la Vecchia Signora.

Antes de llegar al descanso Son Heung-Min tuvo otra clara oportunidad para poner al elenco de Pochettino en ventaja. En una proyección veloz, el asiático se vio intimidado por el experimentado arquero rival y envió un remate ancho. Sin embargo, unos instantes después logró tomarse revancha al festejar el 1 a 0 de casualidad. La asistencia de Alli fue tan buena que el coreano le erró a la pelota y anotó con la pierna de apoyo. Un molinete curioso que le daba la clasificación al dueño de casa.

En el complemento los de Allegri reaccionaron a través de la actitud y calidad de los argentinos. Un desborde de Pjanic, un cabezazo de Khedira y una oportuna aparición de Higuaín fueron los ingredientes para que la Juventus logre el empate en la reanudación del pleito.

Como el 1 a 1 todavía no le alcanzaba a la visita, el Pipita modificó su traje de goleador por el de asistidor y en la escena siguiente habilitó a Paulo Dybala para que el cordobés deje sin posibilidades a Lloris y revierta la historia en Gran Bretaña. La ráfaga italiana significó un duro golpe para el Tottenham, que a partir de ese momento apeló al ingreso de Lamela para tener más ideas en ofensiva.

La tensión se vivió hasta el último minuto, dado que Harry Kane tuvo la igualdad en una de las últimas jugadas, pero el palo y la reacción de Barzagli evitaron el grito local. En el torneo donde esperan Manchester City, Liverpool y Real Madrid, la Juventus quiere volver a disputar una final continental, aunque todavía falta mucho camino por delante.

Estadio: Wembley
Fixture: