Con la misión de ganar para mantener las esperanzas de arrebatarle el título a Boca, River recibió a Temperley en el Monumental. La expectativa llegó a su final cuando el conjunto de Marcelo Gallardo salió a la cancha para concretar su un único objetivo: adquirir los tres puntos.

A pesar del dominio de La Banda, los del Muñeco recién consiguieron abrir el marcador a los 38 minutos del primer tiempo. La combinación entre Rodrigo Mora y Lucas Alario fue la fórmula para que el dueño de casa se ponga en ventaja, pero la alegría duró poco.

Una extraordinaria intervención de Christian Chimino dejó sin posibilidades a Augusto Batalla. El lateral con pasado en Ferro improvisó una definición perfecta para enmudecer al Antonio Vespucio Liberti, y la amenaza de la hazaña planteó una gran interrogante para el complemento.

Las dudas se despojaron gracias a la calidad del Pity Martínez. El ex Huracán desarticuló al bloque defensivo del Gasolero. Un disparo que encontró la mano de Gastón Aguirre derivó en el penal que concretó Alario. A pesar de los reclamos de la visita, el ex Colón volvió a poner al Millonario en ventaja.

Unos instantes después, el mendocino desparramó a la última línea del Celeste y abasteció a Sebastián Driussi para que el canterano extienda la diferencia ante la salida de Ibáñez.

Si algo le faltaba a la noche, era la joya que mostró Camilo Mayada. La obra del uruguayo fue el broche perfecto para bajar el telón del espectáculo. River ganó, gustó y goleó para alimentar su deseo de coronar una temporada de la manera soñada: con el título adquirido y con Boca como escolta.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com

Estadio: Monumental
Árbitro: Fernando Echenique

Tabla de posiciones:

Fixture:

LEA MÁS