Mei Li significa hermosa en chino, eso fue lo primero que nos dijo Mei Li Galván al llegar mientras se escuchaban veinte llamadores de ángeles al mismo tiempo. Lo más sorprendente fue cuando entramos a su casa y nos remontamos a la China medieval pero en el medio de la localidad de Temperley.

En su ritual, mientras bebía una infusión natural en las delicadas tacitas de porcelana china, solemnemente comenzó a relatarnos su historia. Descubrimos a una mujer que, en su búsqueda personal a través de los años, logró superar todos los prejuicios o mandatos familiares para lograr ser quien ella quería siguiendo su propia intuición.

Mei Li aporta un punto de vista fresco y profundo a la hora de decidir quiénes somos y quiénes queremos ser. Ella se encontró una vez con la filosofía oriental y fue un camino de ida. En la cultura de las geishas y de los emperadores chinos encontró un cierto grado de identificación que finalmente la marcaron para siempre.

Es una persona singular por cómo elige vivir, pero si conocemos en profundidad su historia, nos damos cuenta de que sus inquietudes no son tan lejanas a las nuestras. Los conflictos que se relacionan con nuestra propia identidad, la sexualidad y la respuesta familiar ante estas decisiones hablan de cuestiones que todos alguna vez tuvimos que pensar, explorar y elegir.

*El cortometraje documental fue realizado entre estudiantes de la ENERC como curricular de segundo año, en el marco de la cátedra de “Realización Documental”.

Dirección: Corina Lopez Roach; Producción: Marina Britos; Guión: Ariadna Escalante y Pedro Greco; Fotografía: Tatiana Cibelli; Arte: Micaela Seilicovich; Sonido: Estefania Lonné; Montaje: Julian Patiño.

FOTOS: TATIANA CIBELLI


SEGUIR LEYENDO: